ECONOMíA › MáS DE LA MITAD DE LA RECAUDACIóN DE INGRESOS BRUTOS SURGE DE LA PRODUCCIóN EN EL INTERIOR

La Ciudad cobra por lo que generan otros

Mauricio Macri suele quejarse de tener que prestar servicios gratuitos a ciudadanos de otras jurisdicciones. Sin embargo, su gobierno obtiene más de nueve mil millones de pesos por actividades económicas generadas en el interior del país.

 Por Sebastián Premici

La Ciudad de Buenos Aires tiene uno de los presupuestos más grandes de todo el país. Para 2012 se prevén 32.905 millones de pesos, los cuales son financiados en más de un 80 por ciento por tributos que se relacionan directamente con la actividad económica. El principal impuesto es Ingresos Brutos, que para este año representará 18.925 millones de pesos, es decir el 60 por ciento del total. La particularidad de estos recursos se encuentra en su composición: más del 50 por ciento son generados en trabajos productivos que nada tienen que ver con la Ciudad. Son actividades fabriles, comerciales o servicios que se desarrollan en las distintas provincias, pero que tributan en esta jurisdicción a través de los convenios multilaterales. En 2011, la recaudación de Ingresos Brutos en CABA tuvo un incremento de 32,3 por ciento, por encima de la media nacional, al igual que en todas las provincias.

Estos datos habilitan una pregunta: ¿por qué el jefe de gobierno porteño rechaza que ciudadanos de otras provincias utilicen gratuitamente los servicios públicos capitalinos cuando su administración se beneficia de lo que generan los trabajadores en el resto del país?

“La economía mundial sigue exhibiendo un escenario altamente favorable para la Argentina, pero nosotros no estamos sacando provecho de esa situación por culpa de esta locura hiperreguladora en que nos ha metido el kirchnerismo”, sostuvo Mauricio Macri en marzo de 2011. Entre 2007 y el año pasado, la recaudación por Ingresos Brutos aumentó un 182 por ciento. El año pasado fue de 16.227,4 millones de pesos. Durante su primera gestión, Macri aplicó una variación de la alícuota para determinadas empresas que pasó del 3 al 4,5 por ciento. Si bien estaba pensado como algo transitorio, luego fue prorrogándose en el tiempo.

“Si se tienen en cuenta los principales impuestos sobre las transacciones, es decir si se suma a Ingresos Brutos el impuesto a los Sellos, puede observarse que algo más del 80 por ciento del financiamiento propio de las provincias está relacionado con el ciclo económico. Comparado con el año 2008, se observa que la estructura tributaria de las provincias descansa cada vez más sobre impuestos que se relacionan directamente con el nivel de actividad económica corriente”, indicó el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), en un informe publicado en marzo de este año.

Esta situación que es común a todas las provincias se acentúa aún más en la Ciudad de Buenos Aires. El impuesto a los Sellos en el distrito tuvo un aumento acumulado de 504 por ciento en la recaudación entre 2007 y 2011. El año pasado recaudó 1699 millones de pesos y para este año fueron presupuestados 1872 millones. Según los datos del Iaraf, Ingresos Brutos y Sellos representaron el 88,6 por ciento del total de los ingresos de la CABA, que sólo necesitó un 11,4 por ciento de recursos de la Nación, como el Fondo Federal de la Soja o la Coparticipación, para cerrar su presupuesto.

La recaudación de Ingresos Brutos por rama de activad se distribuye en la Ciudad de Buenos Aires de la siguiente manera: industria manufacturera (13%), electricidad, gas y agua (13%), construcción (4%), comercio (18%), transporte, almacenamiento y comunicaciones (12%), servicios financieros (40%), entre otros, según datos de la Dirección General de Estadística y Censos del Ministerio de Hacienda de la Ciudad.

“De estos números surge que más del 50 por ciento de esa recaudación es generada por los convenios multilaterales, es decir que la Ciudad recauda por lo que producen otras provincias, cuando acá sólo tienen el domicilio legal. Es decir, se beneficia de aquellas jurisdicciones donde están las fábricas, donde hay una fuerte actividad comercial y financiera”, indicó a este diario Juan Carlos Tomasetti, asesor de la comisión de Presupuesto en el bloque del FpV.

“Los Kirchner nos van a dejar un país patas arriba. Hay una Argentina productiva que está en ebullición y que espera mejores condiciones políticas para producir más y proyectarse al mundo”, afirmó Macri en octubre de 2010, durante un precoloquio de IDEA. Lo curioso es que la CABA es una de las pocas jurisdicciones que se autofinancian, es decir que genera los recursos suficientes para cubrir su presupuesto, la mayoría provenientes de la actividad económica general del país.

En el lado opuesto, Corrientes –por citar un caso– tiene un presupuesto de 8947,6 millones de pesos, que es cubierto en un 87 por ciento por los recursos de la coparticipación y otros ingresos nacionales, como el Fondo Federal de la Soja (320,4 millones de pesos). El caso de Tucumán es similar: sus ingresos dependen en un 76 por ciento de la coparticipación.

Si bien la CABA presenta uno de los presupuestos más abultados del país, la estrategia de los últimos años ha sido elaborar una previsión de gastos y recursos deficitaria, para luego cubrir esos baches con incremento de impuestos o toma de deuda. Para este año presentó un presupuesto con un rojo de 1269,6 millones de pesos, y como elemento equilibrador incrementó el ABL en hasta un 500 por ciento. Además, la Ciudad tiene la mayor recaudación per cápita del país (7429 pesos), seguida por Tierra del Fuego (7264 pesos), pero con una población más acotada, lo que deja mejor posicionado al distrito que administra Macri.

“La Ciudad mejora con las políticas económicas del gobierno nacional (como el resto de las provincias). Recibe recursos de la coparticipación, de la soja, transferencias directas. No se puede alambrar la ciudad”, indicó a Página/12 Alejandro Otero, jefe de Rentas durante la gestión de Aníbal Ibarra. “Este es un distrito federal; los hospitales, escuelas, los espacios verdes, se levantaron con recursos de todos los argentinos. Es patrimonio de todos. Rechazar esta idea es negar la historia de cómo se financió la Ciudad cuando no era autónoma”, agregó el ex funcionario.

Un dato más. Según indicó a este diario el superintendente de Salud, Ricardo Bellagio, el PAMI –un organismo descentralizado de la Nación–, entregó el año pasado a los hospitales públicos porteños 120 millones de pesos. “Más del 70 por ciento de los que se atienden acá no son de Capital. Me gustaría que la provincia sea más solidaria con nosotros. Lo mismo con los países limítrofes”, dijo Macri en marzo de 2010.

Los datos desagregados sobre Ingresos Brutos, su vinculación con los niveles de actividad del país y la composición presupuestaria general de la Ciudad de Buenos Aires dan cuenta de la capacidad de la jurisdicción para hacerse cargo de su condición de “distrito federal”.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Hay mucha actividad fabril en las provincias que tributa en la Ciudad, donde están radicadas las empresas.
Imagen: Corbis
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.