ECONOMíA › PAUL WOLFOWITZ NO CAERIA POR IRAK Y SI POR SU NOVIA

En el banquillo mundial del amor

En medio de los fuertes cuestionamientos a su gestión y las versiones sobre una inminente dimisión, Paul Wolfowitz, titular del Banco Mundial, recibió el respaldo de George Bush. “El presidente confía en Paul Wolfowitz y en su trabajo”, señaló la portavoz de la Casa Blanca, en lo que fue el principal mensaje de alivio a la complicada situación que atraviesa el banquero. El consejo directivo del BM analizará el conflicto en las próximas horas, muy probablemente a partir de pasado mañana, una vez que finalice la Asamblea de Primavera del Fondo Monetario y del Banco Mundial, que se realiza en Washington.

Wolfowitz admitió haber cometido “un error” al favorecer a su novia, Shaha Alí Raza, al conseguirle un ascenso y un incremento salarial en el Banco Mundial y luego una promoción para que la mujer trabaje en el gobierno de los Estados Unidos, a partir de septiembre de 2005. Como funcionaria del Departamento de Estado, Alí Raza tiene un sueldo de 193.000 dólares, un monto superior al que percibe la número uno de esa dependencia, Condoleezza Rice. Todo gracias a su novio. Ayer, Raza se defendió. Dijo que fue “victimizada” y que ella se había opuesto a los beneficios. El caso puso en aprietos a Wolfowitz, quien desde su designación había sido cuestionado por quedar al frente de una institución multilateral que tiene como objetivo la eliminación de la pobreza a nivel global.

El caso convulsionó la Asamblea del FMI y el BM. A tal punto que el Consejo Ejecutivo del Banco Mundial se vio obligado a emitir un comunicado en el cual se aseguró que actuará “con celeridad” para alcanzar “una conclusión o posibles medidas”. Se espera que la resolución se tome una vez finalizado el encuentro en Washington. Un intento de enfriar el escándalo.

Wolfowitz, ex subsecretario de Defensa de los Estados Unidos, tiene varios frentes abiertos que no lo ayudan en este conflicto. Como férreo defensor de la invasión estadounidense a Irak, la oposición demócrata es muy crítica del funcionario. Tampoco mantiene una buena relación con los agentes del BM. La Asociación de Empleados, que representa a los alrededor de 10.000 trabajadores del organismo, denunció que la mejora salarial de Raza significa más del doble de lo que fijan las reglas de la institución.

Varias organizaciones no gubernamentales reclamaron ayer la renuncia de Wolfowitz. “El caso tiene serias implicaciones para la credibilidad del Banco Mundial y su capacidad de hacer su trabajo”, sostuvo Oxfam, una de las ONG internacionales más reconocidas. Por su parte, el Comité para la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo pidió “la renuncia del presidente del Banco Mundial”, ya que es incongruente que lance una campaña contra la corrupción y, a los pocos días, se conozca semejante escándalo”.

También en el plano internacional, el ministro brasileño de Hacienda, Guido Mantega, deslizó una crítica a Wolfowitz, al preguntarse si éste tendrá “las condiciones morales” para mantenerse en el cargo. Sus colegas europeos fueron cautos. Coincidieron en que, antes de emitir una opinión, habrá que esperar la resolución del Comité Ejecutivo del BM. Hay que recordar que el cargo de presidente del BM es designado por el gobierno estadounidense. Mientras tanto, Raza se despegó del escándalo. Dijo que se había opuesto a recibir los beneficios. Aseguró que su traslado al Departamento de Estado con un salario más elevado, promovido por su pareja, fue “contrario a sus deseos”. Y dijo ser “víctima de los más despiadados ataques públicos”.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.