ECONOMíA › PASE DE FACTURAS EN LA UIA POR LA REUNIóN CON MAGNETTO Y LA AEA. NEGARON SEGUNDAS INTENCIONES

Reprendidos por meter palos en la rueda

El sector menos poderoso pero más representativo, la industria liviana de capital nacional, cuestionó la reunión de cúpula que se interpretó como una provocación al Gobierno. Los responsables debieron poner paños fríos para evitar una ruptura.

 Por Raúl Dellatorre

La Junta Directiva de la Unión Industrial Argentina (UIA) debió enfrentar ayer el reclamo de las entidades del interior que le reprocharon el carácter de la reunión que mantuvieron la semana pasada con sus pares de la Asociación Empresaria Argentina. El pedido de explicaciones por “la foto” de las cúpulas empresarias, que no podía provocar otra cosa que rechazo e indignación en el Gobierno, tuvo la respuesta previsible: los directivos le negaron toda intencionalidad política y aseguraron que la reunión se encuadra “en el marco de contactos institucionales que habitualmente desarrolla la entidad”. Por supuesto, no conformó, pero al menos hubo acuerdo en que ésa fuera la postura pública que asumiría la UIA tras el cruce de opiniones de ayer. Así fue.

Ante la ausencia de Héctor Méndez, justificada de antemano por problemas familiares, le tocó al vicepresidente primero, Miguel Acevedo, poner la cara ante las expresiones de malestar de los delegados de cámaras del interior y de ramas que no comparten la postura de la cúpula. Algunos, por su acercamiento al Gobierno, pero otros porque directamente consideraron que era una provocación gratuita juntarse con figuras que, bien se sabe, encaran la más violenta y desembozada oposición a la gestión oficial, palos en la rueda incluidos.

En ningún momento del encuentro de junta de ayer, según los trascendidos, los responsables de aquel encuentro se explayaron en detalles ni justificaciones sobre el mismo. Simplemente, buscaron bajarle el tono y descartar “toda especulación” o “interpretaciones” en cuanto a que hubiera intención de abrir un espacio diferente y politizado de intervención del empresariado. Si ello hubiera sido explicitado, el riesgo de fractura habría sido una alternativa posible. Pero la táctica de poner paños fríos sobre una reunión que provocó un impacto inverso al esperado, había sido definida de antemano. Nadie se salió del libreto. Lograron calmar las aguas, pero tomaron nota de que estos encuentros no podrán repetirse sin correr riesgo de costos mayores.

Entre los empresarios que cuestionaron el pomposo encuentro con la cúpula de AEA se contaban Juan Carlos Lascurain (Adimra - industria metalúrgica), Osvaldo Rial (Uipba - industriales bonaerenses) y Pablo Challú (Cilfa - laboratorios farmacéuticos). Es decir, una alta representación del empresariado mediano y de la industria liviana, la más vinculada con el ciclo económico y, por lo tanto, la que más sufre en procesos de crisis.

En tal sentido, la reunión de ayer de la Junta Directiva coincidió con la divulgación del Informe de Actualidad Industrial que elabora la UIA, correspondiente al mes de junio, reflejando una expansión interanual del 11,7 por ciento en el sector manufacturero. La rápida recuperación respecto del año pasado también quedó de manifiesto en la comparación del nivel de actividad a lo largo del primer semestre respecto de la primera mitad del año 2009: el crecimiento es del 12,4 por ciento.

Según destaca el informe, la recuperación ininterrumpida iniciada a fines de 2009 ya permitió recuperar el nivel de actividad del primer semestre de 2008 (el actual se ubica 0,5 por encima de aquél), aunque todavía por debajo de los meses de mayor producción de ese año (septiembre y octubre). Fuera de los dos sectores que más se beneficiaron de la recuperación, el automotor y el siderúrgico, del resto de los bloques industriales los que tuvieron mejor desempeño fueron el metalmecánico, los textiles y minerales no metálicos (cemento y otros vinculados a la construcción). No es casual que desde estos bloques haya surgido la mayor preocupación por los flirteos de la conducción de la UIA con lo más granado del antikirchnerismo empresario.

Compartir: 

Twitter
 

La UIA, como David y Goliat. Los más chicos pusieron en jaque a los más grandes.
Imagen: DyN
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.