ECONOMíA › LOS PROBLEMAS EN EL NORTE Y LA FIESTA EN EL SUR

“Tenemos una exposición muy limitada”

 Por Tomás Lukin

Mientras que en Estados Unidos ya nadie discute la existencia de una recesión, las preguntas sobre la magnitud del impacto que tendrá la crisis en América latina están cada vez más presentes. En un día bastante complicado para los mercados, la Universidad Di Tella organizó el seminario “Problemas en el norte y fiesta en el sur”. El encargado de analizar dónde y cómo está parada Argentina fue el ministro de Economía, Martín Lousteau. Relajado y cómodo, en un hábitat que conoce bien, el ministro afirmó que “el país tiene ciertos elementos de fortaleza relativa que reducen el impacto de la crisis”.

Los amortiguadores que posee Argentina son, para Lousteau: los ya conocidos superávit gemelos, las abultadas reservas del Central y su calidad, la existencia de un resultado financiero positivo y una balanza comercial superavitaria. En este contexto, la desaceleración estadounidense impactará de manera directa sobre los flujos comerciales de la región. La crisis llevará a una reducción en las importaciones de Estados Unidos, pero “Argentina tiene una exposición bastante limitada a este problema, ya que las exportaciones a ese país sólo representan el 7 por ciento del total”, comentó Lousteau. De todos modos, el ministro advirtió sobre el riesgo que significa para Argentina –y sus exportaciones– la disminución de esas importaciones en otros países donde el peso de esos intercambios es mucho mayor, como Brasil y China.

Al igual que el resto de los oradores, Lousteau remarcó que los canales financieros tienen un impacto más acotado y limitado. En el caso nacional por el control de capitales. De todas formas, “la Argentina no está aislada de la crisis”, sostuvo y resaltó la importancia del tipo de cambio competitivo que permite la estabilidad relativa frente a los desbalances globales.

Durante los 40 minutos que duró su exposición, Lousteau no se olvidó del aumento de precios y comentó la posibilidad de inflación mundial aumente, “así como su traslación a lo doméstico”, afirmó. El otro tópico que no excluyó fueron las retenciones. El ministro remarcó el compromiso del Gobierno para mantener el superávit fiscal y la existencia de “herramientas y tributos que cumplen un rol fundamental” en el modelo. “El tipo de cambio competitivo torna rentable muchos sectores y genera con las retenciones una masa de recursos para volcar a las estructuras productivas”, sostuvo Lousteau (ver página 15).

El análisis global, para toda la región, estuvo a cargo de Augusto de la Torre, economista jefe para América latina del Banco Mundial y ex director del Banco Central de Ecuador. Para él, los principales riesgos latinoamericanos están del lado real de la economía.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.