ECONOMíA › TIRONEOS POR LOS DESPACHOS EN ECONOMIA

El juego de las sillas

 Por Fernando Krakowiak

Los ministros de Mauricio Macri juraron ayer por la tarde en el Museo del Bicentenario, pero desde temprano gente de su confianza comenzó a desembarcar en las que serán sus oficinas. Como era de esperar, el flamante titular de la cartera de Hacienda y Finanzas Públicas, Alfonso Prat-Gay, se instalará en el quinto piso del ahora ex Ministerio de Economía, donde hasta el miércoles estuvo Axel Kicillof, pero el interrogante principal era quién ocuparía el piso once donde trabajó el ministro de Planificación, Julio De Vido, ya que su cargo fue disuelto. En un primer momento se especuló con que pudiera ser el titular de la cartera de Energía y Minería, Juan José Aranguren. Pero el que plantó bandera primero es Francisco Cabrera (foto), ministro de Producción y hombre de confianza de Macri.

Cabrera iba a ocupar la oficina de Débora Giorgi en el sexto piso del ministerio, pero el lugar no lo convenció y al final su gente se decidió por el despacho de De Vido, quien ocupó el piso once durante 12 años y medio, primero con Néstor y luego con Cristina Kirchner. Durante el gobierno de Fernando de la Rúa, el entonces ministro de Infraestructura Nicolás Gallo se quedó con ese piso y armó allí su bunker. Cuando Duhalde asumió la presidencia, ese espacio lo heredó Hugo Toledo, hombre de confianza del bonaerense, quien en los hechos se hizo cargo de la Secretaría de Obras Públicas, aunque formalmente figuraba sólo como asesor de la Presidencia. Con Toledo empezó su carrera política el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, quien fue su secretario y estuvo casado con una de sus hijas. Luego de Toledo, llegó Julio De Vido, hombre de confianza de Néstor Kirchner, quien llegó a tener más poder que la gran mayoría de los ministros de Economía que pasaron por el quinto piso. Ahora ese lugar parece que será para Cabrera, un mendocino de 60 años que se venía desempeñando como ministro de Desarrollo Económico de la Ciudad y presidente de la Fundación Pensar, el think tank macrista.

Aranguren, quien se quedó sin el piso once, tampoco irá al octavo piso, donde venía funcionando la Secretaría de Energía, sino al sexto, donde estaba Giorgi. A su vez, Guillermo Dietrich, ministro de Transporte, ocupará el piso doce, donde estaba la Secretaría de Transporte.

Parte de las funciones del disuelto Ministerio de Planificación las absorberá la cartera de Interior, Obras Públicas y Vivienda, conducida por Rogelio Frigerio. Bajo ese ministerio quedará la Secretaría de Obras Públicas, donde será designado Daniel Chain, el hasta ahora ministro de Desarrollo Urbano del ministerio porteño, quien además se hará cargo de Aysa. Frigerio también suma la Secretaría de Vivienda, donde asumirá Domingo Amaya, ex intendente de San Miguel de Tucumán por el Frente para la Victoria, quien en mayo de este año se pasó a la oposición y terminó siendo candidato a vicegobernador de Tucumán, acompañando en la fórmula a Juan Manuel Cano. Cano perdió la elección, pero el macrismo también lo recompensó designándolo al frente de la Unidad Belgrano, que tendrá a su cargo un plan de obras públicas para el noroeste del país. Todavía no está claro como se complementará esa flamante Unidad con la actividad que lleve adelante la Secretaría de Obras Públicas. Algunas fuentes señalan que el encargado de coordinar las tareas desde las sombras será Nicolás Caputo, amigo íntimo de Macri, principal consejero del flamante presidente y contratista del gobierno porteño durante los últimos años a través de la firma SES.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.