ECONOMíA › DEFENSA A CUATRO VOCES DEL MODELO POSDEVALUACION

Qué hacer para seguir así

 Por Fernando Krakowiak

En uno de los paneles que precedieron a la intervención de Felisa Miceli en el seminario organizado ayer por el Cefid-Ar, dos funcionarios del equipo de la ministra y dos economistas afines al Gobierno analizaron la coyuntura actual y las perspectivas de la economía. Los convocados fueron Martín Abeles, subsecretario de Programación Económica; Matías Kulfas, subsecretario Pyme; Roberto Frenkel, investigador del Cedes; y Héctor Valle, presidente de FIDE. Los cuatro hicieron causa común para refutar las objeciones que se le formulan al modelo posdevaluación y analizaron los interrogantes que surgen de cara al futuro.

Abeles destacó que el Producto Bruto Interno (PIB) se incrementó 36,8 por ciento en relación con el peor momento de 2002 y aseguró que los indicadores del primer trimestre, que muestran un crecimiento levemente inferior al año anterior, “no permiten hablar de una desaceleración. Aunque si se estuviera produciendo no sería un signo de debilidad sino de convergencia hacia niveles sustentables en el largo plazo”.

Luego agregó que esa aclaración iba dirigida a los analistas que hablan de “recalentamiento”, cuando el crecimiento es alto, y de “dramática desaceleración”, cuando éste disminuye. El funcionario resaltó además que la inversión llegó a 20,8 del PIB en el primer trimestre y dijo que no es solamente un proceso vinculado a la construcción, como sugieren otros economistas, porque “la inversión en equipos durables aumentó 22 por ciento en el último año”.

Valle destacó como algo increíble estar discutiendo si un crecimiento del producto del 8 por ciento constituye o no una desaceleración. También elogió el aumento de la inversión que “permitió reducir en 4 puntos la utilización de la capacidad instalada desde septiembre, mientras el producto industrial aumentó 9,5 por ciento”. Sin embargo, se manifestó preocupado por los bajos niveles de inversión en exploración petrolera y generación de energía eléctrica y aseguró que si el Gobierno no atiende este problema con rapidez “todo el horizonte rosado que hemos descripto puede cambiar abruptamente y en muy corto plazo”.

El economista de FIDE resaltó como algo paradójico que en 1994 se exploraran 160 pozos petroleros y el año pasado sólo 40, dado que en el mismo período el precio subió hasta alcanzar un nivel record. “Uno no entiende cuál es la lógica de mercado que motiva esta conducta del capital a no ser que hayan buscado apropiarse de la renta que generó el Estado a través de YPF para luego ir a invertirla a otro lado”, aseguró.

Kulfas se ocupó de resaltar cómo colaboraron las pymes industriales en la reactivación. En los últimos tres años incrementaron 26,5 por ciento sus ventas y 50 por ciento sus exportaciones. También describió como un logro del nuevo modelo que el número de ocupados por cada millón de pesos del PIB aumentara de 43 a 47 entre 2001 y 2005.

A diferencia del resto de los expositores, Frenkel evitó referirse a la mejora de los indicadores económicos y se dedicó a cuestionar la afirmación ortodoxa que señala que el Banco Central no puede controlar simultáneamente el tipo de cambio y la tasa de interés. “En condiciones de superávit en el balance de pagos, el Banco Central puede controlar el tipo de cambio comprando todo el excedente de divisas en el mercado de cambios y esterilizando el efecto monetario de estas operaciones mediante la colocación de papeles en el mercado de dinero, sin afectar la tasa de interés”, aseguró.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.