EL MUNDO › POR ESPIAR A UN DURO OPOSITOR DEL PRESIDENTE URIBE EN COLOMBIA

Echan a la jefa de espías

María del Pilar Hurtado fue echada del DAS cuando se comprobó que la agencia estatal de inteligencia seguía día y noche al senador Gustavo Petro, del Polo Democrático. Uribe había pedido públicamente que se lo investigara.

 Por María Laura Carpineta

La directora del organismo de Inteligencia colombiano renunció ayer después de reconocer que uno de sus hombres había ordenado investigar a un senador opositor. El hombre al que siguieron los espías colombianos día y noche durante más de un mes es Gustavo Petro, el enemigo número uno del presidente Alvaro Uribe en el Congreso. Con una verborragia muchas veces incontenible, el senador del Polo Democrático Alternativo y ex guerrillero del M-19 dedicó sus últimos años a denunciar los presuntos vínculos entre el mandatario y los grupos paramilitares y los antiguos carteles del narcotráfico. A finales de agosto, Uribe pidió públicamente que se investigara al opositor por interferir en los juicios de la llamada parapolítica. “Se nota que la cúpula del gobierno necesitaba pruebas para demostrar su denuncia”, aventuró entre risas a este diario Petro.

María del Pilar Hurtado leyó ayer por la mañana su carta de renuncia. “El país puede y debe seguir confiando en el DAS (Departamento Administrativo Seguridad). No sería justo que el trabajo de los cientos de funcionarios sea manchando por las acciones de unos pocos.” Esa es la versión oficial. La operación de espionaje montada contra Petro y el Polo fue obra de un solo hombre: el coordinador de Asuntos de Inteligencia Política y Social del DAS, Jaime Fernando Ovalle.

Esta semana el senador aprovechó una sesión de la Cámara alta para lanzar la bomba. Enojadísimo, repartió dos comunicados oficiales del DAS en los que Ovalle ordenaba que seguir a Petro e informar sobre los “contactos con personas que se presten como testigos para atestiguar contra el gobierno”, según extractos difundidos por los medios colombianos. Ese primer memo tiene fecha del 29 agosto. Dos semanas antes, en un discurso de cadena nacional, el presidente Uribe había pedido investigar a Petro y a otra acérrima opositora, Piedad Córdoba. “No tengo dudas de que todo –las denuncias públicas, el espionaje secreto, el acoso–, todo es parte de la misma estrategia del gobierno”, le dijo la senadora a PáginaI12. Córdoba recordó que el año pasado la cúpula de la Policía Nacional cayó por espiar a opositores y periodistas.

El segundo memo es aún más amplio y habla de todo el partido. Ovalle ordenó investigar la relación de los dirigentes del Polo con movimientos sociales, grupos ilegales y organizaciones internacionales. Incluso pidió que se identificara quiénes podrían ser elegidos en el Congreso partidario de diciembre próximo para integrar la cúpula de la fuerza.

En un comunicado de apenas diez líneas el presidente Uribe se desentendió de todo el asunto. “Ni el presidente ni el gobierno ordenan o aceptan investigaciones o persecuciones por razones de credo político”, decía el texto. Sin embargo, Petro no cree que un funcionario de rango medio haya decidido dar una orden inconstitucional por su cuenta. “El DAS depende directa y únicamente de la Presidencia; la responsabilidad es clara”, aseguró. “Todas las denuncias que Uribe hace contra mí y contra los dirigentes del Polo se basan en informaciones de Inteligencia”, agregó.

Esta semana el gobierno colombiano difundió un video en el que se ve al senador del Polo y presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara alta, Alexander López, acompañando a los trabajadores de la industria de la caña de azúcar, que se mantienen en paro hace más de un mes. El ministro de Protección Social, Diego Palacio, acusó al legislador de haber arengado a los trabajadores a enfrentarse con el gobierno. “¿Por qué el gobierno filmó una reunión legal y legítima de un senador con trabajadores, que todavía no estaban en huelga?”, cuestionó Petro.

Para el presidente del Polo, Carlos Gaviria, el espionaje es gravísimo porque es imposible saber hasta dónde llegó. “Todos los dirigentes de la oposición tenemos escoltas del DAS”, explicó el ex candidato presidencial a este diario. Tanto los políticos del Polo como líderes como Córdoba viven constantemente bajo amenaza de muerte y están obligados a tener seguridad. “Parece un arma de doble filo. Te cuidamos, pero sólo para poder conocer todos tus pasos”, se quejó Gaviria.

La dirección del Polo ya pidió que la Fiscalía abra una investigación. “Queremos saber qué pasó, pero también qué es eso de que exista una Oficina de Actividades de Inteligencia Política y Social. Suena mucho a una policía política”, advirtió Petro.

Compartir: 

Twitter
 

Marcha y paro de las centrales obreras ayer en Bogotá con apoyo del Polo Democrático.
Imagen: AFP
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.