ECONOMíA › EL GOBIERNO RECIBIó POR SEPARADO A TOYOTA, FIAT, FORD, GENERAL MOTORS Y VOLKSWAGEN

Avanza el acuerdo con las automotrices

Las firmas presentaron sus proyecciones de producción, exportaciones e importaciones. También la necesidad de divisas. En función de esa información, se “repartirá” la cuota de los 100 millones de dólares mensuales.

El Gobierno volvió a recibir a las empresas automotrices para delinear la segunda etapa del plan Pro.Cre.Auto y definir la disponibilidad de divisas para la importación de partes y piezas. Ayer el secretario de Planeamiento Estratégico Industrial, Horacio Cepeda, analizó la situación junto a los empresarios de Toyota, Fiat, Ford, General Motors y Volkswagen. Fueron reuniones por separado que funcionaron como una continuidad de los lineamientos trazados en los encuentros del viernes. Allí se definió que el sector podrá acceder a 100 millones de dólares por mes para afrontar su desbalance comercial y que a cambio las firmas no aplicarían medidas de suspensión ni despidos. Además, se comprometieron a mejorar la logística y su propia predisposición para que el Pro.Cre.Auto marche sobre ruedas. Los empresarios presentaron sus proyecciones de mercado y necesidades de divisas para avanzar con el reparto de esos 100 millones.

La primera fase del programa oficial de mejora en las condiciones financieras para comprar autos termina el 24 de este mes. Desde su lanzamiento, a fines de junio, fueron aprobados por parte del Banco Nación (BNA) más de 17 mil solicitudes por un monto total de 1600 millones de pesos. Sin embargo, las operaciones efectivizadas suman unas 12 mil, por un total de 1130 millones. La diferencia en parte se explica por una demora de las concesionarias en entregar las unidades por encima de los plazos previstos por Pro.Cre.Auto, algo que el Gobierno criticó en los últimos días. Pero, además, hubo muchas quejas de consumidores por no haber podido avanzar en el crédito por “falta de stock”. De hecho, en el BNA se presentaron 31 mil solicitudes. Algunas no habrán calificado por falta de condiciones, otras por el “efecto desaliento” de las propias empresas.

“Habrá que ver las razones de los faltantes, pero lo objetivo e incuestionable es que no hay suficiente producto para abastecer la demanda del Pro.Cre.Auto. En especial, detectamos problemas con el Renault Clio, el Fiat Palio y el Chevrolet Agile”, señaló a este diario Rubén Beato, secretario general de Acara, entidad que agrupa a los concesionarios de todo el país. El Gobierno vincula el faltante con una supuesta mala predisposición de las empresas. Las automotrices, en tanto, admiten que hubo errores de cálculo porque se pusieron a disposición modelos cuya demanda superó la capacidad de producción. La primera etapa del programa termina el miércoles 24. Se extenderá hasta fin de año, pero con otra lista de modelos y también distintos precios. “Este tipo de medidas son más efectivas cuando están terminando, porque la gente se apura por si después no consigue el precio o el modelo que desea ahora. Esperamos vender 20 mil autos en la primera etapa del plan”, agregó Beato. Además, indicó que los concesionarios no exigirán cambios en los gastos de alistamiento “salvo que las automotrices suban los fletes”.

Ayer el Gobierno recibió a Toyota, Fiat, Ford, General Motors y Volkswagen, con lo que cerró, con las reuniones del viernes, la ronda de encuentros con las automotrices. Las firmas, por separado, presentaron sus proyecciones de producción, exportaciones e importaciones para lo que resta del año. También la necesidad de divisas y la participación de mercado. En función de toda esa información se “repartirá” la cuota de los 100 millones de dólares mensuales para afrontar el déficit comercial del sector. El premio de las divisas engloba una paradoja. Toyota, por ejemplo, es superavitaria, pero necesita los dólares para llevar a cabo su inversión, mientras que otras son deficitarias y los requieren para operar. Las divisas deben repartirse entre la que se porta bien y la que no, pero que de negárselas quedaría afectada la producción y el empleo.

Para definir los nuevos precios del Pro.Cre.Auto, las empresas tendrán que presentar la variación de sus costos. También resta definir quiénes seguirán en el plan. Se espera que en general las firmas continúen, aunque hay chances de que Toyota no lo haga, porque está vendiendo bien fuera del plan. La situación del sector no es como en junio, cuando casi todas las firmas mantenían suspensiones. En el Gobierno marcan que “las que peor están son las que no invirtieron en el último tiempo. Tienen modelos algo desactualizados que no venden con facilidad ni acá ni en Brasil”. En Acara piensan que “nadie se quiere quedar afuera del plan. De entrada no parecía tan creíble, pero ahora el mercado está despertando. Esperamos vender para fin de año un total de 650 mil unidades. Y si el plan anda muy bien, 700 mil”.

Compartir: 

Twitter

Para definir los nuevos precios del Pro.Cre.Auto, las firmas tendrán que detallar la variación de sus costos.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.