ECONOMíA › EL OFICIALISMO INTRODUJO MODIFICACIONES AL PROYECTO DE AEROLíNEAS Y ESPERA TRATARLO MAñANA

Para evitar nuevas turbulencias en el Congreso

El dictamen que se presentará hoy eliminará la ratificación del acta-acuerdo entre la Secretaría de Transporte y Marsans y la posibilidad de que la línea aérea regrese a manos privadas.

 Por Miguel Jorquera

El kirchnerismo avanzará hoy en la reestatización de Aerolíneas Argentinas y Austral con la presentación de un dictamen que eliminará del proyecto original la ratificación del acta-acuerdo entre la Secretaría de Transporte y el Grupo Marsans y la posibilidad de que la línea aérea de bandera regrese a manos privadas. También incluirá en el nuevo texto que el valor final que el Estado pagará por la compañía deberá pasar “inexorablemente” por el Congreso para su aprobación. Las modificaciones tienen la venia de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y se plantearon ayer en la reunión del bloque oficialista, que así logró alinear al grueso de sus diputados detrás de la propuesta del Gobierno. La iniciativa se votará mañana en el recinto de la Cámara baja y luego pasará al Senado.

“Considero que los cambios reflejan la opinión mayoritaria del bloque y contamos, para ello, con la aprobación de la Presidenta”, sintetizó el jefe de la bancada K en Diputados, Agustín Rossi. Poco antes de las diez de la noche, el diputado santafesino anunciaba a los periodistas el acuerdo al que había arribado el bloque oficialista, tras una extensa reunión para avanzar en la aprobación de la reestatización de Aerolíneas. Con la mayoría del bloque encolumnado, tras las modificaciones realizadas al texto original, el kirchnerismo pondrá en marcha la estrategia que llevará a votar el proyecto mañana en el recinto.

El nuevo texto, que el oficialismo llevará hoy por la mañana al plenario de las comisiones legislativas de Transporte y Presupuesto, elimina los artículos 2 y 6 del proyecto original. El 2 establecía la ratificación del acta-acuerdo con Marsans y el 6 abría las puertas a una futura privatización. Sin embargo, esta decisión no anula el convenio entre el Gobierno y los empresarios españoles, aunque el precio que se acuerde por la aerolínea deberá pasar “inexorablemente” por el Parlamento para su aprobación. Así quedará redactado en el nuevo artículo dos.

También habrá modificaciones en los artículos 7 y 8 de la iniciativa, ambos referidos al contenido presupuestario de la nacionalización de la compañía aérea. Allí se fijará que las erogaciones que realice el Estado para mantener en funcionamiento a Aerolíneas sólo podrán ceñirse a cuestiones operativas y no podrá extenderse más allá del próximo 31 de diciembre. Todo lo demás deberá estar comprendido en el Presupuesto nacional de 2009, que debe pasar por el Congreso en septiembre.

Con los cambios, el oficialismo no sólo buscó vencer la resistencia de los díscolos de su propio bloque y la posibilidad de sumar aliados a la iniciativa. “La verdad, es que con estas modificaciones la oposición se queda con menos argumentos”, afirmó a PáginaI12 uno de los miembros de la conducción del kirchnerismo en Diputados.

La reunión que a primera hora de la tarde mantuvo la mesa chica de la conducción del bloque K fue la primera luz de alarma. Allí se confirmó lo que ya habían revelado distintos encuentros individuales y grupales que se hicieron a lo largo de la última semana. Los cuestionamientos de los diputados oficialistas se centraban en la resistencia a votar a “libro cerrado” el acta-acuerdo que el secretario de Transporte, Ricardo Jaime, selló con los españoles de Marsans; y en que no se deje abierta la posibilidad de que la compañía vuelva a privatizarse.

Con la cita para el plenario del bloque convocada, el jefe de la bancada kirchnerista, Agustín Rossi, fue hasta la Casa Rosada a plantear la necesidad de introducir cambios en el proyecto original. Allí lo recibió el secretario Legal y Técnico, Carlos Zannini, quien atendió los reclamos. La señal de aprobación llegó telefónicamente desde el municipio bonaerense de Malvinas Argentinas, donde la Presidenta participaba de un acto. Cristina Kirchner bendijo los cambios y Rossi regresó al Congreso con la buena nueva.

La reunión del bloque, que abrió la mendocina Patricia Fadel, contó con la presencia de la mayoría de los diputados que votaron en contra de las retenciones móviles en medio de la disputa con los ruralistas. Entre ellos, pampeanos, santafesinos, cordobeses y entrerrianos. Casi todos salieron satisfechos del encuentro. La ausencia más notoria fue la de Felipe Solá. “Me había planteado sus desacuerdos y me anunció que no vendría. Pero creo que con estas modificaciones, Felipe se podría sumar a la propuesta”, contestó Rossi cuando lo consultaron por el faltazo del bonaerense.

Sin exhibir números ni hacer pronósticos sobre la votación, pero convencido de que reunirá las manos suficientes, el kirchnerismo ya había decidido acelerar el tratamiento del proyecto. Para alcanzar ese objetivo, aceitó un cronograma de trabajo. La Cámara de Diputados sesionará hoy con un temario sin complicaciones mayores, para que el oficialismo pueda pedir allí la preferencia para el tratamiento del proyecto de reestatización de Aerolíneas y llevarlo al recinto mañana mismo. Esta estrategia le permitirá al kirchnerismo sortear la necesidad de reunir dos tercios para tratar el proyecto oficial sobre tablas. Sin embargo, el oficialismo intentará que el dictamen de la mayoría reúna hoy el mayor consenso posible, porque considera que, con las modificaciones al texto original, los argumentos de la oposición se desvanecen. Pero mientras el kirchnerismo discutía cambios en el proyecto, a pocos metros el radicalismo ratificaba junto al dirigente sindical y ex subsecretario de Transporte Aerocomercial Ricardo Cirielli, su iniciativa de crear una nueva compañía.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Gustavo Mujica
SUBNOTAS
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.