EL MUNDO › EL PRESIDENTE COLOMBIANO VIAJO A BRASILIA PARA EXPLICAR POR QUE ACEPTO BASES MILITARES DE EE.UU.

Uribe no pudo despejar las dudas de Lula

Brasil reclamó garantías de que los comandos de la US Force no irán más allá de los límites colombianos y para ello demandó “más datos” y “más transparencia” en la información suministrada tanto por Bogotá como por Washington.

 Por Darío Pignotti

Desde Brasilia

Diplomacia armada. Días después del desembarque del asesor de Seguridad de la Casa Blanca, ayer aterrizó en esta capital el presidente colombiano Alvaro Uribe, quien analizó con su anfitrión, Luiz Inácio Lula da Silva, los destrozos diplomáticos causados por la radicación de 7 bases norteamericanas en Colombia, algunas de ellas próximas a la frontera binacional de 1640 kilómetros.

“Nuestras preocupaciones fueron expresadas y el presidente Uribe dio esclarecimientos sobre los objetivos del acuerdo con Estados Unidos. Nosotros reiteramos que un acuerdo con Estados Unidos que se circunscriba al territorio colombiano es un tema de soberanía colombiana”, dijo el canciller Celso Amorim al hacer una síntesis de la cumbre Lula-Uribe de más de dos horas celebrada en la sede de la presidencia brasileña. Pero Amorim agregó que Brasil desea conocer más datos sobre la logística de las bases y la “delimitación de las acciones” de esas fuerzas.

Asimismo, Brasil reclamó garantías de que los comandos de la US Force no irán más allá de los límites colombianos y para ello demandó más transparencia en la información suministrada tanto por Bogotá como por Washington.

“En los próximos días veremos si esa transparencia colombiana satisface o no satisface nuestras dudas”, aguijoneó Amorim. El Palacio Itamaraty, sede de la Cancillería, accedió a la documentación del ejército norteamericano en que se reporta que los aviones de Transporte Globemaster III C-17, aptos para transportar 133 tropas, cuentan con una autonomía de vuelo de más de 7 mil kilómetros, suficientes para cubrir un vuelo sin escalas entre la base colombiana de Palenquero y la pista da aterrizaje de algún aeropuerto de la Triple Frontera.

Igual que ocurrió en los ataques colombianos contra Ecuador que terminaron en la muerte del líder de las FARC, Raúl Reyes, en marzo de 2008, Lula hizo saber ayer a Uribe que la soberanía territorial es un principio innegociable en opinión del Palacio del Planalto.

Para Brasilia, el asentamiento de unidades norteamericanas en Colombia no representa una amenaza de invasión a su territorio ni nada que se le parezca. Pero la perspectiva de que Colombia se consolide como un Estado enclave de Estados Unidos, una suerte de Israel de América del Sur, preocupa sobremanera al gabinete de Lula.

Marco Aurelio García, consejero internacional de Lula, había dicho el martes: “No creo que sea positivo establecer bases cuyo alcance y objetivos no están muy claros cerca de una frontera en la región amazónica que muchas veces es objeto de codicia internacional”.

Fueron declaraciones formuladas luego de reunirse con el general retirado Jim Jones, asesor de seguridad nacional del presidente Barack Obama.

Nadie imagina que fue fruto de la coincidencia que el general Jones haya visitado la presidencia brasileña horas antes que Uribe.

Está a la vista una ecuación de poder en la que Colombia abdica de su soberanía ante Washington, al consentir que su territorio sea ocupado por tropas extranjeras, para fortalecer su capacidad de negociación ante los vecinos.

Posiblemente por esa razón fue que ayer el canciller Amorim recordó, en la conferencia de prensa posterior a la cumbre Lula-Uribe, que su gobierno aboga por la “no injerencia” de fuerzas extrarregionales en Sudamérica.

Contó Amorim que Lula machacó sobre la importancia del Consejo Sudamericano de Defensa como ámbito para dirimir las controversias regionales y establecer una política militar conjunta.

Aunque no se informó cuál fue la respuesta de Uribe al comentario de Lula, va de suyo que Colombia, después del asentamiento de las tropas norteamericanas, difícilmente retorne al Consejo de Defensa del que siempre receló.

Compartir: 

Twitter
 

Los presidentes de Colombia y Brasil conversaron en Brasilia sobre las bases estadounidenses que se instalarán en el país de Uribe.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.