EL MUNDO › CóMO TRANSITA EL DICTADOR EGIPCIO LA CONDENA A PRISIóN

Mubarak reclama su pijama azul

Tras la sentencia del sábado, el ex hombre todopoderoso fue trasladado al penal de Tora. Según informes periodísticos, allí les exigió a los médicos que no lo obligaran a usar el uniforme carcelario. En un momento dijo estar agobiado.

 Por Alastair Beach *

Desde El Cairo

Hosni Mubarak pasó su primera noche de encarcelación enojado, insultando a los guardias e insistiendo en usar su pijama azul a pesar de las normas de uniforme. Esto surgió ayer en la prensa egipcia, mientras en el país se vive un ambiente de tensión ante el nuevo arresto del dictador, cuando faltan quince días para la segunda vuelta de las presidenciales. Los diarios se burlaban describiendo los espeluznantes detalles sobre la espectacular caída en desgracia de Mubarak.

De acuerdo con el diario independiente Al Shorouk, Mubarak, quien fue sentenciado el sábado a vivir en prisión por complicidad en el asesinato de cientos de manifestantes durante el levantamiento contra su mandato, se desmayó tres veces después de arribar a la prisión de Tora, una institución que es reconocida por alojar detenidos políticos que han caído por oponerse al gobierno.

El medio dijo que tomó tres horas convencer a Mubarak de dejar el helicóptero que lo había llevado a la prisión. Citando una fuente anónima, informó que el ex presidente perdió el conocimiento después de que las autoridades de la cárcel se negaran a concederle el acceso a los médicos que tenía en el anterior hospital militar.

Según las versiones, acompañado por los guardiacárceles, en algún momento el dictador gritó “estoy agobiado”. Antes había preguntado en voz alta cómo habiendo sido comandante de la armada egipcia era tratado como un delincuente común. Después de haber sido transferido a la prisión del hospital, la fuente informó sobre la exaltación de Mubarak cuando fue presentado con su uniforme de prisión por un guardia. “Mubarak se veía mal y comenzó a exaltarse”, exclamó la fuente. “Les exigió a los médicos de la prisión que no lo obligaran a usarlo.”

El diario Al Wafd, la publicación oficial del partido liberal Al Wafd, relató que Mubarak insistió en estar autorizado a usar su propio pijama azul y después rápidamente les dijo a todos los enfermeros de la prisión que se alejaran de la cabecera de su cama. Bajo un creativo título, “Mubarak: el presidente de la República de Tora”, el diario informó que él “trató de negociar con la administración de la prisión” como si todavía fuese el líder de Egipto.

Las noticias llegan cuando Egipto se prepara para la ronda final de las elecciones presidenciales, programadas para el 16 y 17 de junio. Hay dos candidatos que se pelean para convertirse en el primer presidente electo de Egipto: ambos comandan un electorado fiel, pero inspiran un profundo odio entre sus oponentes. Los Hermanos Musulmanes y su aspirante Mohamed Morsi han tratado de aliviar los miedos de los egipcios laicos prometiéndoles defender a los cristianos y proteger los derechos de las mujeres, pero muchos activistas acusaron a su organización de tener una agenda oculta. Su contrincante, Ahmed Shafiq, es admirado por aquellos que desean un hombre fuerte por encima de todo. Claro, Shafiq fue primer ministro del dictador caído en desgracia.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Traducción: Romina Lascano.

Compartir: 

Twitter
 

Mubarak fue sentenciado a cadena perpetua.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.