EL MUNDO › MORALES PROMULGO LA LEY DE CONVOCATORIA AL REFERENDUM CONSTITUYENTE

“No volverá el neoliberalismo a Bolivia”

Ante medio millón de seguidores, el presidente aymara se congratuló del paso dado hacia la refundación del país. Ahora serán los bolivianos los que acepten o no la nueva Carta Magna. Los estatutos autonómicos se adecuarán al texto.

 Por Sebastián Ochoa

Desde Santa Cruz

Ante medio millón de personas en la plaza Murillo, el presidente Evo Morales promulgó la convocatoria a referéndum por la nueva Constitución el 25 de enero del año que viene. “Siento de verdad que este proceso de cambio no se interrumpe. Digan lo que digan y hagan lo que hagan, no volverá el neoliberalismo a Bolivia”, dijo ante los miles que habían marchado cientos de kilómetros para exigir esa ley, quienes habían pasado la noche ante el Congreso y –aseguraban– pasarían todo el tiempo necesario hasta conseguirla. “Puedo irme al cementerio contento porque he cumplido con el pueblo”, dijo el presidente. El Congreso también aprobó convocar a elecciones generales el 6 de enero de 2009. Allí Morales intentará ganar la mayoría en las dos cámaras legislativas, además de mantenerse en la presidencia hasta 2014.

Más de cuatro millones de bolivianos deberán responder una pregunta larguísima: “¿Está usted de acuerdo con refrendar el texto de la nueva Constitución Política del Estado, presentado por la Asamblea Constituyente y ajustado por la Comisión Especial de Concertación del Honorable Congreso Nacional, que incluye los consensos logrados en el diálogo entre el gobierno con los prefectos y representantes municipales sobre autonomías, incorporando el resultado de la consulta sobre el artículo 398 a ser resuelto en este mismo referéndum y que la misma sea promulgada y puesta en vigencia como nueva Ley Fundamental del Estado boliviano?”.

La pregunta sobre el artículo 398 refiere a la cantidad de tierra que una persona podrá poseer. Ese 25 de enero los electores deberán decidir –en el mismo papel– una cuestión también extensa. “¿Está usted de acuerdo con la propuesta de mayoría de la Asamblea Constituyente para que el artículo 398 del Proyecto de la nueva Constitución Política del Estado sea incorporado a la nueva Constitución Política del Estado con la siguiente redacción: Se prohíbe el latifundio y la doble titulación por ser contrarios al interés colectivo y al desarrollo del país. Se entiende por latifundio la tenencia improductiva de la tierra, la tierra que no cumpla la función económica social, la explotación de la tierra que aplica un sistema de servidumbre, semiesclavitud o esclavitud en la relación laboral o la propiedad que sobrepasa la superficie máxima zonificada establecida en la ley. La superficie máxima podrá exceder las ‘diez mil o cinco mil hectáreas, según los casilleros entre los que se podrá optar’”?

Este proyecto no hubiera sido posible sin la presencia de una oposición democrática. El sector democrático de la oposición fue el que tomó el liderazgo de las negociaciones en la Comisión y quedó relegado el sector confrontacional”, dijo el presidente del Congreso y vicepresidente de Bolivia, Alvaro García Linera. La ley fue aprobada por más de dos tercios de los 157 legisladores. El gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS) aportó 80 votos. Los opositores Unidad Nacional (UN) y Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) se sumaron en pleno, con nueve y ocho votos respectivamente. 56 congresistas del partido referente de la derecha, Poder Democrático Social (Podemos), se pronunciaron divididos, con lo que formalizaron una ruptura prevista hace meses.

Los pocos votos por el no a la convocatoria, provenientes de los podemistas de Beni y Pando, se sustentaron en la disconformidad con el modelo de autonomías acordado por las cuatro fuerzas políticas mayoritarias. “Esta Constitución reconoce la verdadera autonomía para los departamentos. No una autonomía para una rosca de oligarcas, sino una autonomía para el pueblo, para la gente, para los trabajadores”, dijo Linera al presentar la criatura del Congreso.

El ministro de Desarrollo Rural, Carlos Romero, dijo a este diario que los estatutos autonómicos aprobados al margen de la Constitución en cuatro departamentos (Beni, Pando, Santa Cruz y Tarija) podrán entrar en vigencia si se adecuan al nuevo texto acordado ayer.

En los últimos 13 días, los legisladores modificaron 150 de los 411 artículos de la nueva Carta Magna. Esto desagradó a decenas de asambleístas, que en diciembre de 2007 habían aprobado un texto diferente al que muy posiblemente se convierta en nueva Constitución.

Los manifestantes se impacientaban con el paso de las horas. En la madrugada de ayer, el Congreso aprobó un “ley interpretativa”, que permitía a los legisladores modificar el texto aprobado por la Asamblea Constituyente. Durante la espera de 17 horas hubo momentos complicados, como cuando cientos de mineros intentaron sobrepasar el anillo policial para entrar al Congreso, echar a sus ocupantes y clausurarlo. Entonces el presidente tomó el micrófono. “Anoche para aprobar una ley interpretativa tardaron ocho horas. ¿Qué hicieron con eso? Intentan provocarnos para que nosotros reaccionemos contra el Congreso y después, con ese motivo, suspendan sus sesiones. Este es el tema, compañeros, estamos aguantando con paciencia. Y quisiera, compañeros, que esperemos.”

La aprobación llegó a las 12.30. Quienes pudieron verlo de cerca aseguran que el presidente lloró. “A partir de este momento, todos los hermanos y hermanas empezarán la campaña para que –como decía nuestro compañero de la Central Obrera Boliviana– la aprobemos con el 100 por ciento. Especialmente las bolivianas y bolivianos campesinos, como los sindicatos obreros. También pedimos a la gente de la ciudad sumarse para refundar Bolivia.”

Compartir: 

Twitter
 

Tras una vigilia ante el Congreso y rodeado de simpatizantes en la plaza Murillo, Morales dijo poder irse al cementerio contento.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.