EL MUNDO › CHAVEZ, CORREA Y LUGO EN BOLIVIA

Una cumbre bolivariana

 Por Sebastián Ochoa

Desde Santa Cruz

Los 200 años de la revolución paceña de 1809 fueron la excusa para que varios presidentes de América latina se juntaran en La Paz, una de las dos capitales de Bolivia. El paraguayo Fernando Lugo, el ecuatoriano Rafael Correa y el venezolano Hugo Chávez –show aparte– acompañaron al presidente Evo Morales en varios actos del día. Los mandatarios hablaron de Honduras, de la participación de Estados Unidos en ese golpe de Estado y de la amenaza que implica para otros países de la región impulsores de reformas al sistema neoliberal. Morales exigió la erradicación de las bases militares de EE.UU. en América latina, porque avalarían el surgimiento de gobiernos de facto.

La revolución de 1809 en Sucre y La Paz, actuales capitales bolivianas, fue rápidamente anulada por el virrey Baltasar de Cisneros. Sus cabecillas fueron ejecutados, como Pedro Murillo, o encarcelados en las islas Malvinas y Filipinas. Pero de esta rebelión se hicieron eco varias ciudades americanas, que en los años siguientes trataron de independizarse de los reyes de España, aprovechando su guerra con Francia. En muchos países, las revoluciones se hicieron para caer en otras dependencias. Por ello el presidente ecuatoriano se refería ayer a una “segunda independencia”, esta vez de Estados Unidos.

Los presidentes pidieron acciones al gobierno de Barack Obama para demostrar que su país no apoya al presidente de facto Roberto Micheletti. “El presidente Obama está entre la espada y la pared. Creo que a Obama no le informaron que este golpe lo dio el Departamento de Estado, no tenga usted la menor duda (dijo a un periodista), que nadie tenga aquí la menor duda”, consideró Chávez.

“Los militares de Honduras no hubieran dado un paso sin la aprobación de los militares de la base de los EE.UU. que está en Honduras y sin la aprobación del Departamento de Estado”, dijo. La base norteamericana está en Palmerola, a 97 kilómetros de Tegucigalpa, la capital. La puso en funcionamiento Ronald Reagan en 1981 y habría funcionado como base de los contras al gobierno sandinista de Nicaragua.

Del encuentro participó la canciller de Honduras, Patricia Rodas. “Hemos pedido al gobierno de EE.UU. que suspenda radicalmente, sin procesos graduales, la ayuda militar, los desembolsos y las ayudas económicas. Y que se tomen inmediatamente medidas directas en contra de los golpistas, porque son criminales que no tienen derecho ni a la libre circulación ni a seguir expatriando capital que pertenece a nuestros pueblos”, sostuvo.

Los presidentes confían en que Zelaya volverá al poder. Según Chávez, “Goriletti (por Micheletti) no tiene otro camino que el basural de la historia, al basurero, para allá va Goriletti y todos los gorilas que han tratado de retraernos a los siglos pasados.”

Por la mañana, los presidentes tuvieron un desayuno de trabajo donde debatieron mayormente sobre el golpe en Honduras. Luego presenciaron la “Parada Militar Bolivariana”, de la que participaron uniformados de Perú, Argentina, Venezuela, Paraguay, Ecuador, Bolivia e indígenas de este país.

“No es posible que en este milenio haya grupos militares que dependan del Comando Sur de Estados Unidos. Esta dependencia de las fuerzas armadas de América latina tiene que terminar. Hemos estado hablando con los compañeros presidentes”, dijo Morales.

Advirtió que “algunos jerarcas de la Iglesia Católica son el mejor instrumento del Imperio para que los pueblos no se liberen. Cuando no pueden dominarnos con la oración, vienen con el fusil, con dictaduras”, sostuvo el boliviano, que entregó a los invitados la condecoración Tupak Katari, por su trabajo a favor de los pueblos de la región. El aymara Katari fue ejecutado en 1781 por la corona española, luego de que dirigiera dos cercos de indígenas a la ciudad de La Paz.

En su discurso, el presidente recordó la cifra de golpes de Estado realizados en América latina. “Bolivia, 56; Guatemala, 36; Perú, 31, Panamá, 24; Ecuador, 23; Haití, 16; Santo Domingo, 16; y en Cuba, antes de la revolución de Fidel Castro, nueve asonadas. En Brasil fueron 10 golpes de Estado o dictaduras; en Chile, nueve; en Argentina, ocho; en Venezuela, 12, la última en 2002 contra Chávez; en Colombia, ocho; y en Uruguay, cinco.”

Morales indicó que “América es para los pueblos liberados de Abya Yala (América latina) y no para los americanos”, dijo por EE.UU. Más tarde, los presidentes tuvieron un “almuerzo de camaradería” en el hotel Radisson. Por la noche estuvieron en el estadio Hernando Siles, donde varios músicos locales dieron conciertos.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.