ECONOMíA › EL GOBIERNO AúN NO EFECTIVIZó EL FRENO A LAS IMPORTACIONES DE ALIMENTOS

Por ahora son sólo amagos

La medida está en estudio, pero Brasil ya adelantó que reaccionará con dureza si se confirma. “Se adoptarán represalias contra eventuales limitaciones que Argentina imponga sobre las exportaciones de alimentos brasileños”, aseguraron a Página/12 fuentes del gobierno de Lula.

El gobierno brasileño afirmó ayer que aún no tomó ningún tipo de medida en contra de las exportaciones argentinas. Sin embargo, el ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, Miguel Jorge, admitió que las represalias van a llegar en caso de que se efectivicen las limitaciones que la Argentina busca imponer a las importaciones de alimentos. También aclaró que todavía no hubo ningún tipo de comunicación formal de parte de la Casa Rosada sobre las trabas que se pretenden aplicar. Una potencial respuesta del país vecino queda supeditada a que los industriales brasileños comiencen a presionar si es que encuentran complicaciones en el comercio bilateral. Sin embargo, por la importancia de Brasil como socio estratégico, es improbable que se llegue a un conflicto severo. En cambio parecería que con las declaraciones buscan presionar para negociar.

La medida que les transmitió a los supermercadistas el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, fue dejar de comprar alimentos importados que compitan con la industria nacional. Para ello, el funcionario confeccionó una lista tentativa que sigue bajo análisis, debido a que hay productos que no tienen reemplazo con producción nacional y otros que representan importantes atractivos para los sectores de ingresos más altos, ventas que los empresarios no quieren perder. En los días posteriores, Moreno recibió el apoyo de la presidenta Cristina Fernández y del ministro de Economía, Amado Boudou.

Según estimaciones de la consultora privada Abeceb.com, las importaciones totales que se verían afectadas por la restricción sumaron en el primer trimestre del año unos 180 millones de dólares, un 1,6 por ciento del total. De esa suma, 80 millones provinieron de Brasil, el 2 por ciento del total de 4 mil millones en importaciones en el trimestre desde el país vecino. Por su parte, las exportaciones argentinas de alimentos hacia Brasil sumaron 300 millones de dólares en el mismo período, operaciones que podrían comenzar a tener inconvenientes si es que comienzan las represalias comerciales.

En este sentido, fuentes del Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de Brasil confirmaron a Página/12 que el titular de aquella cartera, Miguel Jorge, admitió que “se adoptarán represalias contra eventuales limitaciones que la Argentina imponga sobre las exportaciones de alimentos brasileños”. Sin embargo, aclararon que “hasta el momento, el gobierno brasileño no fue informado sobre las limitaciones”. También negaron las versiones que afirmaban que ya se estaban frenando camiones en la frontera.

Por la relevancia de Brasil como socio comercial para Argentina y viceversa, la amenaza no parece ir en línea de provocar una virtual parálisis del comercio de alimentos. Los analistas interpretan que más bien se trata del comienzo de una larga instancia de negociación, en donde Brasil respondió con firmeza para comenzar a ganar terreno. Sin embargo, la medida de parte del gobierno argentino aún no está sólida y podría ser revisada en función de estas repercusiones.

Existe un antecedente cercano de represalias brasileñas frente a medidas comerciales restrictivas de parte del gobierno argentino. A principios de noviembre de 2009, Brasil frenó camiones que cargaban con exportaciones argentinas. Lo delicado de aquella maniobra fue que la traba se impuso sobre artículos perecederos, en muchos casos provenientes de economías regionales. Fue una medida tomada frente a las restricciones comerciales argentinas, aplicadas desde Industria vía licencias no automáticas de importación. Las autoridades locales argumentaron que las restricciones que aplicaban eran una respuesta al supuesto incumplimiento de parte de Brasil de los acuerdos sectoriales.

Informe: Javier Lewkowicz.

Compartir: 

Twitter
 

La ministra de Industria, Débora Giorgi, con su par brasileño, Miguel Jorge.
Imagen: EFE
SUBNOTAS
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.