EL PAíS › VA AL CONGRESO EL PROYECTO QUE PONE FIN AL DOBLE CIRCUITO PREVISIONAL Y CREA UNO INTEGRALMENTE PúBLICO

Habrá un solo sistema y lo administra el Estado

Una dura condena al régimen de capitalización y descalificación para quienes criticaron el proyecto oficial, acusándolo de tener un interés exclusivo en “saquear la caja”, coronaron el discurso con el que Cristina presentó el proyecto.

 Por Sebastián Premici

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner presentó ayer el proyecto de ley por el cual se reemplazará el sistema de capitalización por un único régimen público que se denominará Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA). “Estamos haciéndonos cargo de las consecuencias de las políticas de saqueo. Vivimos el final de una época a nivel mundial. Es por este contexto que decidimos avanzar en una decisión estratégica”, aseveró Fernández de Kirchner durante un acto realizado en el edificio de la Anses, flanqueada por los ministros de su gabinete, gobernadores y legisladores de ambas cámaras. Por su parte, el titular de la Anses, Amado Boudou, aseveró que con el nuevo sistema “se dará por terminado con el experimento fracasado del régimen de capitalización”, que se inició bajo la tutela del inefable Domingo Cavallo. El funcionario agregó que los fondos en mano de las AFJP pasarán a ser administrados por la Anses a través de un fideicomiso y que se absorberán todos los trabajadores del sistema privado. Mientras que el ministro de Economía, Carlos Fernández, confirmó que una vez que se apruebe el proyecto, habrá una modificación del Presupuesto 2009.

El gobierno nacional remitirá hoy al Congreso el proyecto de ley que elimina el actual régimen de capitalización. La iniciativa lleva la firma de la Presidenta, el jefe de Gabinete, Sergio Massa y el titular de la Anses, Amado Boudou. El Estado absorberá el sistema privado y garantizará a los afiliados y beneficiarios de las AFJP “la percepción de iguales o mejores prestaciones que los que gozan actualmente”. “El sistema de capitalización deja el futuro de los ingresos de nuestros trabajadores y jubilados a merced de los avatares del mercado financiero, es decir, sujeto a operaciones de riesgo, tal como se hace evidente ante la crisis financiera internacional”, puede leerse en el mensaje del proyecto.

De los 445.000 beneficiarios del régimen de capitalización, el Estado concurre en el pago del 77 por ciento de esos casos mientras que 179.000 jubilados de las AFJP reciben complementos, para que su haber no sea inferior a la mínima garantizada. Además, según indicó Boudou existen 33.000 casos que ya tienen su cuenta de capitalización totalmente consumida, y por lo tanto es el Estado el que les paga la jubilación.

“Estamos impulsando esta medida en un momento de crisis internacional, donde los países que forman parte del G-8 salen a proteger a sus bancos y empresas. En cambio, nosotros decidimos proteger a nuestros trabajadores”, aseveró Fernández de Kirchner, con tono épico.

El anuncio y la firma del proyecto se llevó a cabo en el edificio de la Anses, dentro de una carpa levantada para la ocasión. Estaban todos los ministros del gabinete, también los gobernadores del Chaco, San Juan, Entre Ríos, entre otros. En la primera fila se encontraban bien ubicados –aunque apretados–, los senadores K José Pampuro y Miguel Pichetto, los diputados Agustín Rossi y Eduardo Fellner, los sindicalistas Hugo Moyano y Julio Piumato. También estaban las Madres de Plaza de Mayo. Fuera del edificio, sobre la avenida Callao, los bombos y cánticos de los sindicatos UPCN y del Personal de los Organismos de Previsión Social, entre otros.

–Para mí este es un día histórico –le dijo a Página12 el diputado de la CGT Héctor Recalde–. Encima fui trabajador previsional. El liberalismo te esclaviza y no te deja salir. ¿Qué contradicción, no? Ahora las cosas están cambiando. Sin vacilar, Néstor y Cristina entendieron mejor que nunca el sentido de la oportunidad para tomar esta medida y no lo dudaron –respondió el diputado.

–¿Por qué este proyecto ahora, y de manera tan abrupta? ¿Tiene que ver con las necesidades de pago de deuda para 2009? –consultó este diario al senador Nicolás Fernández, que partió raudamente antes de que llegara la Presidenta, debido a lo pequeño del lugar.

–Esto ya lo veníamos analizando aunque quizás no de esta manera. Pero no es un tema de caja y sí una medida para salvar la plata de los jubilados frente a la timba financiera –respondió el senador.

Durante su discurso, la Presidenta dejó en claro que esta medida no fue tomada como una forma de hacer caja. “Cuando intervenimos en Aerolíneas, no pensamos en la caja y sí en la conectividad del país. Cuando decidimos hacernos cargo de Aguas Argentinas no pensamos en la plata. Lo mismo con la movilidad en las jubilaciones. En todo caso, si pensamos en una caja fue en la de la Anses. Ahora quisiera saber, los que defienden a las AFJP, ¿en qué cajas estarán pensando?”, se cuestionó la mandataria.

En la carpa preparada para la ocasión había muchas federaciones de jubilados, que habían sido invitados hace quince días para participar de una junta consultiva sobre la movilidad jubilatoria, de la que participaría Cristina Fernández de Kirchner. Pero todo se vio supeditado a la presentación de ayer. Igual, los jubilados chochos.

Muchos de ellos peronistas, alzaron sus dedos en V a la hora de cantar el himno e insultaron con fuerza cuando desde un video se mostraron imágenes de Carlos Menem y Domingo Cavallo, mientras que una voz en off decía: “Las AFJP perdieron hasta el 20 por ciento de su rentabilidad”. Luego del video, el titular de la Anses hizo la siguiente correlación de hechos: “El mismo que creó el sistema de las AFJP, bajó las jubilaciones un 13 por ciento en 2001”. Los jubilados insultaron a los innombrables y aplaudieron nuevamente.

Entre junio de 2000 y el mismo mes de 2007, el saldo administrado por las AFJP se multiplicó, pasando de 18.714 millones de pesos a 95.871 millones. “Algunos dicen que esto es una forma de saqueo. Pero la verdad es que desde que se implementó el sistema de capitalización, en la década del ’90, la deuda pública se incrementó en 100.000 millones de dólares”, aseveró Boudou, quien dejó entrever nuevamente que se está estudiando un aumento de las jubilaciones antes de fin de año.

En el mismo momento en que los países del “primer mundo” están aplicando políticas de estatización, cuando antes las criticaban, el proyecto de ley que termina con las AFJP es un signo de que las cosas pueden estar cambiando. “Aquel relato que inundó nuestras vidas sobre la inviabilidad de un Estado fuerte, se derrumbó estrepitosamente”, señaló Fernández de Kirchner. Incluso Boudou remarcó, tal como está escrito en el texto de la ley, que países como Estados Unidos, Francia, España y Canadá sostienen un sistema previsional público. “Cuando las medidas estatistas las toma Estados Unidos, resultan simpáticas. Si las tomamos nosotros, nos tildan de setentistas”, retrucó la Presidenta.

La semana que viene la Cámara de Diputados empezará a tratar el proyecto. La discusión parlamentaria promete ser dura, al menos desde la retórica. “Habrá muchas presiones, de toda índole. Son pocos los intereses en juego pero muchos los dividendos”, advirtió Fernández de Kirchner a sus legisladores.

Compartir: 

Twitter
 

“Los que quieren seguir con el sistema de las AFJP, ¿qué cajas están defendiendo?”, se preguntó la presidenta de la Nación.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.