EL PAIS › MASIVO PARO DOCENTE NACIONAL TRAS LA REPRESION FRENTE AL GOBIERNO PORTEñO Y NUEVA CARPA

Los maestros en vigilia esperan a Macri

En la Legislatura el macrismo se mostró proclive a buscar una solución y los docentes de todo el país cumplieron una huelga de 24 horas. Instalados en la carpa que autorizó el juez Gallardo, los gremios ratificaron 48 horas de paro la semana próxima.

 Por Laura Vales

El juez Roberto Gallardo autorizó la instalación de la carpa docente frente a la Jefatura de Gobierno porteña. Un día después de que la policía golpeara a los maestros cuando intentaban armarla, y volviera a cargar cuando la instalaron, Gallardo –un juez que tiene una larga disputa con Macri– dictó una medida que avaló judicialmente la protesta. El juez le ordenó al macrismo que se abstenga de tomar medidas contra la carpa, y recordó que el gobierno de la ciudad autorizó a la Iglesia evangélica de Luis Palau a armar “un gigantesco escenario sobre la Plaza de la República que interrumpió parcialmente el tránsito durante varios días, con las consiguientes afectaciones de derechos de los ciudadanos porteños”. De esta manera, la carpa pudo cumplir en relativa calma sus primeras 24 horas, acompañada por un paro docente nacional en rechazo a la represión. Los gremios estimaron en un 90 por ciento el nivel de acatamiento que obtuvo la medida de fuerza. El macrismo hizo señales de estar dispuesto a resolver el conflicto.

El primer gesto estuvo a cargo del ministro de Educación macrista, Mariano Narodowski, quien declaró, aunque de una manera un tanto extemporánea, que le pareció “horrible” que la policía les haya pegado a los docentes. Conciliador, Narodowski defendió incluso el armado de la carpa. “Es una buena opción para que no hagan paro, me parece bárbaro que tengan la carpa como se hizo en otra época, y que protesten ahí”, sostuvo.

Las expectativas están centradas en lo que sucederá hoy en la Legislatura, donde van a sesionar conjuntamente las comisiones de Educación y Presupuesto para tratar una reasignación de fondos que permita otorgar el aumento salarial reclamado. El tratamiento sobre tablas de esta iniciativa fue rechazado en el recinto la semana pasada por la mayoría macrista, con lo cual los proyectos pasaron a comisión. El secretario general de la Unión de Trabajadores de la Educación (Ute-Ctera), Francisco “Tito” Nenna, anticipó que “si las comisiones lo aprueban, con un acuerdo entre los bloques que exprese la voluntad política de resolver el conflicto, el Ejecutivo podría implementar el aumento, haciéndolo antes del 30 de octubre”, día en que está previsto que el tema sea llevado a votación. Voceros del macrismo, por su parte, anticiparon que el bloque está dispuesto a permitir que se apruebe la reasignación de fondos (ver aparte). “A todos los conflictos en algún punto hay que resolverlos”, dijo a Página/12 uno de los hombres de Macri en la Legislatura.

Ayer, el paro nacional se hizo sentir en todos los distritos del país. La Ctera estimó en un 90 por ciento el acatamiento. Para la Capital Federal, el gremio informó un nivel de adhesión del 98 por ciento en las escuelas estatales y un 70 por ciento en las privadas. Al mediodía hubo además una marcha a la jefatura de Gobierno integrada por docentes y sindicatos de la Central de Trabajadores Argentinos y un acto.

El reclamo salarial es de una mejora del 20 por ciento que lleve el sueldo inicial al valor de la canasta familiar, estimada por la CTA en 1500 pesos. Otro punto pedido es que se equiparen las condiciones a las vigentes en la provincia de Buenos Aires, donde un maestro con dos cargos cobra dos sueldos (en la ciudad de Buenos Aires recibe mil pesos menos).

El conflicto volvió a generar fuertes cruces. Gabriela Michetti acusó a los docentes de haber “provocado episodios (por la represión) para justificar después un paro nacional”. La CGT calificó como “un acto de soberbia del gobierno porteño” los golpes a los maestros. Narodowski buscó nacionalizar el problema y señaló que “hay catorce jurisdicciones con reclamos docentes”, lo que marcaría “el fracaso de la paritaria nacional”. El ministro de Educación, Juan Carlos Tedesco, expresó que la solución “está en el ámbito de la ciudad”, distrito que, recordó, tiene el ingreso per cápita más alto del país. El Arzobispado de Buenos Aires reclamó a las partes que retomen de modo “urgente” el diálogo para que “no se sigan perdiendo más días de clase”. La nota del debate la dieron dos legisladores porteños del macrismo, que de-sempolvaron un proyecto de ley para que en la ciudad de Buenos Aires se permitan las protestas solamente dos días a la semana.

Compartir: 

Twitter
 

A pesar del diluvio, los docentes porteños se concentraron ayer frente al palacio de gobierno.
Imagen: Rafael Yohai
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.