EL PAIS › TRASLADAN A UN APROPIADOR A MARCOS PAZ

Un pabellón que se puebla

 Por Victoria Ginzberg

La identidad del hijo de los desaparecidos Liliana Fontana y Pedro Sandoval se pudo comprobar a través de los restos de ADN hallados en un cepillo de dientes de la casa del joven. Su apropiador, que ahora espera su juicio, impugnó el análisis con el argumento de que el cepillo en cuestión no era del joven sino suyo. Pero al momento de la medida, el hombre estaba preso hacía más de un año. Las Abuelas de Plaza de Mayo adujeron entonces que el acusado estaba tratando de obstruir la investigación y lograron que fuera trasladado, desde una unidad de la Gendarmería a la cárcel de Marcos Paz.

El represor Víctor Enrique Rei fue el primer miembro de Gendarmería detenido por el secuestro de un hijo de desaparecido. Durante la dictadura, estuvo destinado a la seguridad del Mundial de Fútbol de 1978 y luego se desempeñó en la Dirección de Operación e Inteligencia de Gendarmería. Posteriormente fue segundo jefe del Escuadrón de Concepción del Uruguay. Fue visto en el centro clandestino que funcionó en Campo de Mayo y está involucrado en la desaparición de directivos del Banco de Hurlingham.

Rei estaba detenido en la unidad agrupación Buenos Aires de Gendarmería, es decir, estaba custodiado por integrantes de la misma fuerza a la que había pertenecido. Ese fue uno de los argumentos que usaron los abogados de Abuelas, Luciano Hazan y Alan Iud, para pedir que sea llevado a una cárcel común. Pero, además, utilizaron una presentación del mismo acusado. Es que Rei objetó el estudio de ADN que se usó para identificar a Alejandro Sandoval Fontana con el argumento de que el cepillo de dientes usado para el análisis era del represor. Como el joven se había negado a que le sacaran sangre, la jueza María Servini de Cubría ordenó un allanamiento en su domicilio para buscar objetos que tuvieran material genético.

Los abogados de Abuelas dijeron que Rei estaba buscando obstruir la investigación y que era probable que desde su lugar de detención hubiera intentado “plantar” pruebas, ya que estaba muy seguro de que había un cepillo suyo en la casa. El tribunal oral federal número 6 les dio la razón y enviaron al represor al pabellón de Marcos Paz donde están Miguel Etchecolatz, Christian von Wernich y Luis Abelardo Pa-tti, entre otros.

Pero Rei podría salir en libertad antes de su juicio. La Cámara de Casación debe resolver si apoya o no la excarcelación que le había concedido otro tribunal que tuvo a su cargo la causa. “El tribunal oral seis viene actuando de forma acorde con las características de este proceso, otorgándole la importancia que se merece. Esperamos que de igual forma fije pronto la fecha de juicio porque existe el riesgo de que la Cámara de Casación le otorgue la libertad”, señaló Iud.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.