ECONOMíA › EL GOBIERNO RECIBIó A LA CúPULA FABRIL

La UIA bajó decibeles

Los funcionarios aclararon las inquietudes referidas a los acuerdos con China. “Yo me voy muy conforme”, aseguró Méndez.

“Yo me voy muy conforme de la reunión, nos permitió aclarar las dudas que teníamos”, expresó ayer el titular de la Unión Industrial (UIA), Héctor Méndez, al finalizar una reunión en la Casa Rosada. Un grupo de directivos de la cámara patronal fueron recibidos al mediodía por los ministros de Economía, Planificación, Industria, Trabajo y el jefe de Gabinete. Los funcionarios evacuaron los cuestionamientos e inquietudes que esos empresarios presentaron a los acuerdos firmados entre Argentina y China. Los asesores de la central fabril y los equipos técnicos de las distintas carteras continuarán aclarando dudas sobre los detalles del convenio, sin embargo el convite de ayer ofició de clausura para el último cruce entre los hombres de negocios encabezados por el grupo Techint y el Gobierno.

Desde que CFK volvió de su visita a Beijing, donde se reunió con su par chino Xi Jinping, un grupo de directivos de la UIA arremetió contra los acuerdos. Los directivos de la entidad argumentaban que el convenio marco firmado con el gigante asiático “brinda condiciones preferenciales al Estado chino y sus empresas” en detrimento de las firmas nacionales. Durante la audiencia realizada ayer en el despacho de la Jefatura de Gabinete, las preocupaciones empresarias estuvieron concentradas en dos artículos del acuerdo marco firmado con China. El titular de la UIA llegó a Casa de Gobierno acompañado por Luis Betnaza (Techint) y Miguel Acevedo (AGD), representantes de la facción que motorizó las críticas al convenio.

Los directivos de la central empresaria plantearon a los funcionarios sus dudas sobre el artículo 5 del texto que ya recibió media sanción del Senado y habilita la adjudicación directa de proyectos de infraestructura a firmas chinas que ofrezcan financiamiento excluyendo de la provisión de bienes a las industrias locales. Su segunda preocupación es el artículo 6: desde su interpretación habilitaría la posibilidad de “contratar mano de obra de origen chino en las mismas condiciones de los nacionales, desplazando por tanto al trabajo argentino”. “El texto del acuerdo repite casi textualmente convenios con España e Italia firmados durante el gobierno de Alfonsín en 1987 y 1988 que no violan la legislación laboral vigente ni para las contrataciones del Estado. Son acuerdos estándar”, detalló el titular del Palacio de Hacienda, durante una conferencia de prensa que ofreció junto con Méndez al finalizar el encuentro del que también participaron el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich; el ministro de Planificación, Julio De Vido; el titular de Trabajo, Carlos Tomada, y la responsable de Industria, Débora Giorgi.

A cargo de las precisiones técnicas, Kicillof compartió con los empresarios algunas estimaciones de los “efectos positivos” sobre el empleo y la industria local. El equipo económico considera que la alianza estratégica Argentina-China permitirá incrementar la capacidad productiva del país en 3,3 puntos porcentuales entre 2015 y 2018. Eso significa, explicó el funcionario, la creación de aproximadamente 250 mil puestos de trabajo. “No les estamos dando a los chinos nada que no se encuentre ya previsto en la legislación nacional, las mismas disposiciones están vigentes para tratados con otros países”, transmitió Kicillof a los empresarios de la UIA. No todos los empresarios comparten la posición de Techint, el holding que encabeza Paolo Rocca, directivos como Juan Carlos Lascuarin (Adimra) y José Urtubey (Tapebicuá-Celulosa Argentina) respaldaron la iniciativa.

“Cuesta entender que cuando se va a ser beneficiario de algo, se escupa el asado”, lanzó el miércoles la presidenta Cristina Fernández de Kirchner al rechazar las críticas impulsadas por la UIA a los acuerdos firmados con China. La mandataria apuntó a intereses políticos de Techint como responsable de la embestida. En la misma línea, Kicillof atribuyó ayer las “dudas” instaladas sobre los convenios a “algunas operaciones de prensa, que no queremos atribuir ahora a nadie en particular, pero que hemos observado, con el objetivo de poner en duda acuerdos que son básicamente estándar, normales y que no violan la legislación”.

“Necesitamos que nuestro empresariado no sólo se exprese sobre esto y esté conforme con lo que ha firmado. Si es posible, esperamos de nuestros empresarios argentinos que acompañen esto con más inversión, con más trabajo, con más industria nacional, como hemos hecho en estos once años. Esto es simplemente un paso más en la vinculación con una potencia tan importante como lo es China para seguir avanzando en la senda del desarrollo con inclusión social”, expresó Kicillof. “Para evacuar todas las inquietudes que surjan sobre los detalles del acuerdo pusimos funcionarios técnicos a disposición de la UIA para que se reúnan la próxima semana”, sostuvo el funcionario. “Acá se demuestra la buena voluntad que ponen las partes en el hecho de poder dialogar y mandar gente que explique, no a mí, sino a los que saben”, finalizó Méndez.

Compartir: 

Twitter
 

Tomada, De Vido, Kicillof y Giorgi junto al titular de la UIA, Héctor Méndez.
Imagen: DyN
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.