EL PAIS › FELIPE SOLA CREARA UN PARTIDO PROPIO EN BUSCA DE UN FRENTE OPOSITOR

“Estamos hartos de la extorsión”

Solá no descartó competir en las elecciones legislativas de 2009 y se incluyó en el lote de aspirantes a la presidencia en 2011. Criticó al Gobierno, pero también a Francisco De Narváez y a Elisa Carrió.

“No soy la última Coca-Cola en el desierto.” La frase la pronunció ayer Felipe Solá en el auditorio de la universidad UCES en el marco de un ciclo de entrevistas públicas a dirigentes políticos. Con esa metáfora, Solá quiso desmentir la hipótesis de que su destino inexorable sea una candidatura a presidente. El diputado y ex gobernador prefirió ubicarse en el lote de los dirigentes “que pueden tener una chance” en las presidenciales de 2011. Sin embargo, aunque se haya incluido entre otras figuras con posibilidades, Solá trabaja para convertirse en una alternativa para el próximo turno electoral. Ayer ratificó que creará un partido propio que luego buscará alianzas y no descartó competir con Néstor Kirchner como primer candidato a diputado por la provincia de Buenos Aires. “Sería un honor”, insistió con el pecho henchido.

En su participación en el ciclo organizado por la UCES y la fundación Konrad Adenauer, Solá cuestionó con palabras muy duras al matrimonio presidencial. Bastó con escuchar sus declaraciones para despejar cualquier duda sobre su decisión de romper lanzas con el oficialismo. “Estamos hartos de la extorsión en base a los dineros públicos, que son manejados discrecionalmente. Ocurre todos los días y hay un cinismo que lo acepta”, cargó Solá. “El Gobierno no dialoga, descalifica y destrata”, se quejó. Luego cuestionó tanto a la Presidenta como a la fundadora de la Coalición Cívica, Elisa Carrió. “El primero y el segundo no creen en el diálogo. Descalifican, se creen únicos y no están preparados para manejar una crisis fuerte, con una depresión o una recesión”, advirtió.

Cuando le preguntaron si preparaba el lanzamiento de una candidatura para 2009, Solá respondió que sentía “un impulso hacia ello”. Enseguida dijo que si finalmente se postulaba como diputado el año próximo, primero renunciaría a la banca (el año pasado, fue electo como primer candidato a diputado de la lista kirchnerista del Frente para la Victoria). “Estoy cansado de tener jefes que no me contengan. No hay ninguna posibilidad dentro del pejotismo de llevar adelante un proyecto distinto. Pregúntele a Lavagna, por ejemplo”, cargó. También castigó a Francisco De Narváez, quien ayer se presentó en el MPA de Eduardo Duhalde. “Como diputado no tiene ninguna actividad, nunca lo vi. Si quiere llevar adelante un peronismo, es un peronismo con muchas viudas”, le tiró.

La respuesta del kirchnerismo no tardó en llegar. Fue a través del diputado Carlos Kunkel, con quien Solá ya tuvo un altercado público en el debate legislativo por las retenciones. “Vi que el ingeniero agrónomo Felipe Solá dejó el trabajo en la comisión, pero se quedó con la banca y la dieta. Ha entendido que tiene que defender los intereses de la oligarquía expresada en la Sociedad Rural Argentina”, lo cuestionó Kunkel.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.