EL MUNDO › VIAJó A AFGANISTáN TRAS LA MUERTE DE DIEZ SOLDADOS FRANCESES

El nuevo pantano de Sarko

El presidente francés reiteró su compromiso con las fuerzas de la OTAN, pese a que los analistas señalan que el talibán se ha reagrupado y fortalecido militarmente y avanza hacia Kabul. La emboscada de ayer fue casi perfecta.

 Por Eduardo Febbro

Desde París

El contingente de soldados franceses estacionado en Afganistán pagó el tributo más alto que haya afectado a las fuerzas internacionales desplegadas en este país desde la caída del régimen de los talibán en noviembre de 2001. Diez soldados franceses miembros de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) murieron el lunes en el curso de una emboscada tendida por un grupo de talibán en el distrito de Sarobi, a unos 50 kilómetros de Kabul. Se trata del saldo de víctimas militares franceses más elevado desde el atentado perpetrado en Beirut en 1983 (58 muertos) contra un edificio controlado por tropas francesas. El jefe del Estado mayor francés describió la acción de los talibán como una “verdadera emboscada, bien montada”. Según explicó el militar, los talibán primero atacaron la cabeza del contingente par aislarlo de la base y luego a la misma base. Los combates, que se prolongaron durante varias horas, fueron encarnizados hasta que una unidad de apoyo aéreo pudo rescatar al resto de los soldados franceses.

El jefe del Estado mayor también estimó que este tipo de acción demostraba “la capacidad para maniobrar y para trabajar en base a informaciones y en un terreno extremadamente favorable al enemigo”. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, decidió partir el mismo martes por la noche rumbo a Afganistán. En un comunicado, Sarkozy aclaró que este incidente no ponía en tela de juicio la presencia militar francesa en Afganistán. “Mi determinación sigue intacta. Francia está decidida a proseguir la lucha contra el terrorismo, a favor de la democracia y la libertad. La causa es justa y es un honor para Francia y sus fuerzas armadas defenderla”.

Las pérdidas francesas son las primeras desde que Nicolas Sarkozy anunció en abril pasado, durante la cumbre de la Alianza Atlántica celebrada en Bucarest, el refuerzo del contingente francés en Afganistán, que hoy se eleva a 3000 hombres. De los 3000 soldados presentes en territorio afgano desde 2003, 1800 están en Kabul y el, resto en la provincia de Kapisa, al noreste de la capital afgana.

La emboscada de ayer no es sino un capítulo más de la estrategia adoptada por los talibán para conmocionar el esquema político interno de los países que integran la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF). Expulsados del poder en 2001 por la administración estadounidense que años antes los había colocado en el trono, la dirigencia talibán logró organizarse gracias, en gran parte, al amparo que encontró en vastas zonas de Pakistán. Luego de los atentados del 11 de septiembre del 2001, los antaño amigos de Washington pagaron por la protección que les ofrecieron durante buena parte de los años ’90 a Osama bin Laden y a los combatientes de Al Qaida. Pero siete años después, la emboscada del lunes y alto costo en vidas humanas refuerzan los análisis de quienes argumentan que, lejos de debilitarse, los talibán no sólo se rearmaron y se reorganizaron militar y políticamente sino que, además, empiezan a abandonar sus bastiones del sur y el este para acercarse a la capital.

Para los analistas de la región la “marcha hacia la capital” es una constante. En un informe publicado en julio pasado, el grupo de estudios independiente Consejo de Senlis advierte que los talibán están multiplicando sus actividades en las provincias de Wardak y Logar y que más de la mitad de la provincia de Wardak, situada a apenas 45 minutos de Kabul, “está bajo control de los talibán”. Desde hace un año, los insurgentes vienen multiplicando los operativos en Kabul, con algunas acciones como el atentado el 14 de enero pasado contra el hotel Serena o el intento de asesinato del presidente Hamid Karzai en el curso de un desfile militar el 27 de abril.

Compartir: 

Twitter
 

Entrenamiento en Castres antes de partir a Afganistán, donde diez soldados frances murieron ayer emboscados.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.