SOCIEDAD › OPINION

Invertir en las mujeres para no retroceder

 Por Eleonor Faur *

En el Día Mundial de la Población –que se conmemoró el sábado último en todo el mundo– el Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unpfa) llamó a todos los Estados miembro de la ONU a invertir en las mujeres y en su salud sexual y reproductiva, particularmente en el marco de una crisis financiera internacional que “amenaza con hacer desaparecer los progresos tan difícilmente conseguidos en el mejoramiento de la salud y el alivio de la pobreza”, como advirtiera el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, en su mensaje anual del 11 de julio.

La mayoría de las muertes relacionadas con el embarazo y el parto afecta a mujeres pobres que viven en países en desarrollo. Históricamente, las crisis económicas y sociales potencian el riesgo de incrementar estas muertes, en la medida en que reducen los presupuestos destinados a la protección social.

En Argentina, el estallido de la crisis económica en 2001 también se reflejó en un incremento de muertes maternas, que desde entonces no ha sido posible disminuir. El último registro oficial indica una razón de mortalidad asociada al embarazo y al parto de 44 mujeres por cada 100.000 nacidos vivos: casi 300 mujeres, muchas de ellas adolescentes. Si consideramos que alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio en el año 2015 supone reducir esta razón a no más de trece muertes por cada 100.000 nacimientos, es claro que nos encontramos frente a un desafío importante, que nos invita a revisar las oportunidades para lograrlo.

El alto porcentaje de mujeres que realizan más de cuatro controles prenatales y el alto nivel de institucionalización de los partos –que supera al 95 por ciento de los del país– sugieren que la reducción de la mortalidad materna en Argentina es posible, en la medida en que todas las embarazadas cuenten con servicios de atención obstétrica de emergencia adecuada en caso de necesitarla.

Sin embargo, dado que las complicaciones derivadas del aborto siguen siendo la primera causa de muerte materna en el país, para reducir estas muertes es también necesario que todas las mujeres y sus parejas puedan acceder de forma gratuita a consejería en planificación familiar y a métodos anticonceptivos efectivos que les permitan tomar decisiones acerca de su reproducción.

Los destacables esfuerzos realizados por el Estado argentino a partir del año 2002, con la implementación del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable, así como el recientemente aprobado Plan Nacional para la Reducción de la Mortalidad Materna, requieren ser sostenidos, aun en tiempos difíciles, como ejes centrales para afianzar el ejercicio de derechos humanos y consolidar las estrategias de superación de la pobreza.

En este contexto, y de cara a una crisis financiera internacional cuyos efectos domésticos aún no avizoramos, resulta oportuno en este Día Mundial de la Población un nuevo llamado para no retroceder en los avances realizados en el país mediante importantes esfuerzos, sino más bien para fortalecer la inversión que permita que todo embarazo sea deseado, todos los partos sean seguros y todas las niñas y mujeres sean tratadas con dignidad y respeto.

* Oficial de Enlace del Unpfa en Argentina.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.