ECONOMíA › MEDIA SANCIóN AL MONOTRIBUTO Y A LA PRóRROGA DE LA EMERGENCIA ECONóMICA

Facturar poco es doble castigo

El oficialismo aprobó por amplio margen en Diputados la reforma al régimen de monotributo y la extensión hasta 2011 de la Emergencia Económica. En el primer proyecto se eliminó la categoría de hasta 12 mil pesos, afectando a los más chicos.

 Por Sebastián Premici

El oficialismo avanzó ayer en Diputados con dos leyes claves. La primera fue la media sanción al nuevo régimen del monotributo, que obtuvo 118 votos a favor y 49 en contra. Tal como adelantó Página/12, el kirchnerismo aceptó eliminar la categoría A, que estipulaba una cuota de 213 pesos mensuales para los que facturaran hasta 12.000 pesos por año. Ahora, la primera categoría será para los contribuyentes que tengan ingresos hasta los 24.000 pesos y pagarán una cuota de 219 pesos. El sistema de monotributo abarca a cuatro millones de contribuyentes, de los cuales 1,8 millón recibirán un incremento en su cuota del 85 por ciento, en comparación con la ley vigente. El oficialismo obtuvo el apoyo del PRO y la cobista Laura Montero, aunque con disidencia. Por su parte, el resto de la oposición –UCR, Coalición Cívica, el socialismo y el PJ disidente– calificó al proyecto de “regresivo” y votó en contra. El Presupuesto 2010 contempla una recaudación adicional en concepto del monotributo de 1200 millones de pesos (ver aparte). Por otro lado, el kirchnerismo obtuvo la media sanción a la prórroga de la Ley de Emergencia Económica hasta diciembre de 2011, por 131 votos afirmativos contra 52 negativos.

Monotributo

Para el oficialismo, el nuevo régimen del monotributo tiene dos aspectos claves: la recategorización y el aumento en el componente previsional y para las obras sociales. En relación al primer caso, el proyecto del Ejecutivo eleva hasta 200.000 pesos el tope de ingresos brutos para las actividades de locación o prestación de servicios y hasta 300.000 pesos para el resto de las actividades. En este punto hubo coincidencias entre el kirchnerismo y la oposición.

Para los contribuyentes de menor facturación, el oficialismo anunció que se elimina la categoría A del monotributo, algo que había sido solicitado por el PRO el día anterior, durante la reunión de la Comisión de Presupuesto. Luego de realizar una consulta con Ricardo Echegaray, titular de la AFIP, Gustavo Marconato (FpV) confirmó el cambio. Ahora la primera categoría incluirá a los contribuyentes que facturen hasta 24.000 pesos y pagarán una cuota de 219 pesos, contra los 213 que venían pagando. Es decir, esos contribuyentes serán elevados de categoría de manera automática, aunque su facturación siga siendo menor a 12.000 pesos.

Dentro de esta categoría ampliada quedarán comprendidos el 45 por ciento de los contribuyentes, que se verán afectados por un aumento de la cuota del 85 por ciento –en relación a la ley vigente–, mientras que los que facturan hasta 72.000 pesos –la máxima categoría antes de estos cambios– tendrán un aumento del 16 por ciento.

“Estamos de acuerdo con la incorporación de nuevas categorías, pero no compartimos que los monotributistas de menores ingresos subsidien a los de mayores ingresos. Además, con este proyecto se perdió la oportunidad de incorporar a los monotributistas dentro de la asignación universal por hijo”, argumentó la socialista Silvia Ausburguer, quien votó en contra de la iniciativa. Hasta el momento, los monotributistas no tienen acceso a esa nueva asignación, salvo los llamados monotributistas sociales.

La principal crítica que recibió el oficialismo fue por la “regresividad” del sistema. Esto fue reconocido por algunos kirchneristas, aunque nunca abiertamente. “En realidad se tendría que haber discutido el tema de fondo, es decir que los que más tienen, tributen más”, indicaron a Página/12 desde el bloque K, el cual recibió el apoyo del PRO y el cobismo para sancionar la norma. Laura Montero, una de las principales representantes de Julio Cobos en Diputados, acompañó, la iniciativa, pero votó en contra del artículo que le permitirá al Ejecutivo ajustar las cuotas una vez al año.

Emergencia Económica

Por séptimo año consecutivo, el Poder Ejecutivo envió al Congreso la prórroga de la Emergencia Económica. Pero esta vez la extensión la pidió por dos años, hasta diciembre de 2011. Ayer el oficialismo en Diputados le dio media sanción a esta norma, que incluye la prórroga de las emergencias pública, sanitaria, alimentaria y la aplicación del Plan Jefas y Jefes de Hogar. El kirchnerismo obtuvo 131 votos a favor y 52 en contra. El año pasado, sin la derrota electoral de junio y con el conflicto del campo a flor de piel, el oficialismo había obtenido 134 votos a favor y 95 en contra.

“La idea del Gobierno es mantener los planes Jefas y Jefes para seguir con el clientelismo. De esta manera, se continúa con la lógica de manejar de manera discrecional los fondos públicos”, criticó Miguel Angel Giubergia (UCR).

En esta oportunidad, parte de los habituales aliados del Gobierno votaron en contra de la iniciativa. Tal fue el caso del SI, Proyecto Sur, Encuentro Social y Popular y Libres del Sur. “No es serio discutir esta propuesta. Lo lógico sería analizar caso por caso y ver qué emergencia nos conviene mantener”, afirmó Claudio Lozano (Proyecto Sur).

Más allá de estos rechazos, el kirchnerismo contó con el apoyo de los legisladores neuquinos, chubutenses y rionegrinos. “Son las provincias las que necesitan la prórroga”, fue uno de los argumentos que más se escuchó por parte del oficialismo. Fue la misma explicación que se utilizó para defender la prórroga del impuesto al Cheque y sus actuales niveles de coparticipación (70 por ciento para la Nación y 30 por ciento para las provincias). “A las provincias les conviene un Estado fuerte”, indicaron en reiteradas oportunidades los senadores kirchneristas a este diario.

“Con esta prórroga no estamos haciendo nada nuevo, es la misma herramienta de otros años y creo que nadie puede decir que no se ha utilizado bien. Mucho se dijo sobre las facultades delegadas, pero cuando se quiso tratar en el Congreso la limitación para el manejo de partidas presupuestarias –conocido como ley de superpoderes–, la oposición desestimó el tema”, concluyó el debate Agustín Rossi, titular del bloque K.

Compartir: 

Twitter
 

La reforma sube los topes de ingresos brutos a 200 mil y 300 mil pesos, según la actividad.
Imagen: Jorge Larrosa
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.