SOCIEDAD › UN MUERTO Y SEIS HERIDOS EN EL ROBO A UNA SUCURSAL BANCARIA

Como en el Lejano Oeste

Ocurrió en Villa Bosch, en el Gran Buenos Aires. Los ladrones entraron a los tiros y luego se enfrentaron con la policía. Un asaltante muerto, cinco policías y un vecino heridos.

 Por Carlos Rodríguez

Siete hombres encapuchados que portaban armas cortas y largas ingresaron ayer disparando tiros al aire –como en las viejas películas de cowboys– al Banco Supervielle de la localidad bonaerense de Villa Bosch, de donde se llevaron una importante suma de dinero que estaba en la línea de cajas. El robo duró unos minutos y los ladrones, cuando salieron a la calle, tuvieron un primer enfrentamiento con policías, que habían sido alertados por una colega que custodiaba el banco y que hizo sonar la alarma desde la casilla blindada de vigilancia. En ese primer intercambio de balazos, los autores del asalto utilizaron armas de puño y una ametralladora. Sufrieron heridas de bala cinco policías y un vecino que pasaba por el lugar, mientras los delincuentes lograban escapar. Con posterioridad, luego de una persecución con intervención de efectivos de varias comisarías, en un segundo tiroteo murió uno de los ladrones y otros dos fueron detenidos. Se recuperaron unos 100 mil pesos y se secuestraron más de diez armas.

Una fuente policial sostuvo que en los dos enfrentamientos hubo “no menos de 70 disparos”. El robo comenzó minutos después de las 10, cuando siete encapuchados –se cree que en el hecho habrían participado otros miembros de la banda– entraron al Banco Supervielle de Villa Bosch, en Gaucho Cruz 5366, en el partido de San Martín. Ingresaron a los tiros y gritando “esto es un asalto”. La mayoría de los clientes eran jubilados que hacían cola para cobrar sus haberes. Uno de los disparos rompió un vidrio en el interior de la sucursal.

Una mujer policía que estaba de custodia en el banco hizo sonar la alarma y el edificio fue rodeado por personal de la comisaría local, ubicada a unos 300 metros de la entidad bancaria. Algunas informaciones señalaron que los delincuentes rompieron la puerta de acceso al Tesoro utilizando una maza de diez kilos, pero el dato no fue confirmado oficialmente. “La entidad bancaria es la que tiene que hacer el arqueo de caja para saber cuánto dinero se llevaron y de dónde lo sacaron”, explicó a Página/12 el comisario Hugo Matzkin, superintendente de Coordinación Operativa de la Bonaerense.

Los autores del robo tuvieron un primer choque con la policía cuando salieron del banco. En el intercambio de disparos salieron heridos cinco policías: un subcomisario de apellido Amodeo (recibió dos tiros, en el tobillo y en la pierna izquierda); el subteniente Ibáñez (un impacto en su brazo izquierdo); el oficial principal Celarrayán (tiro en la mano derecha); el oficial inspector Zacayán (balazo en mano derecha), y el teniente primero Héctor Seba (una bala le rozó el mentón).

También fue herido en el brazo y en el tórax un vecino llamado Carlos Rodríguez. Todos fueron llevados a la Corporación Médica de San Martín. Tres de los policías ya fueron dados de alta. El resto de los heridos está fuera de peligro. El vecino Rodríguez, que sigue internado, fue trasladado al Hospital Ramón Carrillo, de Ciudadela.

Para escapar, los ladrones usaron al menos cuatro vehículos: una camioneta Chevrolet Meriva, un Volkswagen Gol, un Renault Mégane y un Audi A3. Con dos de los rodados escaparon del banco y a las pocas cuadras, como en una carrera de postas, los abandonaron y se subieran a otros tantos. A diez cuadras del banco dejaron la camioneta Chevrolet y, dos calles más allá, al Gol. El segundo enfrentamiento se produjo durante la persecución de otro de los autos, el Audi A3 de color gris.

El tiroteo se produjo en la esquina de Pringles y Conesa, en la localidad de Billinghurst. Los ladrones quisieron refugiarse en una casa precaria, con frente de ladrillos, donde tenían su refugio. Uno de los autores del robo murió y otros dos fueron detenidos.

En ese lugar se encontró la suma de cien mil pesos, que pudo ser recuperada. Hasta anoche, el Banco Supervielle no había dado a conocer el monto robado. La policía hizo saber que uno de los detenidos, cuyo nombre se mantuvo en reserva, es un hombre de 41 años que estaba preso en la Unidad Penitenciaria 48 de San Martín y gozaba de salidas transitorias. En el Audi encontraron seis armas calibre 9 milímetros y 11.25 y dos escopetas 12.70. En la vivienda había un Volkswagen Voyage robado, cinco pistolas 9 milímetros, y otras dos, calibre 40 y 45. La ametralladora usada en el primero de los tiroteos fue dejada abandonada en la puerta del banco.

Compartir: 

Twitter
 

Los rastros que dejó la balacera, frente a la sucursal del Supervielle.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared