ECONOMíA › EL MINISTRO CON EL FORO DE AGRICULTURA FAMILIAR

La política agraria abre el juego

 Por Raúl Dellatorre

El ministro de Agricultura, Julián Domínguez, tiene previsto recibir mañana a los miembros de la mesa nacional del Foro Nacional de Agricultura Familiar, en el marco de la serie de encuentros que está manteniendo con distintos sectores económicos y sociales del campo. Aunque pareciera una cuestión de rutina, es la primera vez que un funcionario de su jerarquía “le abrió el juego” a distintas expresiones que, más allá de la Mesa de Enlace, exponen proyectos distintos de desarrollo para el sector. Domínguez ya había participado de una reunión con militantes y dirigentes del Movimiento Campesino de Santiago del Estero (Mocase) en su propia provincia, en Quimilí. Y mantuvo negociaciones con Eduardo Buzzi y Alfredo De Angeli, de Federación Agraria, al margen de la Mesa de Enlace. Algunos empiezan a ver estos movimientos como un cambio de estrategia del Gobierno en la materia, aunque desde las filas oficiales no todos comparten el mismo criterio de intervención.

El planteo central que sostiene el Fonaf es el fomento y la defensa de la Soberanía Alimentaria como política de Estado, y advierten que “es la agricultura familiar la única que puede garantizar el éxito de esa estrategia”. Varios integrantes del actual equipo del flamante Ministerio de Agricultura comparten este planteo, pero no todos lo sostienen con el mismo empeño. La propuesta choca de frente con las políticas sectoriales que ponen el eje en las exportaciones y han tenido como consecuencia una marcada concentración del sector, la tendencia al monocultivo (soja) y una lucha por la renta agraria entre Estado y grandes monopolios productores y comercializadores centrado en la política de retenciones y compensaciones que reciben como “el precio” por no desabastecer al mercado interno.

El nuevo ministro, del riñón político bonaerense del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, se encontró al arribar al Palacio de Paseo Colón al 900 con un organismo dividido, entre quienes desde puestos técnicos resultaban funcionales a las presiones del pool sojero y de la ganadería intensiva y de alta calidad, y otros que sostienen la necesidad de un nuevo modelo social y económico de producción agraria, pero no han tenido fuerza ni capacidad para siquiera plantear la discusión en esta etapa.

Con precisas instrucciones del jefe de Gabinete, Domínguez se lanzó a “abrir el juego”. Hasta ahora, dio escasas señales de cuál es el rumbo sobre el que marchará, pero generó expectativas entre los sectores convocados, aunque no lo consideren de sus propias filas.

El encuentro del ministro con Federación Agraria, a solas, obligó a Buzzi a dar explicaciones ante sus pares de la Mesa de Enlace, ante quienes no resignó su facultad de avanzar en cuestiones puntuales, como fue la ayuda para productores del sur pampeano afectados por la sequía. “Pero de política agropecuaria, se discute con la Mesa”, aclaró Buzzi.

No sólo con la Mesa, entienden en el Fonaf, que mañana le presentarán al ministro la propuesta de un nuevo modelo productivo que garantice la soberanía y la seguridad alimentaria.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • La política agraria abre el juego
    Por Raúl Dellatorre
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.