DEPORTES › TENIS > EL ARGENTINO PERDIO EN CUATRO SETS CON RAFAEL NADAL EN WIMBLEDON

A Del Potro le faltó un pasito

En un encuentro de altísimo nivel y con mucha tensión por las molestias que sufrieron ambos y que motivaron la atención de los fisioterapeutas, el número uno del mundo se impuso 7-6, 3-6, 7-6, 6-4 y avanzó a los cuartos de final. El tandilense será top 20 el lunes.

 Por Sebastián Fest

El español Rafael Nadal buscará mañana las semifinales del torneo de Wimbledon tras sobrevivir a un dramático e intenso partido ante Juan Martín Del Potro, un choque en el que ambos debieron ser atendidos por problemas físicos. Nadal, número uno del mundo, se impuso 7-6 (8-6), 3-6, 7-6 (7-4), 6-4 a Del Potro tras tres horas y 52 minutos de batalla, y su rival será el veterano estadounidense Mardy Fish, vencedor del checo Tomas Berdych, finalista de 2010, por 7-6 (7-5), 6-4, 6-4. “Fue un partido muy, muy difícil ante uno de los jugadores más duros del mundo”, sintetizó Nadal, al que cerrar la victoria más allá de las nueve de la noche le trajo recuerdos de la épica final ante el suizo Roger Federer en 2008.

“No sé aún cuál es el problema, parece estar en el hueso”, comentó Nadal acerca de sus molestias en el pie izquierdo. “Tras el primer set pensé que iba a tener que abandonar. Luego cambié la posición del pie en el vendaje, la distribución del peso al pegarle con potencia a la pelota, y eso ayudó”, añadió el español, que no ocultó su preocupación. “Sentí algo realmente extraño en el pie. Tengo que ver con el médico de aquí qué pasó, me haré los estudios que sean necesarios, porque algo no está bien”, destacó.

Fue una tarde noche de gran tenis y drama, con reiteradas intervenciones de los fisioterapeutas. Y un micrófono de la BBC acrecentó la tensión de la historia, porque ofrecía en vivo las palabras de los protagonistas. “Me duele”, dijo Nadal a las 18.11. Y su gesto confirmaba que no exageraba. “Fue en el set point. Pisé y me dolió. Pero me dolía desde el inicio del set”, precisó el español, que había tenido set point con ventaja de 5-4. “Es una zona muy inusual”, comentó el fisioterapeuta mientras palpaba el talón izquierdo del número uno del mundo.

Nadal fue atendido, mientras Del Potro le hacía notar al juez de silla el tiempo que iba transcurriendo. Cuando el español volvió a la cancha, la incertidumbre era total. ¿Estaba en condiciones de jugar? Pareció que no cuando Del Potro se adelantó 3-0 en el tie break del primer set y Nadal mostraba claramente que le dolía el pie izquierdo al pisar. Pero el tandilense se confió, falló un par de tiros, el español comenzó a luchar y la historia cambió: Con una doble falta en el último punto fue 8-6 en el tie break para Nadal, que celebró la conquista del set casi como si fuera el partido. Al fin y al cabo, su rival había tenido un set point en 6-5.

Del Potro reaccionó con un tenis de alto nivel para llevarse 6-3 el segundo set, pero entonces, en el final de una tarde de intenso calor, llegó el segundo capítulo del drama de la central. Eran las 19.40, Nadal sacaba set iguales, 2-2 y 30-15. Del Potro se resbaló, cayó y se tomó con dolor la cadera izquierda, la misma de la que se resintió en Madrid y lo tuvo tres semanas sin jugar. Mientras Del Potro mostraba todo su dolor y era atendido en el vestuario, Nadal veía la oportunidad. “Quiero la bebida de recuperación, ¡ahora!”, le gritó a su fisioterapeuta, Rafael Maymó, que corrió a llevarle el preciado líquido. En el box de Nadal seguía todo con atención el rapero J. C., esposo de Beyoncé.

El duelo era cada vez más intenso. A los golpes planos de Del Potro, que parecía recuperado de su problema en la cadera, Nadal respondía con ángulos y un top spin por momentos inverosímil. La batalla estaba planteada esencialmente desde el fondo, pero ambos resolvieron muchos puntos en la red, con el número uno del mundo claramente más efectivo allí que el argentino. Llegó nuevamente un tie break, y otra vez Nadal fue más preciso en el momento clave. El 7-4 lo ponía 2-1 arriba, el español apretó el puño con furia y gritó. Volvió a hacerlo al quebrar el saque de Del Potro y adelantarse 4-2 en el cuarto. La luz solar ya se iba del court central, y el número uno se encaminaba hacia el duelo con Fish. Así, y con el partido rozando ya las cuatro horas de juego, Nadal sacó con ventaja de 5-4. No perdonó, ganó el juego en cero y siguió soñando con los ojos abiertos con que puede ser tricampeón de Wimbledon, mientras Del Potro se iba ovacionado del estadio más mítico del tenis mundial.

Compartir: 

Twitter
 

Delpo se cruzó con Nadal, que respondió: “Me pareció desafortunado que se quejara de que paro el partido”.
Imagen: EFE
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared