EL MUNDO › EN ESTE ESTADO, LOS CONSERVADORES NO GANABAN DESDE HACíA OCHO AñOS

Los republicanos recuperan Virginia

En el estado de Nueva Jersey la elección era reñida entre demócratas y republicanos, mientras que en Nueva York el independiente Bloomberg obtenía un tercer mandato. De algún modo, las elecciones locales fueron un test para Obama.

Barack Obama tuvo ayer el primer test electoral de su gestión y, según los datos disponibles al cierre de esta edición, el sabor que dejaron las urnas para la administración demócrata fue semiamargo. El calendario marcó cuatro elecciones principales: dos para gobernadores, una por una vacante en la Cámara de Representantes y otra para elegir alcalde de la ciudad de Nueva York. Para este último caso, el actual gobernante, el independiente Michael Bloomberg, obtenía una victoria casi segura y así un tercer mandato. En el estado de Virginia, los republicanos se alzaron con la victoria. Todas las encuestas habían precisado que el republicano Bob McDonnell derrotaría a su rival demócrata Creigh Deeds por casi 20 puntos de ventaja: 59 por ciento de intención de voto contra 40 por ciento para el hombre de Obama. Finalmente, las primeras proyecciones con más del 50 por ciento de los votos escrutados señalaban que el republicano aplastaba al demócrata con un 63 por ciento de los votos frente a un 37 por ciento de su rival. En Virginia, los republicanos no ganaban hacía ocho años. “McDonnell es muy conservador, por lo que Virginia no sólo va a girar a la derecha, sino muy a la derecha”, sentenció el analista John Portman, de la Universidad de Virginia.

La elección para gobernador de Nueva Jersey, por el contrario, se definía ayer en un cabeza a cabeza y era la esperanza de Obama: según los últimos sondeos, el actual gobernador demócrata Jon Corzine llegó a las urnas tan sólo un punto por debajo de su contrincante republicano Chris Christie –43 por ciento contra 42 a favor del republicano– y los principales medios de Estados Unidos señalaban que las autoridades de Nueva Jersey contarían sufragios hasta la madrugada de hoy.

“Si los republicanos ganan en ambos estados tratarán de crear dudas sobre la fortaleza política de Obama”, estimó Thomas Schwartz, analista político de la Universidad Vanderbilt, en Tennessee.

Es que, a pesar de que una encuesta realizada por The Washington Post la semana pasada reveló que, al menos en Virginia, el 70 por ciento de los votantes veía las elecciones como algo local, los republicanos apostaron fuerte por nacionalizar las elecciones y convertirlas en un plebiscito sobre la gestión presidencial. Las de ayer fueron no sólo las primeras elecciones de la era Obama, sino las últimas antes de las legislativas de mitad de mandato previstas para el año que viene.

Bajo ese clima, Obama hizo campaña personalmente a favor de los candidatos demócratas en ambos estados y su imagen apareció en afiches electorales por todas las calles de Nueva Jersey y Virginia. A su vez, el mandatario instó al Comité Nacional Demócrata y a la agrupación Organizing for America, que lo ayudó a llegar al poder, a que hicieran todo por movilizar votantes para las elecciones de ayer.

La estrategia no rindió sus frutos en Virginia. Resta ver los números finales para gobernador en Nueva Jersey y para un representante en Nueva York. “Una victoria republicana en el feudo demócrata de Nueva Jersey provocaría ondas expansivas a través del país que se sentirían frente a las puertas de la Casa Blanca”, señalaba ayer el blog republicano redstate.com.

Además de las dos elecciones para gobernador, ayer también se definía la alcaldía de la ciudad de Manhattan y un asiento para la Cámara de Representantes por el estado de Nueva York. En el primer caso, nadie dudaba de que el actual gobernante, Michael Bloomberg, seguiría al frente de la Gran Manzana. En el segundo caso, los pronósticos tampoco parecían favorables para Obama: según los últimos sondeos, Doug Hoffman, un conservador de línea dura apoyado por los republicanos, aventajaba al demócrata Bill Owens con un 41 por ciento de intención de voto contra un 36 por ciento del candidato respaldado por el partido del presidente. Sin embargo, restaba ver qué efecto tendría el hecho de que la candidata republicana moderada, Dede Scozzafava, se hubiese retirado de la contienda expresando su apoyo al demócrata Owens.

“Estas son elecciones locales. Hay mucho camino que recorrer entre ahora y noviembre próximo”, intentó minimizar David Plouffe, asesor de campaña del propio Obama.

Compartir: 

Twitter
 

Michael Bloomberg se imponía ayer para un tercer mandato como alcalde de Nueva York.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.