ECONOMíA › UN BRASILEñO AL FRENTE DE LA FAO

La hora de América latina

Por primera vez en más de seis décadas de historia, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) será presidida por un latinoamericano, el brasileño José Graziano da Silva, cuya postulación fue impulsada por el entonces presidente Lula da Silva y respaldada por el gobierno argentino. Los países de América latina celebraron ayer el nombramiento, que se logró en una reñida votación 92 a 88 por sobre el ex canciller español, Miguel Angel Moratinos. Graziano fue el creador de los planes Hambre Cero y Bolsa Familia, que se aplican en Brasil. “Este resultado llena de orgullo y satisfacción a nuestro país”, destacó el canciller Héctor Timerman en un comunicado, quien recordó que la presidenta Cristina Kirchner “apoyó desde el inicio” la candidatura.

Graziano asumirá el 1º de enero de 2012 en reemplazo del senegalés Jacques Diouf, quien estuvo 17 años en el cargo. La FAO es un organismo especializado en alimentación que la ONU creó en 1945 para coordinar acciones entre los países miembro, a fin de combatir el hambre a nivel mundial. Su mandato consiste en mejorar la nutrición, aumentar la productividad agrícola, elevar el nivel de vida de la población rural y contribuir al crecimiento de la economía mundial. Sin embargo, según el propio organismo, en la actualidad casi una sexta parte de la población mundial, unos 925 millones de personas, padece hambre.

El economista brasileño, de 61 años, fue ministro de Lula en su primer mandato y asesor de la presidencia en el segundo. Desde marzo de 2006 es representante de América latina y subdirector de la FAO. En sus primeras declaraciones tras su designación para la presidencia del organismo, Graziano afirmó que los altos precios de los alimentos van a durar varios años. “No es un desequilibrio temporal. Hasta que no tengamos una situación financiera más estable en todo el mundo los precios de las materias primas reflejarán eso”, indicó. Eso favorece a los países productores de alimentos, como Argentina y otros de América del Sur, pero dificulta el acceso de naciones pobres importadoras. El gobierno argentino sostiene que la solución debe pasar por una mejora de la distribución de recursos a nivel mundial, y que la ONU tiene una responsabilidad que asumir en esa tarea.

En el comunicado de la Cancillería argentina se destaca que la elección de Graziano “no es sólo un reconocimiento al compromiso de Brasil en políticas de lucha contra el hambre y de aumento de la producción de alimentos, sino también a toda nuestra región, que comparte el esfuerzo en pos de dichos objetivos”. El ministro de Agricultura, Julián Domínguez, se sumó en la misma línea: “La elección del representante de Brasil es un reconocimiento a la Unasur, ya que abre un nuevo horizonte para la cooperación Sur-Sur en la producción y cooperación agrícola de los países latinoamericanos hacia otras regiones del mundo”. El postulante brasileño logró el respaldo de América latina, Indonesia y de los llamados “países no alineados” del Grupo 77, entre ellos los de Africa.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.