ECONOMíA › OPINION

La tierra en el cielo

 Por Marcelo Zlotogwiazda

Cuando era ministro de Economía, Roberto Lavagna solía responder a las quejas de los hombres de campo con datos sobre el valor de la tierra, que pese a las retenciones que él había impuesto venía aumentando a zancadas. Era un argumento simple y contundente para aplacar las airadas y acostumbradas protestas de la dirigencia agropecuaria: si un activo aumenta de precio es porque tiene buena demanda, y si tiene buena demanda es porque su rentabilidad actual y su rentabilidad esperada son favorables. Ahora que es candidato a presidente opositor, Lavagna se pavonea por la Exposición Rural de Palermo con propuestas seductoras para el auditorio, como desgravaciones impositivas y eliminación de restricciones a la exportación de carne. Pero aquel argumento del Lavagna ministro contra el enojo telúrico es ahora mucho más sólido que entonces, aunque a él le convenga no hablar del asunto.

Según estadísticas de la Compañía Argentina de Tierras S. A., el valor de los campos mantuvo en el último año y medio la empinada e incesante tendencia ascendente que venía de antes:

u Una hectárea en la zona triguera de Tres Arroyos y Necochea se comercializa a 4000 dólares, cuatro veces y media el precio de enero de 1995, dos veces y media el precio promedio de los últimos diez años, y casi el doble de cuando Lavagna cesó como ministro.

u ¡¡¡Una hectárea en la zona maicera de Pergamino, Rojas y Salto se vende a 9500 dólares!!! Es un 350 por ciento más que en enero de 1995, un 100 por ciento más que el promedio de los últimos diez años, y un 35 por ciento por arriba de cuando se fue Lavagna.

Alguien podría acotar que la Sociedad Rural Argentina que ayer expresó su bronca por boca de Luciano Miguens representa los intereses ganaderos, que por cierto no es una actividad que atraviese la prosperidad de la agricultura. Que la representatividad de la SRA sea sólo ganadera es una cuestión discutible. Además, Confederaciones Rurales Argentinas seguramente comparte el discurso de ayer. Lo que no es discutible son los valores de las tierras destinadas a la ganadería. Según la fuente ya citada:

u El valor de la hectárea de cría ganadera en la zona de Tapalqué, Rauch, Maipú y Dolores es ahora de 1500 dólares, lo que equivale a cuatro veces el precio de enero de 1995 o dos veces y media el precio promedio del último decenio.

u La hectárea para invernada en Villegas y Trenque Lauquen cotiza a 4700 dólares, el quíntuple que a mediados de la Convertibilidad y dos veces y media el promedio de los últimos diez años.

La acusación de ayer al Gobierno por pretender “esconder” la inflación tiene mucho en qué apoyarse. La caracterización de “dañinos y contraproducentes” para los controles de precios de la carne es a esta altura, y Moreno mediante, una manifestación atendible. El ataque al “gasto público improductivo” ya es un clásico de la derecha.

Lo que resulta inadmisible es que todo eso sea dicho como si el precio de la tierra no estuviera por el cielo.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.