EL PAIS › EN UNION-PRO DESIGNARON A LOS DIRIGENTES QUE IRAN A LA CASA ROSADA

La derecha armó su selección para el diálogo

 Por Werner Pertot

Con vistas a la convocatoria para el próximo miércoles que les hará el Gobierno, en Unión-PRO definieron las figuras que seguramente asistirán al encuentro con el oficialismo: estarán los dos ganadores de las elecciones de Capital y provincia, Gabriela Michetti y Francisco de Narváez. También irán por el peronismo disidente Felipe Solá, el mendocino Enrique Thomas y Luis Lusquiños, del espacio de Alberto Rodríguez Saá. Y no podrá faltar el coordinador parlamentario del espacio, Federico Pinedo, quien señaló a Página/12 que, además de la reforma política, van a plantear “que se termine con un manejo arbitrario que impide el comercio”. La traducción en el diccionario PRO: basta de Guillermo Moreno.

Hasta ayer, las autoridades de Unión-PRO no habían recibido el llamado del Gobierno. Ya entrada la noche, se enteraron por los medios de que el oficialismo tenía pensado invitarlos para el miércoles que viene. “Al jefe de protocolo de Kirchner no lo educaron en Edimburgo”, ironizaban. Tuvieron una reunión del interbloque para evitar diferencias públicas como las del Acuerdo Cívico con Elisa Carrió. De allí, salieron los posibles emisarios de Unión-PRO: Michetti, De Narváez, Solá, Lusquiños, Thomas y Pinedo. Además del obvio mensaje que implica que asistan los rostros del triunfo, estará el peronismo disidente en sus múltiples variantes: el de los Rodríguez Saá, el de Solá y también el peronismo cercano a Julio Cobos, que encarna Thomas.

“Vamos a llevar el proyecto para reforma política, que es por lo que nos convocan”, advirtió Pinedo a este diario. La agenda, por supuesto, no quedará allí. “Vamos a sugerir que la Argentina necesita que oficialismo y oposición den un mensaje de confiabilidad en el futuro inmediato. Hay que evitar un manejo arbitrario que impide el comercio: con el campo, con la nafta, en términos generales. Hay que cambiar eso por reglas claras, conocidas y estables para permitir que se deje de destruir el empleo”, remarcó. Al paladar de los empresarios que lideran el espacio, esto implica un cambio de las políticas que identifican con Moreno y con Ricardo Echegaray. “No es tanto el personaje, sino la política: las patoteadas, los revólveres arriba de la mesa, la Oncca”, enumeraban en Unión-PRO. Los macristas esperan que, además del llamado partidario, se convoque al jefe de Gobierno, Mauricio Macri, para discutir los reclamos que tiene para su gestión. Para eso, el líder de PRO fue el primero en presentar una carta pidiendo una audiencia.

“Estamos dispuestos a dialogar y esperamos que sea de verdad y que la convocatoria funcione, porque estamos muy mal”, señaló el jefe de bloque de PRO, quien estimó que con el recambio de las mayorías parlamentarias en diciembre “tanto la oposición como el oficialismo hemos manifestado que estamos dispuestos a salirnos del blanconegro, del sí o no, y buscar caminos intermedios. En lugar de pelearnos por un voto, de ahora en adelante se trata de buscar consensos”. “Si empiezan a generarse climas de diálogo soy optimista”, se sumó Solá. “Si es un diálogo abierto y de todos los temas, hay que aceptarlo”, se diferenció de Carrió, sobre la que no quiso hacer más comentarios. Eso sí, advirtió que debían discutir “sin prohibir ningún tema”.

Compartir: 

Twitter
 

Gabriela Michetti y Francisco de Narváez, representantes de Unión-PRO.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.