EL MUNDO › EL AYATOLá HUSSEIN FADLALá, UNA DE LAS MáXIMAS AUTORIDADES DEL MOVIMIENTO CHIíTA LIBANéS

Muere el líder espiritual de Hezbollah

Hussein Fadlalá está catalogado como un “terrorista internacional” por Estados Unidos. En 1985, la CIA organizó un operativo para matarlo. Se salvó quien nunca escondió su inclinación por la lucha armada contra la ocupación israelí.

 Por Eduardo Febbro

Desde París

El ayatolá Hussein Fadlalá fue un enigma de la paz y de la guerra. Llegar hasta quien en los comienzos del movimiento chiíta libanés Hezbollah fue su guía espiritual exigía una paciente red de contactos. Una vez frente a él, la leyenda del Sayyed (estatuto reconocido a los descendientes del Profeta Mahoma) se diluía en una estatura imponente, una espesa barba blanca, una expresión de serenidad inteligente, unos ojos inquietos y un carisma donde se combinaban la espiritualidad y las frases mordaces. El hombre hacía olvidar el sólido pelotón de guardas armados con fusiles Kalachnikov que custodiaban la entrada de su casa en el barrio chiíta de Beirut. En esa época, noviembre de 2003, el gran ayatolá Fadlalá había cambiado sus posturas de antaño. Era casi imposible elucidar en esa mirada astuta y pacífica cuánto había de verdad y de exageración en la epopeya violenta que se le atribuye. Sin embargo, después del atentado contra la embajada de Israel en Buenos Aires, Fadlalá dijo en un sermón: “El enemigo ha dicho que su mano era larga. La de los combatientes ha sido más larga y ha llegado a la Argentina. Los combatientes burlaron la seguridad israelí”.

Hussein Fadlalá está catalogado como un “terrorista internacional” por Estados Unidos. En 1985, la CIA organizó un operativo para matarlo. Fadlalá se salvó pero en su lugar murieron 80 personas. La prensa estadounidense y algunos analistas le adjudican la invención de las “bombas humanas”, los kamikazes, así como la idea de secuestrar norteamericanos en el Líbano. Otras fuentes lo presentan, al contrario, como un mediador en ese conflicto de los rehenes. Washington lo implica en los atentados contra el cuartel y la embajada estadounidense en Beirut en 1983, en los que murieron cerca de 300 personas. El gran Sayyed nunca escondió su inclinación por la lucha armada contra la ocupación israelí del Líbano, pero supo distanciarse del Hezbollah cuando las posiciones no coincidían con las suyas.

Este líder religioso que nació en la ciudad santa iraquí de Nayaf, y cuya influencia va más allá de las fronteras del Líbano, ha tenido dos vidas. Una, tal vez, la de guerrero religioso; otra, la última, la de hombre que pacifica, autor de obras teológicas de considerable alcance, promotor del diálogo interreligioso y benefactor social. Hussein Fadlalá es un dirigente, o sea, un personaje doble que supo viajar con la historia y dentro de la historia. Aunque apoyó al Hezbollah, Fadlalá tuvo muchas divergencias con la milicia chiíta y, a pesar del arraigo popular de Hezbollah, supo desarrollar su propia red de apoyos y su propia estructura social. El ayatolá desafió incluso lo indesafiable: riguroso en sus construcciones intelectuales, Fadlalá dio muestras de una audacia poco frecuente en la interpretación de los textos del Islam, el ijtihad propio al chiísmo. Por ejemplo, Fadlalá no fijaba el comienzo y el fin del Ramadán según las fases de la luna sino en base a rigurosos cálculos astronómicos. En los círculos chiítas, el ayatolá era famoso por sus opiniones moderadas sobre todas las cuestiones sociales y las ligadas a las mujeres. No cualquiera podía como él emitir una fatua (decreto religioso) para prohibir la costumbre chiíta de derramar sangre durante la Achura (rito chiíta), ni otra condenando los crímenes de honor (asesinato de un miembro de la familia por deshonra), ni menos aun una fatua autorizando a las mujeres a rezar con las uñas pintadas.

Fadlalá les cerró la puerta a los llamados a la guerra santa lanzados por Bin Laden y refutó a los talibán, a quien calificaba de “secta”. El ayatolá establecía una distinción hábil entre y lo que él llamaba “la lucha legítima”, o sea, la oposición a la ocupación territorial, y el terrorismo. “No podemos pensar que los movimientos de liberación como Hamas, el Hezbollah y otros sean movimientos terroristas. (...) No estamos de acuerdo con el calificativo de terroristas que se les da a los movimientos de liberación, por ejemplo en Palestina”, dijo a este diario. Un hombre complejo que, en el encuentro con Página/12 en Beirut, se deleitaba hablando de fútbol y de esa otra pasión que guió toda su vida: el antagonismo irrenunciable y violento hacia Estados Unidos. Su último sermón lo dedicó a ello: el ayatolá fustigó la colonización judía de Palestina y atacó a Washington por el “respaldo brindado al enemigo” (Israel). En la extensa galería de presidentes norteamericanos que Fadlalá hostigaba, George Bush era su preferido: “El problema de Bush radica en que actúa según la idea de que los Estados Unidos son la fuerza. Su lógica es la fuerza y quiere imponerla al mundo entero. En realidad, son los Estados Unidos quienes actúan como terroristas en el mundo”. Habrá que trabajar en su biografía para deslindar el mito, la desinformación y la realidad. Tal vez se descubra que fue menos cruento de lo que sus abnegados e ignorantes enemigos de Washington construyeron como leyenda negra.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen tomada en septiembre del clérigo chiíta más influyente del Líbano, Hussein Fadlalá.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.