ECONOMIA › CRECIO EL SUPERAVIT COMERCIAL EN NOVIEMBRE

Se frenó la invasión

El ritmo de aumento de las importaciones del 30 o 40 por ciento ya es historia. El año termina con un nivel de suba anual del 12 por ciento, cinco puntos menos que las exportaciones.

El saldo comercial en el mes de noviembre fue de 684 millones de dólares, que representa algo más del doble del registro del mismo mes de 2010, informó ayer el Indec. La mejora se explica por el menor ritmo de crecimiento de las importaciones, que pasaron de entre un 30 y 40 por ciento anual a una suba del 12 por ciento el mes pasado, frente al 17 por ciento que aumentaron las exportaciones. Este comportamiento se debe al estancamiento en la adquisición de insumos industriales, principalmente, reflejo de la desaceleración en la industria local y el relativo parate de las inversiones por parte del empresariado, expectante del rumbo que tomará la economía mundial y de la dinámica nacional el año que viene. Eso permitió duplicar el superávit comercial a pesar de una reducción del crecimiento de las exportaciones, que avanzaron un 17 por ciento, el valor más bajo del año.

Los datos oficiales divulgados hasta ahora sobre la actividad económica en noviembre permiten vincular la dinámica del comercio exterior con la industria. El Estimador Mensual Industrial (EMI) que publica el Indec marcó una suba anual de 3,5 por ciento, que implica una reducción importante en relación con los valores del año pasado y los del primer semestre de 2011, cuando el alza rondaba el 8 por ciento. El principal factor que explica la ralentización de la industria es el estancamiento de la producción automotriz, por la virtual recesión en Brasil, y el parate en el sector textil y refinación de petróleo, entre otros.

Por otro lado, el control del Gobierno sobre la balanza comercial en distintos sectores, donde reclama que por cada dólar importado se exporte otro, sumado a un endurecimiento en la entrega de licencias no automáticas de importación, contribuyó a frenar las importaciones. Además, analistas económicos y empresarios admiten que la inestabilidad en el mercado cambiario, la incertidumbre sobre el nuevo gabinete y el frágil escenario internacional confluyeron para aplazar las decisiones de inversión. En forma acumulada en el año, el superávit comercial es de 10.067 millones de dólares, una baja del 13 por ciento respecto del valor de 2010.

La compra total de bienes en el exterior totalizó en noviembre 6236 millones de dólares, una suba de 12 por ciento, muy por debajo de la anterior menor marca del año, que fue de 27 por ciento en octubre. El principal rubro de importación fue bienes intermedios, compuesto de insumos para la manufactura, que en noviembre subió sólo un 2 por ciento, aunque en el año mantiene un 25 por ciento de aumento respecto de igual período del año pasado.

Piezas y accesorios para bienes de capital avanzó 9 por ciento, entre las que el Indec destaca circuitos impresos con componentes eléctricos, partes para equipos de telefonía, pantallas para microcomputadoras portátiles, placas madres y motores de autos. En tanto, bienes de capital creció 9 por ciento (contra 29 que acumula en el año). Se trata de tractores, camiones y chasis, entre otros. La importación de bienes de consumo creció 3 por ciento, frente a un 23 por ciento en el año.

En cambio, mantuvo su ritmo de expansión la compra de vehículos terminados, con una suba de 21 por ciento. Continuaron firmes, a la vez, las importaciones de combustibles y lubricantes, que subieron 93 por ciento por el ingreso de gas oil y gas natural.

Por su parte, las exportaciones sumaron 6920 millones de dólares, un avance de 17 por ciento interanual. Si bien ese resultado permitió obtener un saldo comercial positivo, representa una suba menor al promedio del año, que se ubica en el 25 por ciento. Un factor que explica ese rendimiento es el estancamiento de la exportación de harina y pellets de soja y la caída de grasas y aceites. A la vez, las ventas externas de combustibles y energía cayeron un 27 por ciento, en especial las de petróleo crudo y energía eléctrica. En cambio, crecieron fuertemente las colocaciones de productos primarios, como trigo a Brasil, maíz a Colombia, Malasia, Argelia y Chile y porotos de soja a China.

Las ventas de manufacturas industriales crecieron 21 por ciento y alcanzaron 232 millones de dólares, un record para el mes de noviembre, destacó la ministra de Industria, Débora Giorgi. Sobresalieron las ventas de biodiésel, oro y plata y vehículos a Brasil.

Compartir: 

Twitter
 

Se desaceleró el ingreso de insumos importados para la industria.
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.