ECONOMíA › REPARTO DE GANANCIAS, EL DEBATE PENDIENTE

La puja por otras vías

 Por Raúl Dellatorre

La negociación de los petroleros de Patagonia Norte con las refinerías y el discurso de Cristina Fernández de ayer en el acto en Casa de Gobierno volvieron a instalar el tema de la distribución de las ganancias empresarias con los trabajadores. El tema pareció apagarse a fines del año pasado, cuando el proyecto del diputado del FpV Héctor Recalde no logró tratamiento en el Parlamento. Pero reapareció ayer en boca de la Presidenta. “Si realmente la puja distributiva vía demanda salarial es una cuestión tan grave (por el efecto inflacionario, según dicen las mayores cámaras empresarias), discutamos entonces la distribución de ganancias”, desafió Cristina. Y citó el caso de los petroleros patagónicos, que el año pasado lograron un acuerdo con una refinería para distribuir hasta el 30 por ciento de las ganancias.

Cristina se metió de lleno en el debate sobre la distribución de ganancias, con sus pro y sus contra, midiendo y reclamando aspectos que hasta ahora ni los legisladores y dirigentes sindicales proponentes, ni los representantes empresarios resistentes a tratarlo se habían atrevido a considerar. “Hay mucha contradicción en el discurso y me gustaría que hiláramos un poco más finito, también los trabajadores (porque) cuando demandan tener participación en la rentabilidad de las empresas, ¿qué pasaría en aquellas empresas que son más chicas y no tienen la rentabilidad que puede tener una multinacional o una empresa concentrada? Cosa que también vamos a tener que discutir, a ver cómo discutimos salarios en una misma actividad cuando tenés en una punta de la actividad una empresa megamultinacional, formadora de precios, con alta rentabilidad, y en la otra punta de la actividad tenés, a lo mejor, un taller con 10 o 20 empleados”, lanzó durante el acto en el que presentó los convenios de creación de mercados concentradores regionales.

Y les reclamó a los empresarios sinceridad “y números” en el debate: si se quejan de la puja salarial porque la creen inflacionaria, que hablen de la rentabilidad y cómo se distribuye, para no tener que volcar los mayores salarios a precios. Y si aun así consideran que tocar la rentabilidad afectará los precios, “hablemos de cómo se forman los precios”, volvió a reclamar.

Si la sociedad en general y la comunidad de negocios en particular, no están acostumbradas a hablar de distribución de ganancias, menos lo está con respecto a los debates que planteó ayer la Presidenta, elevando la apuesta. En tanto, en medio de una puja intragremial, el sindicato del petróleo y gas privado de Neuquén, Río Negro y La Pampa, que encabeza Guillermo Pereyra (moyanista), busca firmar un convenio con las refinerías de esas tres provincias para lograr una bonificación anual escalonada según el nivel de ganancias obtenida por cada empresa, hasta el 30 por ciento del total de utilidades. A cambio de dicha participación, el gremio resignaría el reclamo de recomposición salarial del 36 por ciento para acordar por un 20. El 36 por ciento es lo que solicita la Federación Sindical del mismo sector, cuyo secretario general, Alberto Roberti, está alineado con Luis Barrionuevo y la CGT “gorda” Azul y Blanca.

Pereyra ya firmó un convenio similar con la petroquímica neuquina Fox Petrol en marzo de 2010, que ahora intentará extender a todas las productoras de combustibles y solventes en las tres provincias de su jurisdicción. Roberti, en cambio, no se baja de la recomposición del 36 por ciento, “piso salarial” necesario para cubrir la pérdida de poder adquisitivo del salario “producto de la emisión monetaria (?) y el aumento de la canasta básica”, diagnosticó.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.