ECONOMIA › SE REVIRTIO EL CONGELAMIENTO DE UNA CUENTA DEL BCRA DISPUESTO POR EL JUEZ THOMAS GRIESA

El Banco Central se libró del Capitán Frío

La Cámara de Apelaciones de Estados Unidos anuló el embargo de una cuenta del organismo monetario por 100 millones de dólares en la Reserva Federal de Nueva York. El embargo lo había ordenado el juez Griesa a pedido de dos fondos buitre. No hay “alter ego”.

 Por Cristian Carrillo

La Justicia de Estados Unidos falló en favor de la Argentina, levantando un embargo que regía desde fines de 2006 sobre una cuenta del Banco Central, por 100 millones de dólares, en la Reserva Federal de Nueva York. El congelamiento de esos fondos había sido dictado por el juez neoyorquino Thomas Griesa, a pedido de dos fondos buitre, NML Capital y EM, que litigan contra el país desde 2002 para cobrar la totalidad de sus tenencias en títulos defaulteados ese año. Para disponer el embargo, el controvertido magistrado utilizó la figura del “alter ego” –falta de independencia respecto del Gobierno– del Central. El fallo de la Cámara de Apelaciones dictaminó que el organismo monetario no es “alter ego”, e incluso sostiene en sus considerandos que el BCRA mantiene un mayor grado de independencia que la Fed o el Banco de Inglaterra. “Lo previsible es que estos fondos apelen, pero con el antecedente de este fallo es difícil pensar que la Corte Suprema resuelva algo distinto”, señaló la presidenta del Central, Mercedes Marcó del Pont.

No bien finalizada la primera reestructuración de la deuda –2005–, el juez de Nueva York dictó un embargo sobre una cuenta del Central apelando a la figura del “alter ego”. Tras varias idas y vueltas, en 2006 se acordó congelar los depósitos. La situación se mantuvo casi sin modificaciones hasta abril del año pasado, oportunidad en la que Griesa concedió a los fondos buitre propiedad de Kenneth Dart y Elliot Assocciates la posibilidad de disponer del dinero. Fue entonces que el buffet de abogados del BCRA decidió aprovechar la contraofensiva presentada ante la Cámara de Apelaciones de los Estados Unidos para también dejar sin asidero la justificación central que mantenía inmovilizada la cuenta. La expectativa era lograr que se descongelaran los depósitos. Si bien no había muchos casos de reversión de una medida en favor de la Argentina, existían antecedentes como la anulación de los embargos a la Anses y cuentas del Banco Nación que esperanzaba a los letrados.

Un año y tres meses después de aquella presentación judicial, la Cámara de Apelaciones de Estados Unidos dictaminó ayer el descongelamiento del dinero depositado. El fallo, al que accedió este diario, sentencia que la cuenta del Banco Central argentino en la Reserva Federal de Nueva York “es inmune de embargos y ejecuciones, de acuerdo con la Ley de Inmunidad Soberana Extranjera”. El fallo fue celebrado por las autoridades por sentar jurisprudencia frente a otros casos. Esto es porque más allá del levantamiento del embargo, el escrito judicial se refiere a cuestiones de fondo –como la independencia del Banco Central respecto del Gobierno–, que sorprendieron por su claridad. “La Cámara de Apelaciones podía no haberse expedido sobre el tema ni discutir la cuestión de fondo. Bastaba con que argumentase falta de prueba, por ejemplo, para decidir a favor de la Argentina”, expresó Marcó del Pont durante una conferencia de prensa que brindó junto al ministro de Economía, Amado Boudou.

El problema del “alter ego”, utilizado por Griesa y replicado por buena parte del arco opositor para atacar al Gobierno tiene un tratamiento especial en el fallo. Primero, recuerda que al momento de que se creara la legislación no existía la figura de banco independiente, con lo cual pierde consistencia el artilugio legal de Griesa. No obstante eso, señala en la página 27 que, “según algunos cálculos, el ranking de independencia –que introduce el demandante en defensa de los argumentos de que el Central es alter ego de la República Argentina– da que es más independiente que la Reserva Federal y que el Banco de Inglaterra”. “Es una interpretación que no tiene grises y genera jurisprudencia”, agregó la presidenta del Central. Boudou reconoció que existen unos 2500 millones de dólares actualmente en litigio por parte de fondos buitre que no ingresaron en ninguno de los dos canjes de deuda. El fallo reconoce en una nota al pie que entre ambos trueques se reestructuró más del 91 por ciento de la deuda en default.

Fuentes del Central explicaron que este fallo asegura la correcta aplicación de la norma de inmunidad que protege el flujo de reservas de los bancos centrales con la Fed. “Esto servirá incluso de antecedente para otros bancos centrales de la región”, señaló un directivo del organismo monetario. En el caso argentino, a partir del fallo el BCRA podrá volver a operar sobre esa cuenta. Las cuentas en el exterior se utilizan para que el Central compre dólares a un banco que le vende en el exterior por cuenta de un exportador que tiene dinero en Estados Unidos. La entidad estadounidense depositaba el dinero en la cuenta del Central en la Fed. El embargo permitía que el BCRA utilizara la cuenta, pero debía mantener un stock de cien millones de dólares. “Ahora va a volver a invertir”, dijeron desde el organismo monetario. El Central volverá a negociar activos públicos, como bonos, treasuries o depósitos a plazo.

Marcó del Pont admite la posibilidad de que los fondos buitre, con sede en Islas Caimán, apelen el fallo. De todos modos, la expectativa es que la Corte Suprema de Estados Unidos se manifestará en igual sentido que la Cámara de Apelaciones, dado que no existen contradicciones con fallos de otras cámaras de apelaciones (ninguna reconoce los embargos). Los fondos buitre ya habían presentado escritos en Francia, Bélgica y Suiza, los cuales fueron desestimados.

Compartir: 

Twitter
 

Amado Boudou y Mercedes Marcó del Pont celebraron el fallo y dijeron que sienta jurisprudencia.
Imagen: Télam
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared