ECONOMíA › LA CGT PIDIó ELEVAR EL SALARIO MíNIMO DE 1840 A 2600 PESOS, UN 41 POR CIENTO

Una cifra para empezar a negociar

La entidad gremial adelantó el pedido que realizará en la próxima reunión del Consejo del Salario Mínimo. También presentarán un nuevo reclamo para elevar el mínimo no imponible en Ganancias.

 Por Cristian Carrillo

La Confederación General del Trabajo solicitará en el Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil un aumento del 41 por ciento, que elevaría el piso salarial a 2600 pesos. La conducción de la entidad gremial se reunió ayer en la sede de Azopardo, previo al llamado que realizará el gobierno nacional en los primeros días de agosto a un nuevo plenario de ese Consejo. Resta el cierre de algunas paritarias antes de que se efectivice la convocatoria. La CGT picó así en punta, dado que las cámaras empresarias aseguran que todavía no tuvieron reuniones para estudiar el tema. La entidad que conduce Hugo Moyano analizó también presentar un nuevo reclamo para elevar el mínimo no imponible sobre el Impuesto a las Ganancias.

La cúpula cegetista mantuvo un extenso encuentro, de más de tres horas, en el que se analizaron temas “muy intensos”, según el titular del Sindicato de Dragado y Balizamiento, Juan Carlos Schmid. Entre los tópicos que enumeró se destaca el tratamiento del Impuesto a las Ganancias, el salario mínimo, las obras sociales y la quita de las asignaciones familiares, a lo que calificó como una “discriminación”. La reunión tuvo lugar mientras aguarda la convocatoria oficial para el plenario del Consejo del Salario Mínimo.

Hasta el momento ninguna de las partes había arriesgado la cifra de cara al plenario del Consejo, aunque las estimaciones oficiales ubicaban un ajuste de entre 20 y 25 por ciento, rondando los 2300 pesos. Por su parte, el abogado laboralista de la Unión Industrial, Daniel Funes de Rioja, consideró que el salario mínimo en el país ya es el más alto de la región. La negociación tendrá como parámetros la recuperación de los salarios de los principales sectores, en torno del 28 por ciento promedio. El salario mínimo, vital y móvil debe ubicarse por debajo del piso de los gremios y beneficia a unos 400 mil trabajadores que no están comprendidos en ningún colectivo de trabajo, ya sea porque se encuentran en el segmento informal o son monotributistas.

La CGT elevó la apuesta y pidió un ajuste del 41 por ciento, bastante por encima del aumento pactado por el gremio Camioneros, tomado como parámetro por el resto de los sectores. Al término de la reunión en Azopardo, Schmid, acompañado de Omar Plaini, titular del Sindicato de Canillitas, ofreció una conferencia de prensa. “El establecimiento del valor del mínimo, vital y móvil debe estar en un piso de alrededor de 2600 pesos”, anunció Schmid. Tal como anticipó este diario, el gremialista explicó que “la reunión del Consejo está establecida año tras año en un cronograma y que este año haya elecciones no altera absolutamente en nada todo eso. “La convocatoria se realizará al término de las principales negociaciones paritarias”, agregó. Se espera por el cierre del sector Sanidad, además de otros rubros de menor relevancia.

Durante el encuentro de la CGT también analizaron el tema del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias. “La intención es elevarlo nuevamente, pero también se insistirá con el viejo reclamo de eliminarlo sobre los salarios”, detalló a este diario uno de los presentes. También se trató el tema de las obras sociales, donde –argumentan– el Estado mantiene con los gremios una deuda de 12.000 millones de pesos, siendo la más perjudicada Osecac (de Comercio), con un rojo de mil millones. Según explicó la fuente, muchas están con una situación financiera comprometida.

“Lo otro que también hemos analizado es un viejo reclamo alrededor de las asignaciones familiares, que pensamos deben respetar el concepto universal con el que fueron creadas”, afirmó Schmid. En la CGT consideraron que es “altamente discriminatorio” el tope que se estableció sobre las asignaciones familiares y adelantaron que exigirán su eliminación. “Es una discriminación sobre los trabajadores y es una medida que había tomado el gobierno de la Alianza”, insistió Schmid. Ambos referentes de la CGT que brindaron la conferencia rechazaron que existe malestar en la central obrera con el gobierno nacional por la escasa participación de representantes gremiales en las listas. “Nosotros seguimos acompañando este modelo porque es la garantía para profundizar el camino”, subrayó Schmid.

Compartir: 

Twitter
 

Los dirigentes Schmid y Plaini informaron en conferencia de prensa.
Imagen: DyN
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.