EL MUNDO › REUNIóN CON EL GENERAL QUE CONDUCE LA GUERRA

Obama tiene dudas sobre Afganistán

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se reunió ayer a bordo del avión presidencial Air Force One con el comandante de las tropas en Afganistán, el general Stanley McChrystal. La reunión, que duró 25 minutos, se produjo inmediatamente antes de que el presidente estadounidense emprendiera su regreso a Washington desde Copenhague, donde defendió la candidatura de Chicago para las Olimpíadas de 2016, según indicó Robert Gibbs, el vocero de la Casa Blanca. Gibbs afirmó que la reunión fue “muy beneficiosa” para el proceso de revisar la estrategia de la guerra.

Tanto Obama como McChrystal se mostraron de acuerdo en que el análisis cuidadoso de los pasos a dar es “un proceso útil”, según declaró el portavoz. En declaraciones a la prensa que acompaña a Obama, Gibbs afirmó que “el presidente quería aprovechar la oportunidad de reunirse con McChrystal”, después de que el miércoles pasado celebrara un encuentro de más de tres horas con su equipo de seguridad nacional en pleno para estudiar la situación en el país asiático. El general participó por videoconferencia. Se trata de la tercera vez en lo que va de la semana que conversan directamente Obama y McChrystal, nombrado el pasado mayo para hacerse cargo de la guerra en Afganistán.

Obama había prometido durante su campaña electoral a fines de 2008 que habría un descenso en las tropas apostadas en Irak y un aumento en las que actúan en suelo afgano. Sin embargo, hasta el momento no hubo noticias sobre cambios en la misión militar iniciada en diciembre de 2001. La única propuesta concreta había sido del vicepresidente Joe Biden, quien abogó por reducir progresivamente el número de soldados y centrarse más en perseguir células de Al Qaida mediante ataques de aviones no tripulados y operaciones especiales. Este programa había sido descartado enfáticamente por McChrystal.

El general viajó para la reunión desde Londres, donde el día anterior pronunció un discurso en el que defendió la necesidad de reforzar las tropas en Afganistán en 40.000 hombres, pese a que esta guerra es cada vez menos popular. “La situación es seria y elijo esta palabra con mucho, mucho cuidado”, afirmó McChrystal en el discurso. El general ya había advertido que, si no se enviaban refuerzos, la guerra podría perderse el año que viene.

El miércoles de la semana que viene, el presidente Obama tiene previsto volverse a reunir con su equipo de seguridad nacional, en el cual existen serias divisiones acerca de las opciones a adoptar. Un grupo, entre el que se encuentra el vicepresidente Joe Biden, es más partidario de acelerar el adiestramiento de las fuerzas afganas y de una estrategia que se centre específicamente en la lucha contra los terroristas de Al Qaida refugiados en Pakistán. Otros, entre los que se halla el jefe del Estado Mayor de Estados Unidos, el almirante Mike Mullen, se inclinan a favor de escuchar las demandas de McChrystal.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.