SOCIEDAD › REVOCARON LA LIBERTAD DEL “FRANCOTIRADOR” DE BELGRANO

El fallo es “una esperanza”

Los padres de Alfredo Marcenac, asesinado por Martín Ríos en 2006, saludaron que la Casación revocara el fallo que declaró inimputable al tirador. Ellos llevaban años protestando la medida “arbitraria”.

 Por Carlos Rodríguez

“Este fallo es para nosotros una satisfacción, porque nos abre una puerta de esperanza.” Con estas palabras, Adrián Marcenac, el padre de Alfredo Marcenac, asesinado el 6 de julio de 2006 por Martín Ríos en una esquina del barrio porteño de Belgrano, expresó a Página/12 su beneplácito con la decisión de la Sala Tercera de la Cámara de Casación que revocó el fallo que había declarado inimputable al autor de los disparos mortales. El día del crimen, Ríos efectuó al menos 13 disparos contra los transeúntes, en la esquina de Cabildo y José Hernández. Marcenac consideró que el fallo que absolvió a Ríos, hoy internado en el Borda, fue “totalmente arbitrario y erróneo, pero lo importante es que ahora lo dicen dos jueces y no solamente los padres de la víctima. Ahora se dice claramente que la sentencia anulada no estaba fundada en ningún análisis lógico y que estaba llena de falencias”. Casación anuló el fallo dictado por el Tribunal Oral 12 de la Capital Federal y ordenó la realización de un nuevo juicio.

“Lo primero que vamos a pedir, en cuanto se abra esta nueva instancia, es que Ríos vuelva a estar preso en una cárcel común y no en un neuropsiquiátrico, como medida de seguridad. Lo que queremos es que se le dicte de nuevo la prisión preventiva, porque el fallo está diciendo que él sabía lo que estaba haciendo” cuando hizo los disparos contra la multitud. Ríos, además, estuvo imputado por otros hechos similares. La Cámara de Casación Penal apartó al Tribunal 12 y ordenó que se elija otro juzgado por sorteo por entender que no tomaron en cuenta los estudios que decían que el acusado era un “simulador” y porque hubo “graves defectos” en la valoración de la prueba.

El camarista Eduardo Riggi sostuvo que el Tribunal 12 que juzgó a Ríos –internado en el Hospital Neuropsiquiátrico Borda– “no efectuó un análisis pormenorizado de numerosas constancias obrantes en el legajo de salud del imputado”. Casación le dio la razón al ex fiscal general Fabián Céliz, quien por las mismas razones había rechazado el sobreseimiento de Ríos planteado por el fiscal del caso, Mariano Solessio.

Riggi, cuyo voto fue acompañado por Liliana Catucci mientras que Angela Ledesma falló en disidencia, hizo mención a los peritajes psicológicos y psiquiátricos efectuados a poco de que Ríos fuera detenido el 14 de julio de 2006. Por el contrario, no tuvo en cuenta lo que surgió del debate oral, donde 12 peritos dijeron que era un esquizofrénico inimputable y otros cinco, en cambio, que era un simulador.

Los jueces de Casación mencionaron un informe realizado el 17 de julio de 2006 por la psicóloga Norma Miotto y el médico forense Ricardo Risso, quienes sostuvieron que “no se han detectado en el curso del examen trastornos de sus percepciones y no se hicieron evidentes fenómenos alucinatorios”. Otro estudio del 2 de agosto del mismo año señaló que Ríos “se encuentra orientado en tiempo y espacio” y se muestra “colaborador” en sus actividades diarias y no así cuando es entrevistado por profesionales, momento en el que “cambia rotundamente su actitud, abstrayéndose en forma completa”.

Cuando fue internado en el Borda, se hizo un informe que detalló que dialogó 45 minutos con su abogado defensor y habló 20 minutos por teléfono con su familia. Sin embargo, al concurrir una psiquiatra y un psicólogo se mostró “poco comunicativo” y no respondió a las preguntas que se le formularon, especialmente aquellas que lo pudieran comprometer.

“Esto nos da una esperanza. Alguien leyó con profundidad los groseros errores que tenía la declaración de inimputabilidad de Ríos. Este asesino tiene que cumplir una condena y asumir su responsabilidad ante la sociedad”, dijo Adrián Marcenac, padre de Alfredo, quien consideró que mientras llegue el nuevo juicio “hay que seguir esperando los tiempos de la Justicia, que no son los mismos que los tiempos de la familia”.

Casación calificó de “irresponsables” a los padres de Ríos por haber permitido a su hijo la tenencia de armas y la práctica de tiro cuando tenía antecedentes de consumo de estupefacientes por los que estuvo internado. Además de matar a Marcenac, Ríos hirió a otras seis personas.

Compartir: 

Twitter
 

Adrián Marcenac y su mujer, satisfechos por el fallo que abre una nueva instancia.
Imagen: DyN
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.