ECONOMíA › EL GOBIERNO ANUNCIO UN AUMENTO DEL 40 POR CIENTO A LOS SUBSIDIOS POR HIJO

A procrear que suben las asignaciones

Trabajadores en relación de dependencia y jubilados recibirán con el próximo sueldo una mejora en las asignaciones familiares por hijo, hijo discapacitado y prenatal. Son 100 millones de pesos mensuales, que benefician a más de 3 millones de hijos. Suben las escalas y el tope para percibirlas pasa de 3000 a 4000.

 Por David Cufré

El Gobierno anunció ayer un aumento del 40 por ciento en promedio de las asignaciones familiares por hijo, hijo discapacitado y prenatal. A la vez, elevó el tope para percibirlas de 3000 a 4000 pesos de salario bruto. La medida beneficia a casi 3 millones de hijos de trabajadores activos y a 110 mil hijos de jubilados y pensionados. Es el segundo incremento del año, después de otro aplicado en enero. En esta oportunidad quedaron afuera las asignaciones por matrimonio, nacimiento y adopción, que son las que se pagan una única vez. Anses liberará el dinero a partir del 1º de septiembre, a fin de que la mejora se haga efectiva con la próxima liquidación de haberes, correspondiente al sueldo de agosto. Representa 100,6 millones de pesos mensuales y 402,4 millones hasta fin de año, que robustecerá el poder de compra de asalariados con ingresos bajos y medios.

La medida cierra el círculo a la política de ingresos que se fijó el Gobierno para este año, que incluyó un ajuste del salario mínimo de 800 a 980 pesos, dos aumentos de jubilaciones por un total de 27 por ciento y la suba del mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias para los trabajadores con sueldos medios y altos. Es una política que calza con un contexto de fuerte crecimiento económico y tensiones inflacionarias. En el plan de apuntalar los ingresos de los distintos sectores, al Gobierno se le escabullen los trabajadores que se desempeñan “en negro”, que representan nada menos que el 40 por ciento del total. Tampoco mejoró el subsidio del Plan Jefas y Jefes de Hogar, que alcanza a 480 mil personas y sigue siendo de 150 pesos mensuales.

Sobre esos dos universos, que abarcan a los sectores más desprotegidos, la política oficial muestra un rezago en los resultados exitosos respecto de los demás grupos. La informalidad laboral descendió de 49 a 40 por ciento, pero está muy lejos del 28 por ciento de principios de los ’90 y del 20 por ciento promedio de la década del ’80. Los sueldos de los trabajadores en “negro” vienen subiendo como consecuencia de los incrementos del salario mínimo, pero siguen siendo 60 por ciento inferiores a los de quienes se desempeñan en relación de dependencia. A ellos, el aumento de las asignaciones familiares les pasa por el costado. En cuanto a los beneficiarios de planes sociales, más de un millón de personas lograron la reinserción laboral o su migración a otros programas con mejores prestaciones, pero todavía 500 mil personas permanecen en el Jefas y Jefes.

La suba en el tope para cobrar asignaciones estiró su cobertura en 180 mil hijos de trabajadores activos y jubilados. Ahora son 2.977.077 hijos de empleados en relación de dependencia y 110 mil hijos de jubilados y pensionados. El límite para recibirlas saltó de 3000 a 4000 pesos, pero también se modificaron las escalas intermedias. A partir de ahora, las asignaciones por hijo y prenatal quedan del siguiente modo:

- Para los sueldos de 100 a 2000 pesos son 100 pesos por hijo. La escala anterior iba de 100 a 1700 pesos y el subsidio era de 72 pesos.

- Para los sueldos de 2001 a 3000 pesos son 75 pesos por hijo. La escala anterior iba de 1700 a 2200 pesos y el subsidio era de 54 pesos.

- Para los sueldos de 3001 a 4000 pesos son 50 pesos por hijo. La escala anterior iba de 2200 a 3000 pesos y el subsidio era de 36 pesos.

- La asignación familiar por hijo discapacitado sigue siendo equivalente a cuatro veces el valor de la asignación por hijo. Con lo cual, el subsidio pasa de 288 a 400 pesos en la primera escala, de 216 a 300 pesos en la segunda y de 144 a 200 pesos en la tercera.

- Entre los beneficiarios de las asignaciones figuran los que perciben el subsidio por desempleo y la pensión por haber sufrido algún accidente laboral.

El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, destacó que se trata del cuarto aumento de asignaciones familiares otorgado por el actual Gobierno. El nuevo ajuste determina que los beneficios por hijo, hijo discapacitado y prenatal trepen en total 150 por ciento desde mayo de 2003. El dato busca acallar eventuales críticas que vinculen la medida a la campaña electoral. El titular de Anses, Sergio Massa, apuntó que el incremento es financiado con recursos genuinos de la seguridad social y que el superávit del organismo le permite garantizar su financiamiento este año y el próximo. El funcionario destacó además que el 80 por ciento de los trabajadores cobra las asignaciones en forma directa. Es decir, Anses le deposita el importe correspondiente en la cuenta bancaria donde recibe su sueldo. Esto se hizo para frenar maniobras de elusión impositiva que ocasionaron severos daños a las cuentas del organismo en la década pasada.

Miguel Peirano, ministro de Economía, que compartió el anuncio con los otros funcionarios y el jefe de la CGT, Hugo Moyano, señaló que la medida “se enmarca en la lógica de las decisiones económicas de favorecer la recuperación del poder adquisitivo, dinamizar el consumo y lograr que el crecimiento económico tenga impacto directo en los trabajadores”.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.