EL MUNDO › PALOS PARA PIÑERA Y TAMBIEN PARA LA CONCERTACION EN UN ACTO

La multisindical chilena repartió sus críticas

 Por Christian Palma

Desde Santiago

Se suponía que el acto central de la conmemoración del Día de los Trabajadores sería un puente de unión entre los dirigentes de la Concertación y los trabajadores aglutinados en las organizaciones laborales, principalmente en la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), tras la derrota presidencial de enero y que instaló a la derecha en el poder. Sin embargo, el titular de la CUT, Arturo Martínez, que encabezó ayer las actividades, criticó no sólo los conflictos de intereses del gobierno y del presidente Sebastián Piñera, sino que también lanzó afilados dardos a los líderes de la centroizquierda, hoy convertidos en oposición.

En un escenario especialmente dispuesto en la arteria principal de esta capital, la Alameda con la calle Brasil, en pleno centro de Santiago y con un primaveral día de fondo, la multisindical logró reunir a unas 20 mil personas.

“Los muertos y los santos no tienen líneas aéreas, no tienen canales de televisión. Es nefasto que los dueños del capital estén gobernando el país”, señaló Martínez respecto del mandatario chileno, en alusión a la demora de la venta de sus acciones en LAN y al canal televisivo Chilevisión que aún no enajena.

En un ambiente de tensa calma, y con una amplia dotación de carabineros en las calles, el dirigente criticó además las dificultades de instalación del gobierno y aseguró que “al parecer no había tanta gente dispuesta a trabajar por poca plata, no era tanta la vocación de servicio público que se decía. Además, han tenido que cambiar varios nombramientos”.

En su discurso, Martínez, insistió en la reformulación del Código del Trabajo, la aprobación de una reforma tributaria y la redacción de una nueva Constitución. “No podemos continuar con una Constitución hecha en dictadura. Hoy nuestra lucha es una Constitución democrática para Chile”, clamó con fuerza, logrando un gran aplauso de los miles de trabajadores convocados.

Y si bien la pasada de cuenta a Piñera era esperada, las silbidos y gritos de desaprobación a algunos parlamentarios y representantes de la Concertación que llegaron a la conmemoración no estaba en los cálculos, menos por el calibre de los insultos y por la vieja alianza de la centroizquierda con el mundo laboral.

La ex ministra Carolina Tohá, del Partido por la Democracia y los senadores socialistas Juan Pablo Letelier y Fulvio Rossi fueron los más castigados por la muchedumbre, que incluso les lanzó monedas, pues los acusaron de ser responsables de las condiciones laborales actuales, que consideran mediocres, y por la llegada de la Alianza por Chile al gobierno.

Respecto de esta situación que afectó a parlamentarios y representantes de la Concertación, el dirigente sindical no lo justificó, pero dijo entender lo ocurrido “pues la Concertación se alejó de la gente y de los trabajadores y cuando fue gobierno no hizo las reformas que se esperaban”.

El acto se desarrolló con mediana normalidad, estando cerca del escenario otras figuras destacadas del bloque opositor y ligadas al mundo de los trabajadores, como el ex ministro del Trabajo y actual diputado Osvaldo Andrade (PS), además de Enrique Accorsi y Tucapel Jiménez, del PPD, este último hijo de un dirigente sindical asesinado por la dictadura .

Al cierre de las actividades, Arturo Martínez no descartó llamar a un paro nacional si el gobierno de Piñera envía proyectos de ley que mermen los derechos laborales. Asimismo, se manifestó contra las ideas de flexibilidad laboral, lo que a su juicio resulta “inmoral”, en tanto reduciría los derechos que los trabajadores hasta aquí han podido conquistar.

“Exigimos una reforma tributaria de verdad, no con fecha de vencimiento como la que han presentado. Llamamos al Parlamento a exigir una reforma de verdad. Chile necesita que las empresas más grandes se pongan con los chilenos y vuelvan a los trabajadores y a las trabajadoras y al pueblo de Chile lo que han usurpado con la explotación de la gente”, enfatizó Martínez.

Al final de la jornada, unas 60 personas, entre encapuchados y representantes de Andha Chile, institución que agrupa a deudores habitacionales, iniciaron desórdenes, los que fueron repelidos por efectivos de fuerzas especiales de Carabineros que intervinieron con carros lanza-aguas y gases lacrimógenos para dispersar al grupo, luego de que comenzara a desplazar las barreras que los uniformados instalaron en el lugar.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.