DEPORTES › MESSI, OTRA VEZ EL MEJOR DE LA ARGENTINA

Una figurita repetida

Los méritos del astro del Barcelona estuvieron expuestos. Buenos partidos de Cambiasso y, en los pocos minutos en que estuvo, Pastore. El debutante Rojo quedó en deuda.

La actuación de Lionel Messi fue nuevamente lo mejor que ofreció el seleccionado argentino en su encuentro ante Portugal. El jugador del Barcelona desequilibró mucho en ofensiva, y coronó su noche con un gol de penal para conseguir la victoria.

Romero: No fue uno de sus mejores encuentros. Pareció reaccionar tarde en el gol de Ronaldo, quien se le anticipó en el área chica. El mismo delantero lo anticipó otra vez con un cabezazo que se fue apenas arriba, al inicio de la segunda parte. Sólo respondió bien ante un cabezazo de Hugo Almeida.

Zanetti: Aportó poco en la marca y cuando se proyectó no lo hizo con criterio. Fabio Coentrao fue otro problema cuando decidió incursionar por ese lado. Exhibió algo de cansancio físico en la segunda parte.

Burdisso: Se mostró con firmeza en los cruces, pero cuando sacó la pelota desde el fondo lo hizo con pelotazos imprecisos.

G. Milito: Evidenció algunas dudas en las entregas a sus compañeros, y tuvo inconvenientes cuando enfrentó a Nani.

M. Rojo: Tuvo complicaciones para controlar a Martins y también cuando Nani se movía por ese sector. Su mejor aporte en ofensiva fue al final del primer tiempo, habilitando a Lavezzi dentro del área. En una subida en ataque casi convierte, pero su cabezazo se fue al lado del palo.

Banega: Se ubicó por la derecha y se juntó bien con Di María para trasladar la pelota hacia el área rival. Estuvo cerca de marcar un tanto a través de un tiro libre.

Mascherano: Fue el volante central que más luchó en la marca con los portugueses y muchas veces se excedió con faltas violentas.

Cambiasso: Se entendió bien con Messi para organizar los ataques del equipo. Fue perdiendo incidencia durante el desarrollo del juego, y los volantes rivales prevalecieron en esa zona.

Di María: Apareció a los 13 minutos marcando un gol: llegó por la izquierda y convirtió con un toque suave, cruzado. Con el correr de los minutos se fue diluyendo.

Messi: Cuando apenas se jugaban seis minutos estuvo cerca de convertir con un cabezazo, pero la pelota se fue al lado del palo. Fue el más incisivo de Argentina. Hizo la jugada del primer gol apilando cuatro rivales de derecha a izquierda y habilitó a Di María. Luego, realizó una buena combinación con Banega y perdió en el duelo con Eduardo. Ejecutó un tiro libre en la segunda parte que Eduardo alcanzó a despejar del ángulo. Pudo desquitarse finalmente con el penal que le dio el triunfo al equipo en el último minuto del partido.

Lavezzi: Intentó encarar con subidas verticales, pero no tuvo claridad en la finalización de las jugadas. Desperdició una buena chance para convertir al tirar la pelota por arriba, con un zurdazo de media vuelta. Un desborde suyo casi termina en gol de Rojo.

Zabaleta: Ocupó su lugar habitual de lateral derecho y estuvo demasiado contendido. Casi no pasó la mitad de la cancha.

Gago: Se paró por la derecha y no se lo vio firme en esa franja del mediocampo. Participó más en defensa que en ataque.

Pastore: Se movió con libertad más adelantado que los mediocampistas y buscó combinar con Messi, aunque no lo hizo con frecuencia. Desaprovechó un mano a mano con Eduardo, quien le tapó el tiro con el pecho, y más tarde estrelló un cabezazo en el travesaño.

Biglia: Colaboró con Mascherano en la recuperación de la pelota, pero pasó casi inadvertido.

J. M. Martínez: Se desempeñó por la derecha, pero no prevaleció, hasta que apareció en la jugada que terminó con un penal sobre él.

Compartir: 

Twitter
 

El remate suave de Messi para decretar la victoria argentina.
SUBNOTAS
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.