ECONOMIA › OPINION

El profesional técnico y los ideólogos

 Por Raúl Dellatorre

La combinación promete. La conducción “profesionalizada” de Miguel Galuccio, un ingeniero formado en YPF, luego perfeccionado en empresas internacionales, junto a cultores de un nuevo pensamiento económico en Argentina: Héctor Valle, Eduardo Basualdo y Axel Kicillof. A las condiciones técnicas de Galuccio para convertir a YPF en una empresa desarrollada y de punta, se agrega la capacidad de quienes expresan un nuevo modo de entender la política económica. Partidarios de un mayor activismo estatal, no se limitan a defender lo hecho, sino que reclaman y proponen lo que falta por hacer.

En diciembre pasado, cuando todavía se sentían los coletazos de la anterior corrida cambiaria, el diario La Nación entrevistó a Valle. El periodista lo describió señalando que aunque “no se lo puede considerar un miembro del equipo económico, varias de las medidas que adoptó el Gobierno en las últimas semanas llevan su impronta”. Entre ellas, mencionaba “la normativa que les quita a mineras y petroleras el privilegio” de mantener en el exterior las divisas generadas por sus exportaciones. Repsol YPF fue la principal perjudicada por aquella medida, dada su tendencia in extremis de dejar sus excedentes fuera del país.

Valle, Basualdo y Kicillof, en sus respectivos ensayos y trabajos académicos, han insistido en la necesidad de poner un ojo más atento desde el Estado en el comportamiento de los principales conglomerados empresarios que operan en el país, en buena parte extranjeros. Su condición dominante los convierte en los mayores formadores de precios de la economía, por su control sobre los mercados de insumos básicos (entre ellos, los combustibles) y por su capacidad para imponer otras condiciones de comercialización (financiamiento, cupos, etc.) a sus proveedores y clientes. En la raíz de esta condición estructural de la economía argentina se encuentra el problema de la distorsión de precios (que a veces se traduce en inflación) y también el origen de la fuga de divisas (que a veces se transforma en corrida).

En la misma nota aludida, Valle explicaba la corrida de octubre del año pasado en la actitud de “bancos y empresas internacionales que están girando al exterior más dólares que antes, porque acá les ha ido muy bien y tienen a sus casas matrices exigiendo la remisión”. Detrás, corren los sectores de clase media-alta con propensión a ahorrar en dólares. Frente a ello, Valle considera que las medidas de control de cambio iban en la dirección correcta, aunque deberían haberse tomado antes. Conceptos que comparten Basualdo y Kicillof.

Los tres son partidarios de controlar, además, los precios que pagan las multinacionales en sus transacciones intrafirma, es decir entre Argentina y filiales de otros países, sospechando que ahí también se produce fuga a través de la sobrefacturación de importaciones y subfacturación de exportaciones. Y reclaman mayor control sobre el giro de utilidades al exterior.

YPF tiene, desde hoy, el desafío del autoabasteciomiento y de ser eficiente. Pero también de aportar a un modelo de desarrollo demostrando, nada menos, que un nuevo tipo de conducta empresaria es posible. Con esta conducción y este directorio, tienen con qué.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared