ECONOMIA

Esta vez, la suba del transporte de pasajeros parece que no es boleto

Fuentes oficiales y empresarias coinciden en que está avanzada la decisión de aplicar un aumento, a partir de enero, en el pasaje del autotransporte de pasajeros, trenes y subterráneos.

 Por Fernando Krakowiak

Las tarifas de los servicios de transporte público aumentarán con un piso del 20 por ciento a partir del 1º de enero del año próximo. El boleto mínimo de colectivo pasará de 75 a 90 centavos; el viaje en subte subirá de 70 a 90 centavos, y el pasaje más barato de tren se incrementará de 55 a 65 centavos. Fuentes oficiales informaron a Página/12 que la medida será formalizada en las próximas horas mediante una resolución del Ministerio de Planificación e implicará el primer incremento desde diciembre de 2000 para el área metropolitana bonaerense.

Los empresarios del sector indicaron ayer que desde hace varios meses vienen trabajando con la Secretaría de Transporte en una propuesta para salir del congelamiento tarifario. “No tenemos información oficial sobre un aumento de tarifas pero no es novedoso, porque ya veníamos hablando de este tema, sólo falta la decisión del Gobierno. Sería lógico el aumento”, sostuvo el titular de la Cámara Empresaria Autotransporte de Pasajeros, Daniel Millaci.

Alberto Crespo, titular de la Cámara Empresaria de Transporte Urbano de Buenos Aires, también se manifestó a favor de una suba. Sin embargo, sostuvo que para compensar los subsidios que recibe el sector y reducir el desequilibrio que le produce tributar IVA de 10,5 por ciento sin poder descargar el crédito fiscal, “la tarifa tendría que ser de 2 pesos”.

El defensor del Pueblo de la Nación, Eduardo Mondino, sostuvo, en cambio, que en las actuales condiciones el aumento en las tarifas de transporte público “es un premio a la ineficiencia de los operadores”. “Hemos advertido en reiteradas oportunidades que este sistema de transporte de pasajeros, tanto urbano como interurbano, presenta un cuadro de absoluta crisis de tipo institucional, funcional y estructural. Para nosotros, cualquier modificación tarifaria debe tener lógica y razonabilidad, si no se torna absolutamente injusta para los usuarios”, afirmó.

Hasta el momento, el Gobierno evitó la suba de tarifas otorgando subsidios a las compañías de transporte, los cuales se fueron incrementando de manera sostenida. En 2003 el monto girado fue de 760 millones de pesos, mientras que para este año las estimaciones indican que llegaría a desembolsar 2700 millones de pesos. Además, otorga gasoil a precios subsidiados y flexibilizó el cronograma de renovación de unidades autorizando que colectivos con 15 años de antigüedad puedan seguir circulando por la ciudad, lo que les permitió a las firmas ahorrar dinero que deberían haber destinado a la modernización de su flota.

En el caso de los trenes, se prorrogó la emergencia ferroviaria permitiendo que las firmas no cumplan con los niveles de mantenimiento requeridos y circulen con una frecuencia más espaciada. Las imágenes de chicos trepados al techo de formaciones destartaladas, que se vieron por televisión la semana pasada, se repiten habitualmente desde hace varios años. La Defensoría del Pueblo presentó reiteradas denuncias en los últimos años por la violación a los derechos humanos que suponen las actuales condiciones del transporte público, sobre todo en el caso de los trenes urbanos.

La suba de tarifas permitiría reducir los subsidios en 600 millones de pesos, según las estimaciones realizadas por la Secretaría de Transporte. Además, en el Gobierno sostienen que las nuevas tarifas del área metropolitana de Buenos Aires seguirán siendo más baratas que la media nacional, que es de un peso, y también más económica que la vigente en los países limítrofes donde ronda un dólar en promedio.

Los empresarios, por su parte, reclamaron ayer que se mantenga el nivel actual de desembolsos, pues consideran que el aumento es insuficiente. Daniel Millaci sostuvo ayer “el ajuste de 20 por ciento dará un respiro al sector, siempre que se mantenga la totalidad de los subsidios, con los que se podría conformar un Fondo Fiduciario para renovar unidades”. “Llegó el momento para que exista una devolución de ingresos y créditos suficientes para que las empresas comiencen a recuperar capital”, agregó. En el Gobierno, en cambio, dan por hecho que si la tarifa aumenta los subsidios bajarán.

Compartir: 

Twitter
 

El boleto mínimo en Capital iría a 90 centavos, el mismo valor que tendría el viaje en subte.
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.