ECONOMíA › EL GOBIERNO FLEXIBILIZó EL ESQUEMA DE EXPORTACIóN DE CARNE

En la búsqueda de divisas

El secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, les comunicó ayer a los frigoríficos que por cada tonelada de carne que destinen al mercado local al precio acordado podrán exportar 3,5. Antes se permitían sólo 2,5 toneladas.

 Por Javier Lewkowicz

El Gobierno flexibilizó el esquema de exportación de carne, para evitar una sobreoferta en el mercado interno y estimular la entrada de dólares por la vía comercial. El secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, les comunicó ayer a los representantes del sector que por cada tonelada de los cortes populares de carne que los frigoríficos destinen al mercado local a precios acordados con el Gobierno podrán exportar 3,5 toneladas, cuando esa proporción antes estaba en 1 por 2,5. La modificación mejoraría la ecuación comercial de los frigoríficos, que podrán adquirir más hacienda para destinar al mercado externo. Desde Comercio Interior se reforzará la política de promoción de exportaciones de carne a través de la búsqueda de mercados no convencionales.

A fines del año pasado, Moreno volvió a convocar a “la escuelita”, clásica reunión de los viernes con los representantes del sector cárnico. Participan supermercadistas, carnicerías, frigoríficos y otros empresarios de sectores vinculados. “Explicó de qué se va a tratar la materia 2012, como pasa en el primer día de clases”, graficó un invitado.

Moreno sostiene que el segundo semestre puede ser especialmente complejo en materia económica por un recrudecimiento de la crisis internacional, que reduciría las exportaciones y a la vez estimularía la entrada de productos manufacturados importados, por sobrestocks generados en otras economías. El Gobierno pretende llegar a un superávit comercial de entre 10 y 12 mil millones de dólares en 2012, para lo cual quiere impulsar las exportaciones y restringir las compras externas en los casos donde haya capacidad de reemplazo por producción local. En esa línea se dirigió Moreno hace unos días a los supermercadistas.

En relación con el mercado cárnico, la fuerte suba en los precios que se verificó en el primer trimestre de 2010 restringió el consumo, que pasó de 73 kilos por año a unos 51 kilos en la actualidad. La dieta de carne se completa con alrededor de 40 kilogramos anuales de pollo y ocho de porcino, en promedio. Moreno quiere mantener las proporciones, por eso busca evitar modificaciones en los precios relativos.

“Han entrado muchas cabezas de ganado esta semana, se presume que a muchos productores les está faltando pasto o esperan que los precios se caigan. Por ahora el mercado está bien abastecido y no hay grandes movimientos en los precios”, describió un empresario. “Por primera vez en muchos años el precio de la carne no subió para fin de año”, ejemplificó.

La necesidad de que ingresen más dólares para paliar posibles efectos de la crisis, junto a la calma en el mercado interno y la intención de evitar que el precio de la carne baje y con ello vuelva a incrementarse el consumo fueron los elementos que llevaron a Moreno a flexibilizar la exportación. Si el compromiso para exportar 2,5 toneladas antes era vender en el mercado interno una tonelada de los 13 cortes bovinos a precio acordado con el Gobierno, ahora los frigoríficos podrán exportar 3,5 toneladas. Si las empresas mantienen esa proporción, el resto de las ventas a nivel local no tienen restricción alguna. Los frigoríficos que no exportan no tienen obligación de vender a un precio acordado hacia el mercado interno.

Empresarios del sector especulan con que la flexibilización mejorará su ecuación de rentabilidad. Como el precio en el mercado interno es atractivo, aseguran que no resignarán mercado interno por exportaciones, pero sí demandarían más hacienda para vender en el exterior. De todas formas, eso no debería ejercer presión en el mercado e impulsar la suba del precio de la hacienda, “porque ya está en un nivel alto”, indican.

Por otro lado, para compensar una caída en las exportaciones hacia los mercados más tradicionales por efecto de la crisis internacional, el Gobierno buscará estimular la apertura de mercados que tengan menor nivel de saturación.

Compartir: 

Twitter
 

La sobreoferta de carne vacuna le permitió al Gobierno flexibilizar las ventas al exterior.
Imagen: Martín Acosta
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.