ECONOMíA › CONFIRMAN IMPORTANTE RESERVORIO PETROLERO DEL AREA EN VENEZUELA

Enarsa, lista para pegar el salto

El área asignada en la Faja del Orinoco tendría reservas por 3000 millones de barriles, según las primeras perforaciones.

Los primeros resultados de las exploraciones que realizan, en forma conjunta, las petroleras estatales Enarsa y Pdvsa en el área que comparten en la Faja del Orinoco, en Venezuela, ratifican que las reservas en el área asignada, el bloque Ayacucho 6, superarían los 3000 millones de barriles de petróleo. Aún no están concluidas las tareas de certificación de reservas, las que se completarían hacia abril, pero las estimaciones iniciales, a partir de las primeras perforaciones, arrojan un resultado promisorio. Aunque de baja calidad por la alta proporción de azufre, el petróleo que allí se obtenga sería sometido a una primera tarea de mejoramiento en Venezuela, para luego ser exportado a la Argentina para su refinación. Esta última etapa se llevaría adelante en una nueva refinería, que también asociaría a Enarsa con Pdvsa, cuya construcción está prevista en el Plan Energético Nacional y se apuraría ante la verificación de las enormes reservas disponibles en el área venezolana.

El convenio de participación de Enarsa en el bloque Ayacucho 6 fue firmado en febrero de 2007. Néstor Kirchner, junto a Hugo Chávez, pusieron en actividad hace casi justo un año el primer pozo de producción, de un total de nueve que se previó habilitar en una primera etapa. Por entonces, ya se estimaba que las reservas del bloque 6 podían alcanzar los 3000 millones de barriles. Ahora, se piensa que serían superiores a ese volumen.

El área Ayacucho es parte de la rica Faja del Orinoco, que cruza el territorio venezolano y sería el depósito de 236 mil millones de barriles de petróleo, según estimaciones de los técnicos de ese país. La cuantificación y certificación de dichas reservas está actualmente en manos de expertos de más de una decena de países, que en caso de confirmarlas colocarían a Venezuela por encima de Arabia Saudita en cuanto a su nivel de reservas. Dicho de otro modo, la nación bolivariana pasaría a ser el más rico reservorio del hoy cotizado hidrocarburo, triplicando por ejemplo las reservas de Irak, que quedaría relegado al tercer lugar.

La asociación de Pdvsa con Enarsa fue una decisión estratégica surgida de la relación entre los gobiernos de Kirchner y Chávez, mirando hacia la integración energética regional e imaginando una disputa creciente por los recursos naturales no renovables en los próximos años. La propuesta de Pdvsa, de sembrar refinerías por toda Sudamérica, recibió buena acogida de parte del gobierno argentino, aunque sin excesiva urgencia entonces. Hoy, un año después, es más verificable la urgente necesidad de ampliar el apretado cuello de botella que padece el país por una capacidad de refinación limitada, estancada y monopolizada por apenas un puñado de empresas.

Ante la nueva perspectiva, los planes compartidos por Enarsa con su socio venezolano es que el bloque se encuentre en plena producción hacia fin de año, de modo tal de poder estar refinando ya en 2009. Enarsa, además, a partir de la experiencia ganada en esta primera intervención ampliaría su participación a otras áreas, tanto en exploración como en producción. Venezuela cuenta además con importantes reservorios de gas, pero hasta ahora sólo exhibe una participación del 2,8 por ciento de las reservas del mundo en este hidrocarburo. No es poco, pero en Caracas aseguran que, en el subsuelo, hay mucho más.

Compartir: 

Twitter
 

El pozo cumplió las expectativas. Comparte el área con Pdvsa desde febrero de 2007.
Imagen: EFE
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.