ECONOMíA › EL EMPLEO INFORMAL SE MANTIENE EN 34,5 POR CIENTO

No registra, no contesta

Tras un fuerte recorte entre 2003 y 2010, cuando bajó del 49 al 36 por ciento, el empleo “en negro” permaneció prácticamente en una tasa constante del 34,5 por ciento entre 2011 y 2013.

La tasa de empleo informal fue de 34,5 por ciento en el segundo trimestre de este año, al computar un nivel idéntico al del mismo período de 2012 y 2011, al tiempo que en 2010 había sido de 36,5 por ciento. Así lo informó ayer el Indec al publicar información complementaria a la Encuesta Permanente de Hogares. Estas cifras marcan un estancamiento en la disminución de la ocupación no registrada, tras el avance del período 2003-2010, cuando la informalidad pasó de 49 a 36 por ciento. El Ministerio de Trabajo lanzó la semana pasada un Plan Integral de Combate al Trabajo No Registrado, presentado ante empresarios y sindicatos con el objetivo de acelerar los tiempos de la reducción del empleo en negro. La medida apunta a una mayor fiscalización y a incentivar el blanqueo en microempresas.

La construcción, la industria textil, el trabajo doméstico, el comercio, la hotelería y gastronomía son algunas de las actividades más afectadas por la informalidad. Firmas pequeñas que operan en estos sectores alcanzan a tener siete de cada diez empleados en negro. También empresas medianas registran elevadas tasas de precariedad laboral. En el país, la cantidad de ocupados no registrados no es menor. Con una población económica activa (habitantes en condiciones de trabajar) de alrededor de 18 millones de personas, el número de empleados sin aportes jubilatorios alcanza a más de 4 millones de personas (34 por ciento del total).

Las tensiones que existen para reducir este núcleo duro del trabajo no registrado llevaron al Gobierno a través de la cartera laboral a presentar un plan para atacar la problemática. El programa implica la creación de un registro de empleadores infractores y una unidad de fiscalización para tercerización fraudulenta. También el fortalecimiento de las capacidades para inspeccionar y la implementación de incentivos a microempresarios a través de reducciones fiscales.

En cuanto al informe socioeconómico del Indec, existen otros datos relevantes del mercado laboral. Mientras que el desempleo fue del 7,2 por ciento, la tasa asciende al 8,4 por ciento si se considera la población femenina y desciende al 6,4 por ciento en la masculina. La desocupación entre mujeres menores a 29 años fue del 17,3 por ciento, mientras que en los hombres menores de esa edad alcanzó al 13,1 por ciento.

Volviendo al empleo no registrado, se observan diferencias relevantes en función de los espacios geográficos del país. El Norte argentino continuó siendo la zona más afectada. La Patagonia, en cambio, computó los niveles más altos de formalidad laboral. Las principales tasas de trabajo en negro por localidades fueron las siguientes.

n En el Noroeste, la tasa de informalidad ascendió al 43,3 por ciento, en donde el conglomerado Gran Tucumán-Tafí Viejo registró el nivel máximo de empleo en negro, con un 45,9 por ciento. En la lista siguió Salta, con 44 por ciento; Santiago del Estero-La Banda, con 43 por ciento; La Rioja, 42,3; Jujuy-Palpalá, 39,9, y Gran Catamarca, 36,9 por ciento.

n En el Nordeste, el empleo informal alcanzó el 43 por ciento. En esta zona, el conglomerado urbano de Corrientes marcó un nivel de precariedad laboral del 46,8 por ciento. A continuación se ubicaron Gran Resistencia, con 43,5 por ciento; Formosa, con 43 por ciento, y Posadas, con 38,2 por ciento.

n En el Gran Buenos Aires, la informalidad fue de 34,5 por ciento. Mientras que en la Capital Federal la cifra fue de 21,6 por ciento, en los partidos del conurbano ascendió a 39,1 por ciento.

n En la Región Pampeana, los asalariados sin descuento jubilatorio alcanzaron el 31,5 por ciento de la población activa. La mayor tasa de trabajo en negro se registró en Concordia, con 41,7 por ciento. En el recuento siguieron Mar del Plata-Batán, con 28,2 por ciento; Gran Córdoba y Gran Rosario, 32,5; Río Cuarto, 31,7; Bahía Blanca-Cerri, 30,6; Gran Paraná, 29,2; Gran La Plata, 28,3; Gran Santa Fe, 28,2, y Santa Rosa-Toay, con 18,5 por ciento.

n En la zona patagónica, la informalidad ascendió al 18,9 por ciento. El detalle por conglomerados evidenció que en Rawson-Trelew hubo 29,1 por ciento de empleo no registrado. En Viedma-Carmen de Patagones, la tasa fue de 25,7 por ciento; en Neuquén-Plottier, 19,6 por ciento; en Río Gallegos, 14,7; en Ushuaia-Río Grande, 13,6 por ciento, y en Comodoro Rivadavia-Rada Tilly, 12,9 por ciento.

Informe: Federico Kucher.

Compartir: 

Twitter
 

El empleo no registrado tiene como principal escenario las empresas chicas.
Imagen: efe
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.