ECONOMíA › CREDITOS DEL BANCO MUNDIAL PARA ASISTENCIA SOCIAL SE REDIRECCIONAN HACIA LA ASIGNACION UNIVERSAL

El destino del dinero es el mismo

El BM financia planes sociales que se reducirán por la presencia de la asignación universal. Esos recursos se reorientarán a ese nuevo programa. Elogios a la política de desendeudamiento de la región, estrategia que redujo el impacto de la crisis global.

El Banco Mundial (BM) financiará parte del plan de asignación universal por hijo, recientemente dispuesto por decreto por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Son préstamos por 450 millones de dólares que actualmente se dirigen a otros planes sociales que están en marcha, como el de Asignaciones Familiares. Con el nuevo esquema, el crédito se redireccionará hacia la asignación universal. Lo adelantó Pedro Alba, director del organismo para el Cono Sur. Las perspectivas del BM marcan que este año cerrará para la Argentina con una entrada neta de 200 millones de dólares de parte del organismo. “La exposición del Banco en el país va a aumentar”, afirmó Alba a Página/12. Por su parte, Pamela Cox, número dos del BM para la región, destacó la política de desendeudamiento de los países de América latina que les permitió amortiguar el impacto de la crisis global.

El encuentro con los funcionarios del organismo se dio durante una visita que hicieron a Florencio Varela, donde el BM financia la extensión de la red cloacal y de acceso al agua, obra que está por finalizar. Además de este proyecto en infraestructura, financia otros emprendimientos en el área de salud y educación. Anteayer a la noche, en una reunión entre la comitiva del Banco, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y los ministros de las carteras de Economía, Salud, Trabajo y Desarrollo Social, se selló el apoyo del organismo al nuevo plan de asignación a la niñez. En realidad, se trata de una reconversión del financiamiento que actualmente se otorga para algunos planes que están en marcha. En junio se habían aprobado créditos por 450 millones de dólares para el área social. Además, la Presidenta brindó su apoyo a que BM le amplíe su capital. Se trata de un incremento de 5 a 6 mil millones de dólares. La operación se realizaría en abril, en la próxima reunión del organismo. También podría decidirse en esa instancia un aumento de la representación de los países periféricos, de un 45 a un 50 por ciento de los votos.

El Banco Mundial está llevando a cabo operaciones en el país por unos 5500 millones de dólares, a los que se suman parte de los 3500 aprobados en junio de este año. El financiamiento está aplicado a proyectos de diversa índole, que en general tienen un fuerte impacto social. Ante la pregunta de este diario acerca del signo que tendrá el flujo neto de financiamiento en este año, Pedro Alba aseguró que será positivo. “Descontando el pago de capital e intereses, la Argentina recibirá en forma neta entre 200 y 300 millones de dólares en el año. Algo similar se prevé para el año que viene”, indicó. Después del desendeudamiento que el país venía desplegando, el signo se revirtió este año. Para Alba, es lógico teniendo en cuenta el contexto de crisis internacional. También remarcó que así “el BM no contribuyó a la salida de capitales”.

La potencial vuelta a los mercados de crédito voluntarios despierta dudas en los economistas heterodoxos, ya que el papel del financiamiento externo en el desarrollo dista de ser claro. Por el contrario, conlleva importantes desequilibrios, que se suelen exacerbar cuando algún episodio económico crítico estalla. Paradójicamente, Pamela Cox resaltó el papel del desendeudamiento y la virtual desconexión del mercado financiero a la hora de evaluar el porqué del buen desempeño de algunos países de la región en la crisis, entre los que se encuentra la Argentina. “La mayoría de los países latinoamericanos tienen niveles de deuda muy bajos con respecto a otros países industrializados, por ejemplo Estados Unidos. Esto es un cambio muy grande con respecto a la década del ’80”, enfatizó Cox.

–¿Cree que este cambio en relación con el endeudamiento externo influyó positivamente para esquivar la crisis? –le preguntó este diario.

–Sí, esto ayudó. Las políticas desplegadas entre el 2002 y 2008 sirvieron de paraguas contra la crisis, que no afectó de forma profunda a causa de políticas macroeconómicas muy sanas.

La política de desendeudamiento se llevó a cabo fundamentalmente frente al FMI, socio principal del Banco Mundial en la tarea de organizar el crédito a nivel global. Sin embargo, la vice del BM para la región destacó la política de crecimiento con ahorro interno, contraria a la intervención del organismo de crédito multilateral. A pesar de ello indicó que “el Fondo está cambiando, ésa es la idea de Dominique Strauss-Kahn –el titular de la entidad–, indicó. Consultada por la apertura del canje de deuda, Cox manifestó que “Argentina necesita más capital que el que los organismos de crédito pueden aportar. Por ello es importante el acceso a los mercados”. Esto, a pesar de haber resaltado los beneficios del desendeudamiento.

Informe: Javier Lewkowicz.

Compartir: 

Twitter
 

Pamela Cox, número dos del Banco Mundial para América latina.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.