DEPORTES › EL DUELO DESDE EL CAMPO

Reír a lo último

 Por Sebastián Fest

Desde Ginebra

El inicio del choque, jugado sobre un césped indigno de los millones de dólares que lo pisaban, demostró algo: el Messi de Argentina no sería el Messi del Barcelona. La opción de Pastore como socio no se materializaba, Messi debería subir y bajar acercándose a Banega y recorriendo muchos metros más que con el esquema de Guardiola. Era el “9” argentino, sí, pero no el mismo del Barça, porque tanto él como sus compañeros de ofensiva se pararon 15 metros más atrás que Messi y sus colegas azulgranas.

Pero el fútbol no es matemática, y Argentina mostraría un muy interesante funcionamiento ofensivo en buena parte de ese primer tiempo, así como carácter para buscar el triunfo en los minutos finales.

Las gargantas de los portugueses –fuerte comunidad inmigrante en Ginebra, no en vano coparon el estadio– se cerraron enseguida. Messi, en vez de jugar del Messi del Barça, optó por ser un filoso habilitador a lo Xavi, una de las múltiples caras que exhibe en su asombroso presente en España. Así vino el golazo de Di María aprovechando parte de lo mejor que ofrecen el Barcelona y el Real Madrid.

Pero Portugal encontró el camino, y Cristiano Ronaldo se le anticipó a Romero para meter el pie derecho y definir seco y alto, casi bajo los tres palos (foto). Interesante dato: era el primer gol de Ronaldo ante un equipo en el que juega Messi. Para satisfacción del Real Madrid, Cristiano se fue a la hora, reemplazado.

Pero Messi rió último y mejor al darle a la Argentina el triunfo en el duelo de estrellas. Toque suave y raso a la derecha de Eduardo, gol y triunfo. Cristiano, impotente, miraba desde el banco la alegría de su gran rival.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.