EL MUNDO

Palabra de presidente

“No hay ni un momento que perder”, dijo ayer con emoción Barack Obama, en su primer mensaje radial después del arrasador triunfo en las urnas del martes pasado. El presidente electo de Estados Unidos ratificó sus prioridades y prometió un plan de salvataje para la clase media. “Necesitamos un plan que invierta esfuerzos en crear empleos y lleve alivio a las familias que ven cómo se reducen sus sueldos y desaparecen sus ahorros de toda la vida”, explicó. “Algunas de estas alternativas serán difíciles, pero Estados Unidos es un país fuerte y capaz de recuperarse.” Después de las críticas que provocó entre los republicanos la elección de un duro como jefe de gabinete, el futuro mandatario pidió dejar los partidismos de lado. “Sé que tendremos éxito si trabajamos juntos como nación”. El primero en aceptar su oferta fue el propio George Bush, quien prometió cooperar en todo lo que su sucesor necesite. “Nuestros conciudadanos han elegido un presidente que representa un momento de triunfo en la historia estadounidense, un homenaje al trabajo dedicado, al optimismo y a la fe en la promesa inmutable que ofrece nuestro país”, señaló. Obama aprovechó el día de ayer para hablar con el resto de los líderes mundiales que le habían quedado en la lista. Según informaron sus asesores, tuvo una conversación “cordial” con el primer ministro italiano Silvio Berlusconi, quien hace dos días lo había calificado como un presidente “joven, lindo y bronceado”. También conversó con su par chino Hu Jintao, con el ruso Dmitri Medvedev y con el mandatario polaco, a quien no quiso garantizarle si seguirá con el proyecto de Bush de instalar un escudo antimísiles. Otro de los que recibieron un llamado desde Chicago fue el jefe de gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero. Obama, según sus asesores, prometió restablecer el buen vínculo que los dos gobiernos habían perdido en los últimos años. Otros líderes internacionales no entraron en la lista de agradecimientos de Obama, pero no por eso dejaron de felicitarlo. El jefe del movimiento palestino radical, Jaled Mechaal, se puso a su disposición para sentarse a dialogar cuando esté listo. “No cabe duda de que la reciente elección estadounidense representa un gran cambio”, aseguró el palestino, que boicoteó la última conferencia regional de paz organizada por Washington. Desde Venezuela, el presidente Hugo Chávez le pidió a Obama que le dé una impronta “humanista” a su gobierno.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.