ECONOMíA

Opiniones sobre la debacle

Alejandro Vanoli

Economista UBA

“Muy profunda”

“Uno de los puntos que explican la actual crisis es la desconfianza de los inversores norteamericanos que observan que hubo una política de crédito desenfrenada, por ejemplo con el tema de las hipotecas y también con los productos estructurados: fondos que invierten en diferentes activos de alto riesgo. En el primer caso, tuvo lugar un imprudente aumento de los créditos y cuando el mercado se dio vuelta, porque el ciclo económico lo hizo, esta situación se desplomó. Inicialmente, los precios aumentaban y esto se agudizó por la especulación de inversores que esperaban que la tendencia se mantuviera, hasta que la burbuja explotó. En este contexto, los inversores demandan dinero y quieren salir del fondo, que no es muy líquido. No habría complicaciones si son unos pocos los que quieren salir del fondo, pero cuando la salida es masiva, esto se vuelve un problema. Aquí es cuando además de iliquidez se genera insolvencia. Por otra parte, la Fed le dio al JP Morgan la liquidez necesaria para comprar Bear Stearn, es decir, terminó “salvando” indirectamente al banco de inversión en crisis, pese a adelantar que no iba a realizar salvatajes de este tipo. Esto no hace más que demostrar la profundidad que tiene la actual crisis. No obstante, es claro que, en este caso, con políticas monetarias no es suficiente para compensar la baja en la inversión y el consumo, con lo cual se impone un complemento con políticas fiscales fuertes.”


Benjamin Hopenhayn

Economista del Pan Fénix

“Se agudiza”

“Detrás de estas manifestaciones de crisis se encuentran básicamente las características centrales de la globalización financiera. Esto se desprende de un proceso básico: se ha dado con cierta generalidad que un banco hipotecario, por ejemplo, da una cierta cantidad de préstamos para vivienda, cobra una tasa razonable de mercado pero con las hipotecas crea títulos con los que da nuevos créditos con esas garantías. De esta situación se desprende que cada nuevo crédito es más riesgoso y a mayores tasas. El problema es que al extenderse se termina prestando a personas no solventes que luego no pueden pagar y se terminan rematando los bienes, desatando la crisis. Hasta ahora, en la globalización financiera las crisis habían comenzado en la periferia, habrá que ver qué sucede en este caso que tiene su punto inicial al centro, ni más ni menos que Nueva York. El proceso se está agudizando, no se sabe cuáles son sus límites. El peligro mayor sería la corrida bancaria, por eso la Fed se preocupa en el salvataje de Bear Stearn. En Argentina puede suceder que, por un lado, las entidades bancarias bajen su exposición crediticia y, por el otro, que se produzca el problema de las tres bandas, es decir, que con la baja de la demanda de países que nos importan nuestros productos, se termine afectando a la actividad interna. Sin embargo, esto es relativamente lejano, Argentina está mejor cubierta de turbulencias que Brasil, Chile y México.”

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.