ECONOMíA › LA FEDERACION AGRARIA VALORO LA AMPLIACION DEL REGIMEN DE COMPENSACION PARA LOS TAMBEROS

Lecheros con el Estado de su lado

El Gobierno había anunciado la extensión del subsidio a pequeños y medianos productores lecheros. La continuidad de condiciones desfavorables en el mercado mundial genera preocupación. FAA aplaudió la medida, “necesaria para sobrellevar la situación”.

 Por Sebastián Premici

“Las medidas que amplían el mecanismo de compensación para los pequeños y medianos productores sirven para sobrellevar la difícil situación que estamos atravesando, provocada por la baja del precio internacional y las pocas negociaciones que se vienen realizando para colocar la producción nacional.” Así lo manifestó la directora de la Federación Agraria, Marisa Boschetti, quien destacó la decisión de extender los recursos directos al 97 por ciento de los tamberos, que representan el 82 por ciento de la producción. Estas medidas se enmarcan en un conjunto más amplio de políticas para los pequeños y medianos productores, aplicadas desde marzo en consenso con la actual dirigencia de la Federación Agraria. “Ante el momento que atraviesa la actividad a nivel global –con una fuerte caída del valor de la materia prima–, estamos luchando para seguir adelante. Y uno de los pasos necesarios en este camino es el de generar nuevas propuestas para el sector. Por ello es que estamos participando con nuestras propuestas en la mesa técnico-política, en la que hay presencia de todos los actores de la lechería”, indicaron los federados a través de un comunicado.

Más allá de la compleja coyuntura, con una baja de 65 por ciento en el precio internacional de la leche en polvo, y una retracción económica de los principales socios locales, la situación dista de la crisis de 2002, cuando los tambos cerraban diariamente y los campos eran rematados. En 2002 existían 15.250 establecimientos, según el Censo Nacional Agropecuario, mientras que para 2008 fueron registrados 10.922 establecimientos, según datos del Senasa. La cantidad de vacas distribuidas entre los establecimientos se mantuvo casi invariable (3,51 millones en 2002 y 3,49 millones en 2014), lo que contribuye a afirmar la idea de que lo que ocurrió fue un proceso de concentración. La cantidad de establecimiento (empresas) en 2014 fue contabilizada en 10.424, es decir 498 menos que en 2008, mientras que las unidades productivas se mantuvieron en el orden de las 11.500. Es decir, no hubo una variación en el espacio físico destinado a esta actividad, aunque sí se acentuó la concentración. Este es un fenómeno post estallido de la convertibilidad y por la ampliación de la frontera agropecuaria.

Desde 2003 hasta la actualidad, la producción láctea tuvo un incremento de 32 por ciento, un valor relativamente menor al resto de las producciones del sector agrícola-ganadero. Sin embargo, en el período 2002-2014, el volumen de exportaciones de productos lácteos en toneladas creció un 73 por ciento y el ingreso por ventas al exterior aumentó un 430 por ciento en dólares. El diferencial puede explicarse por el incremento del precio promedio obtenido por tonelada, calculado en un 206 por ciento.

En 2003, se registraron los valores más bajos en cuanto a exportaciones, con un total de 164 mil toneladas y 289 millones de dólares. Al año siguiente, el volumen exportado creció un 64 por ciento (277 mil toneladas) y los valores exportados aumentaron un 88 por ciento (624 millones de dólares). Durante el período 2007 y 2008, el volumen de venta al extranjero bajó significativamente, aunque los ingresos en dólares tuvieron un incremento. A partir de 2011, ocurrió un nuevo crecimiento de los volúmenes exportados, del orden de un 42 por ciento respecto al año anterior (450 mil toneladas) y un aumento del monto del 66 por ciento (1758 millones de dólares). El período 2012-2014 observó una disminución de los volúmenes exportados y una caída en el ingreso de divisas (370.233 toneladas exportadas por 1649 millones de dólares).

Según explicó anteayer el ministro de Economía, Axel Kicillof, el precio al productor está sufriendo actualmente presiones a la baja “impulsadas mayormente por las empresa exportadoras”. Por eso, el Régimen de Recomposición del Pequeño Productor Lechero tiene por objetivo saldar las asimetrías con los actores más fuerte de la cadena, los exportadores, a favor del primer eslabón de la producción.

Compartir: 

Twitter
 

La cantidad de tambos disminuyó, pero no las vacas en producción, lo cual denuncia el proceso de concentración.
Imagen: Pablo Añeli
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.