ECONOMíA › LAS EXPECTATIVAS DE LA MITAD DE LOS EMPRESARIOS SON FAVORABLES PESE A LA CRISIS MUNDIAL

Con buen ánimo, pero atentos al contagio

En respuesta a una encuesta, la mitad de los empresarios prevé que se mantendrán la demanda interna y el nivel de empleo.

 Por Cristian Carrillo

Desde Mar del Plata

El panel sobre Europa y Estados Unidos, en el momento de la exposición de Frederic Mishkin.
Imagen: DyN.

El 40 por ciento de los empresarios reconoce haber cerrado un semestre “bueno o muy bueno”, mientras que para los próximos seis meses el 48 por ciento prevé también un escenario favorable, donde la captación de inversiones será el principal desafío. Las opiniones fueron recogidas en la Encuesta de Expectativas de Ejecutivos que realizó la consultora D’Alessio Irol durante el 47º Coloquio de IDEA que se desarrollará hasta hoy en esta ciudad. Las buenas perspectivas empresarias se dan a pesar del convulsionado contexto externo en el marco de la crisis económica global. Los directivos reconocen riesgos ante la posibilidad de una desaceleración de la actividad en los países centrales, pero advierten también fortalezas internas que permitirán capearlos mejor que otros países. La asignatura pendiente, sobre la que además hubo coincidencia según los guarismos de la encuesta, es un mayor seguimiento en la suba de precios.

La encuesta se da a conocer todos los años en el coloquio sobre el cierre de la primera jornada de debates, aunque en esta oportunidad se adelantó la difusión algunas horas. La presentación se realizó al mediodía en el primer piso del Hotel Sheraton, con escasa presencia de empresarios y medios, dado que prefirieron concurrir a un almuerzo que ofreció el empresario Michael Forbes, dueño de la revista dedicada a los avatares de personajes híper ricos –o, como él definió, que tienen en su cuenta bancaria más de mil millones de dólares–. La convocatoria de Forbes, en el doceavo piso del hotel, donde la niebla impidió disfrutar de la vista panorámica, obligó a que los datos de la encuesta se repartieran antes, incluso, de la presentación oficial por parte de los directivos de la consultora encargada de realizarla.

La difusión de la encuesta no sólo apunta a conocer la opinión de los empresarios, sino que también sirve de cotejo respecto de los resultados que se presentaron el año pasado. En este último punto hubo un alto grado de coincidencia entre lo esperado y el escenario positivo que se presentó en lo que va del año. Para la primera mitad de 2012 los principales directivos de las compañías locales “esperan un mantenimiento sostenido de la demanda interna, con nivel de ocupación crítico en más del 80 por ciento de las empresas”. Es por eso que para poco más de la mitad de los consultados, el 51 por ciento, el principal problema que enfrentará el sector privado es la posibilidad de captar inversiones. En ese sentido, el contexto internacional parece que no colaborará (ver aparte). Le sigue el tema de la inflación, según el 50 por ciento de los encuestados, y con igual guarismo se ubica la necesidad de avanzar en una agenda que dé solución a los problemas sectoriales.

“Lo más interesante sigue siendo el pasillo”, reconoció ante este diario el ex ministro de Economía Miguel Peirano, luego de finalizar un panel del cual era moderador. Fuera del hall central del hotel, donde se desarrollaban los paneles, los empresarios mantenían variadas reuniones, la mayoría en la cafetería, mientras que otros intentaban infructuosamente hacer andar sus smartphones para conocer las noticias recientes.

Las opiniones sobre la situación de la economía variaba dependiendo del sector que representara cada directivo. Los más beligerantes respondían al área de servicios o multinacionales, mientras que los industriales, sobre todo los pequeños y medianos, se mostraban a favor de la continuidad del modelo económico. Muchos reconocían el impulso estratégico que significa el Plan Industrial 2020. “No fue un plan unilateral, sino que recoge una visión abierta e inclusiva, que permite construir a largo plazo”, señaló a Página/12 el director de Asuntos Corporativos de Danone, Facundo Etchebehere. Consultado respecto de si la inflación es un problema que complica el clima de negocio, Etchebehere consideró que se trata de un tema más vinculado con las “tensiones de discusión pública a partir de los medios” que a una real preocupación empresaria.

La inquietud para el grueso de los empresarios sigue siendo cuáles serán las derivaciones de la crisis internacional. “Si no hubiesen tenido lugar las primarias, con el resultado que obtuvo el oficialismo, el debate hubiese sido otro”, reconoció uno de los organizadores del evento. En ese diagnóstico coincidió un alto ejecutivo de Siderar: “Cualquier cosa que se diga antes de las elecciones no va a tener sentido. Las cartas ya están jugadas y ahora hay que esperar hasta después de octubre”.

La incertidumbre pasa entonces por conocer cuál pueda ser la vía de contagio de la crisis. En tal sentido, preocupa más China que Brasil. “Si se enfrían las economías de Estados Unidos y Europa y China no logra colocar sus productos allí, el principal perjudicado va a ser América latina, porque el gigante asiático colocará aquí sus manufacturas”, agregó el directivo de la siderúrgica.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.